El perro Deuces, cuyo fémur se fracturó cuando fue atropellado por un camión, se está recuperando gracias al nuevo sistema I-Loc para reparar huesos rotos.

Una nueva técnica para curar las fracturas de huesos de los animales

La técnica permite una curación más rápida y es muy versátil, capaz de usarse en especies desde caninos y felinos hasta bovinos ​
|

La veterinaria Danielle Marturello, profesora asistente clínica de cirugía ortopédica de la facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois, está aplicando una opción innovadora para la reparación de fracturas en mascotas.


La novedosa técnica la ha aplicado en Deuces, un pitbull macho de 2 años que llegó al Hospital Veterinario de la Universidad después de ser atropellado por un camión. Deuces no estaba poniendo ningún peso sobre su miembro trasero izquierdo y tenía moratones y abrasiones por la colisión, pero por lo demás estaba sano.


“Deuces vio por primera vez a su veterinario principal, quien estabilizó la condición del perro y determinó que su fémur, un hueso largo de la extremidad posterior, estaba roto. Luego, Deuces nos fue remitido para un examen ortopédico para determinar el mejor tratamiento para la fractura”, explica Marturello.


Tenía una fractura conminuta cerrada. "Cerrado" significa que no hubo exposición del hueso fuera del cuerpo, y "conminutas" significa que el hueso se rompió en más de dos fragmentos. La ruptura se localizó en lo alto del fémur, cerca del cuerpo.


"Al considerar qué método será el mejor para el paciente, queremos preservar la estructura y la integridad de los huesos, músculos y vasos sanguíneos al tiempo que proporcionamos una construcción estable durante el proceso de curación", señala la veterinaria.


Una opción tradicional para algunas fracturas de huesos largos es un yeso o una férula, que se coloca para mantener la fractura estable hasta que el hueso sane. Para esta técnica, es importante estabilizar la articulación por encima y por debajo de la ruptura. Debido a la ubicación de la fractura de Deuces, un yeso no era una opción.


Otra reparación tradicional es un clavo colocado en el canal medular (centro del hueso) y una placa colocada a lo largo del eje femoral. La preocupación con esta opción es que el clavo puede migrar causando daño a los nervios.


"La fractura de Deuces fue la situación perfecta para utilizar un clavo entrelazado, también llamado I-Loc, para estabilizar la fractura", indica la experta.


SISTEMA I-LOC


"Durante mi residencia en la Universidad Estatal de Michigan, me formé con el Dr. Loic Dejardin, quien desarrolló el sistema I-Loc", explica Marturello. "El I-Loc es un implante nuevo que agrega mucha estabilidad a la extremidad, y hemos tenido excelentes resultados al usarlo para tratar casos de trauma veterinario".


El I-Loc es una varilla intramedular grande que tiene cuatro orificios roscados, dos en la parte superior y dos en la parte inferior. Los pernos se roscan en forma transversal a través de esos agujeros para mantener el clavo en su lugar.


Cuando se elige la opción de placa más convencional para reparar una rotura, existe la posibilidad de que la fuerza de la placa se vea seriamente comprometida y la curación se vea afectada por las fuerzas de flexión que entran en juego cuando el animal camina sobre la extremidad. Si se agrega un clavo, este riesgo se mitiga, pero la migración del clavo es preocupante. Sin embargo, estas circunstancias no surgen con el I-Loc porque está protegido de las fuerzas de flexión por su ubicación dentro del canal medular y está bloqueado en el hueso por los pernos.


CUIDADOS POSQUIRÚRGICOS


"Otra buena característica del I-Loc es que normalmente no necesita ser eliminado", afirma Marturello. En un pequeño número de casos, se produce infección y se debe eliminar el I-Loc.


Después de la cirugía de Deuces, sus dueños tuvieron que restringir el ejercicio mientras se curaba. La veterinaria permitió caminatas con correa de 10 minutos y también recomendó que el perro evitara lamerse en el sitio de la incisión. Además, le recetó antibióticos para tratar cualquier infección que pudiera haber estado presente desde la lesión inicial.


“Cuatro semanas después de su cirugía, cuando Deuces fue para una revisión, se estaba curando bien y estaba muy bien en casa, caminando con una cojera muy leve”, comenta la experta.


Por último, la veterinaria destaca las ventajas del I-Loc, "tiene una construcción robusta, permite una curación más rápida y es muy versátil, capaz de usarse en especies desde caninos y felinos hasta bovinos".

Archivo