Mejorar la salud mental y el bienestar veterinario tiene un impacto positivo en las personas, la profesión en general, y en la salud y el bienestar de los animales y la salud pública.

Mejorar la salud mental de los veterinarios, prioridad en todo el mundo

Cinco asociaciones de prestigio internacional de la profesión veterinaria se han comprometido a priorizar el bienestar de la profesión
|

La Federación Veterinaria Europea (FVE) ha unido fuerzas con la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA), el Royal College of Veterinary Surgeons (RCVS), la Canadian Veterinary Medical Association (CVMA) y la World Small Animal Veterinary Association (WSAVA) para promover una mejor salud mental en la profesión veterinaria.


En este sentido, las asociaciones han elaborado un manifiesto en el que priorizan la salud mental y el bienestar en la profesión veterinaria y el estudiante de veterinaria como el primer paso hacia una profesión saludable y una salud animal, bienestar y salud pública óptimos.


Así, creen que para que los profesionales veterinarios desarrollen todo su potencial y que la profesión veterinaria global se mantenga sostenible, “es prioritario mantener altos niveles de salud mental y bienestar para todos los miembros del equipo veterinario. Mejorar la salud mental y el bienestar veterinario tiene un impacto positivo en las personas, la profesión en general y, en última instancia, la salud y el bienestar de los animales y la salud pública”.


John Howe, presidente de AVMA, considera que “la colaboración entre estas organizaciones veterinarias respetadas internacionalmente amplifica el mensaje de que una buena salud mental y el bienestar es el primer paso para permitir que nuestros colegas brinden la salud y el bienestar de los animales y las personas en todo el mundo”.


Los cinco signatarios colaborarán en proyectos que aboguen por un comportamiento positivo y apoyo en torno a la salud mental en la profesión veterinaria, desarrollando programas basados en evidencia y compartiendo las mejores prácticas en torno a las intervenciones.


El enfoque se basa en tres puntos. En primer lugar, prevenir. “Abordar los problemas sistémicos que conducen a niveles bajos de salud mental, incluido el riesgo de suicidio y un bienestar óptimo en todo el equipo veterinario. Esto incluye investigar los problemas y desarrollar y defender políticas e intervenciones que apoyen la salud mental positiva”.


El segundo punto que destacan es proteger. “Proporcionar y promover las habilidades y el conocimiento requeridos por individuos y organizaciones para aumentar los niveles de bienestar y mejorar la salud mental en la medicina veterinaria, haciendo que tales intervenciones estén basadas en evidencia y sean ampliamente accesibles”.


El otro pilar básico es el apoyo. “Garantizar que los profesionales veterinarios y los estudiantes que lo necesiten cuenten con un apoyo experto adecuado, en un entorno confidencial y seguro, y accesible sin temor a ser juzgado”.


“La comunidad veterinaria mundial enfrenta diversos desafíos, pero un problema común es garantizar que cuidemos y apoyemos a nuestros profesionales para que, a su vez, puedan brindar altos estándares de cuidado a los animales y sus dueños”, apunta Lizzie Lockett, CEO de RCVS.


Por su parte, Nienke Endenburg, copresidente del Grupo de Bienestar Profesional de WSAVA, señala que “estos problemas deben abordarse sin demora para salvaguardar la salud y el bienestar de los veterinarios en todas partes. Creemos que la colaboración entre asociaciones veterinarias ayudará a crear conciencia sobre este problema dentro de la profesión veterinaria y ayudará a facilitar el desarrollo y el intercambio de herramientas y recursos que apoyarán a los miembros del equipo veterinario, sin importar dónde practiquen ".


Todos los grupos expresaron la necesidad de mejorar la salud mental y el bienestar y el sentimiento de que juntos pueden hacer un cambio global para la profesión veterinaria.


Uno de cada cinco veterinarios canadienses ha informado sobre ideas suicidas, agotamiento y depresión. Es importante que apoyemos a los equipos veterinarios y les brindemos las herramientas que necesitan para hacer frente a las diversas circunstancias de esta profesión”, apunta Melanie Hicks, presidenta de CVMA.


Por último, Rens van Dobbenburgh, presidente de FVE, asegura que “la salud mental de los veterinarios y estudiantes de veterinaria nos importa a todos. No solo cuándo y dónde ocurren los problemas, sino también al reconocer las situaciones de riesgo, abordarlas de manera adecuada y prevenir los problemas mentales tanto como sea posible. Es responsabilidad compartida de la profesión veterinaria trabajar juntos, compartir las mejores prácticas y apoyar entornos de trabajo seguros para nosotros, nuestros colegas y todo el equipo veterinario”. 

   La tasa de suicidio de los veterinarios, superior a la media de la población
   El estrés de la profesión veterinaria puede derivar en casos de suicidio

Archivo