AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La tos de las perreras, una enfermedad muy contagiosa

La tos de las perreras, una enfermedad muy contagiosa

Las razas braquicéfalas como los bóxers, los bulldogs o los carlinos poseen un mayor riesgo de contagio.
|

La tos de las perreras, también llamada tos canina o traqueobronquitis infecciosa canina, se trata de una enfermedad que afecta a las vías respiratorias y que además es altamente contagiosa y bastante común entre los perros, pero que no tiene posibilidad de ser transmitida a los humanos.


Las actividades donde el contacto entre ellos es inevitable, como por ejemplo los paseos por el parque, las clases de adiestramiento o las exposiciones caninas, son las ocasiones en las que existen más probabilidades de contagio, ya que se trata de un virus que se propaga principalmente a través de la  respiración y las secreciones directas (lamido) e indirectas (juguetes), según informan desde la Clínica Veterinaria Colores.


SINTOMATOLOGÍA


El síntoma principal de este virus es la tos profunda y seca, que en ocasiones puede provocarle arcadas. Además de esta tos, otros de los síntomas que pueden acompañarla son los estornudos, resoplidos, e incluso náuseas y vómitos siendo frecuentes tras un momento de excitación o ejercicio.


A pesar de tratarse de una afección muy contagiosa, existen algunos perros más expuestos que otros a contraerla. En este sentido, profesionales de la Clínica Veterinaria Éboli advierten que "las razas braquicéfalas como los bóxers, los bulldogs o los carlinos poseen un mayor riesgo debido a su particular anatomía del árbol respiratorio superior".


Por otra parte, los canes que ya padezcan algún tipo de patología de carácter cardíaco o respiratorio, tendrán más probabilidades de contagiarse o de empeorar su proceso, así como los perros mayores y los cachorros, que normalmente poseen un sistema inmune más débil.


TRATAMIENTO


Desde la clínica Éboli informan que, además de evitar situaciones estresantes para el perro y limitarle el ejercicio durante unos 7 o 10 días que minimicen los episodios de tos, es posible suministrarles antibióticos orales o inyectables.


En el caso de que la tos vaya acompañada de flemas o mucosidad, aconsejan evitar los antitusígenos.


Aunque la información proceda de instituciones o profesionales veterinarios, desde Diario Veterinario siempre recomendamos que acudan a su veterinario de confianza.

   ¿Es siempre síntoma de enfermedad el estornudo de un perro?

Archivo

*}