Deshielo a causa del cambio climático.

Las universidades españolas se comprometen a luchar contra el cambio climático

Los estudios señalan que la adaptación de los animales al cambio climático no se da en muchos casos y que los cambios son generalmente insuficientes para hacer frente al vertiginoso ritmo de aumento de las temperaturas
|

La Conferencia de Rectores de las Universidades Españoles (CRUE) ha realizado este miércoles 4 de diciembre un acto institucional en el Ágora de la «Zona Verde» de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que se celebra en Ifema.


El presidente de Crue-Sostenibilidad y rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, y el delegado por el Clima de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP), Nicolás Marco Hernández Arizaga, han leído el «Manifiesto por un Planeta más sostenible», con el que han trasladado el compromiso de la Universidad española a ser un referente en la lucha contra el cambio climático.


“Las universidades hacemos un llamamiento a la acción por un planeta más sostenible, es nuestra obligación”, ha subrayado García Granda antes de proceder a la lectura del documento, donde ha mostrado la “preocupación” de los rectorados y el estudiantado por la emergencia climática. Por su parte, la representante de CREUP ha indicado que las instituciones educativas no sólo son espacios de reflexión y generación de conocimiento, sino que deben ser “un modelo de comportamiento, valores y principios ante la sociedad”.


En el manifiesto, estructurado en base a las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 13 Acción por el Clima, las universidades reclaman una investigación “socialmente responsable, continuada y conjunta” y apuntan que ya están desarrollando líneas de investigación para fortalecer la resiliencia y la capacidad de adaptación a los riesgos relacionados con el clima y los desastres naturales.


“Las universidades somos auténticos laboratorios de sostenibilidad y existen multitud de buenas prácticas que debemos poner en valor y multiplicar”, reza el documento, en el que estas instituciones apuntan que ya han incorporado medidas relativas al cambio climático en sus estrategias y planes. En este sentido, ponen como ejemplo su compromiso con el comercio justo y el consumo responsable o con que la energía consumida en sus edificios y campus provenga en un 100% de fuentes renovables.


Asimismo, las universidades recogen en su manifiesto su apuesta por analizar y revisar los planes docentes para que la emergencia climática sea tratada en todas las Áreas de Conocimiento. En este sentido, señalan que las titulaciones deben recoger los nuevos descubrimientos e identificar los comportamientos necesarios para afrontar el desafío del calentamiento global.


Si bien subrayan que la lucha contra el cambio climático es posiblemente “uno de los mayores retos que ha conocido la Humanidad”, también apuntan que “nunca en toda la Historia” ha habido tal cantidad de investigadores desarrollando proyectos conjuntos en este sentido. No obstante, las universidades advierten de que su “fabulosa capacidad de transformar el mundo” sólo puede llevarse a cabo si los gobernantes les facilitan los recursos para asumir este reto.


UNA AMENAZA PARA LOS ANIMALES


El cambio climático es una amenaza para las especies de animales. Un equipo internacional con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha evaluado más de 10.000 artículos científicos que relacionan los cambios en el clima de los últimos años con las posibles variaciones en los rasgos fenológicos (cambios en los ciclos biológicos) y morfológicos de las especies. El trabajo, que aparece publicado en la revista Nature Communications, indica que la adaptación de los animales al cambio climático no se da en muchos casos y que los cambios son generalmente insuficientes para hacer frente al vertiginoso ritmo de aumento de las temperaturas. 

Archivo