Los efectos negativos para la salud asociados con la exposición crónica al arsénico en humanos hace que no se pueda ignorar la posibilidad de efectos similares en perros.

El pienso seco a base de arroz expone a los perros al arsénico

Los expertos recomiendan evitar alimentar a los perros con dietas a base de arroz por períodos muy largos y proporcionarles una dieta más variada
|

Un estudio piloto realizado dentro del grupo de investigación DogRisk de la Universidad de Helsinki encontró que los perros que comían piensos secos a base de arroz tenían niveles más altos de arsénico en el pelo que los perros cuya dieta no contenía arroz.


Teniendo en cuenta que los perros a menudo comen la misma comida diariamente durante largos períodos de tiempo, a veces incluso durante toda su vida, “debemos reconocer el riesgo de acumulación a largo plazo de contaminantes como metales tóxicos. El arsénico está muy extendido en el medio ambiente y se acumula especialmente en la planta de arroz. Dado que el arroz es un ingrediente común en los alimentos secos para perros, queríamos saber si esto podría ser un riesgo de exposición crónica al arsénico en perros”, explica Sarah Rosendahl, de la Facultad de Medicina Veterinaria de Helsinki.


El estudio piloto comparó los niveles de arsénico en el cabello de siete perros que comían piensos secos para perros a base de arroz (que tenían arroz como primer o segundo ingrediente) y nueve perros cuya dieta no contenía arroz. Todos los perros eran de la raza Staffordshire bull terrier y habían estado comiendo sus dietas durante un mínimo de un año antes del estudio.


Según el estudio, los perros que comían alimentos secos a base de arroz tenían niveles más altos de arsénico en el pelo en comparación con los perros que no comían arroz. El nivel medio de arsénico en los perros que comieron piensos secos a base de arroz también fue más alto que los niveles de arsénico observados en perros en estudios anteriores.


“Fue interesante ver que los perros con los niveles más bajos de arsénico estaban comiendo dietas de alimentos crudos. Por ejemplo, el perro con más arsénico tenía un nivel de arsénico 3,5 veces más alto que los perros con menos arsénico”, señala Rosendahl.


Aunque la diferencia en los niveles medios de arsénico entre los dos grupos fue estadísticamente significativa, la diferencia fue bastante pequeña. Esto significa que, desde el punto de vista de la toxicidad, las diferencias pueden no ser significativas. La investigación sobre la toxicidad del arsénico en perros es limitada y se ha centrado principalmente en el daño renal asociado con niveles más altos de arsénico que los observados en este estudio. Sin embargo, una variedad de enfermedades crónicas, como el cáncer, la diabetes y los trastornos neurológicos, se han asociado con la exposición a bajo nivel de arsénico en humanos. Se ha descubierto que especialmente las personas que comen dietas sin gluten, en las cuales el arroz es un alimento básico común, tienen niveles elevados de arsénico.


“Según lo que sabemos hoy, nuestros resultados no indican que comer piensos secos para perros a base de arroz sea tóxico o peligroso para los perros. Sin embargo, debido a los efectos negativos para la salud asociados con la exposición crónica al arsénico en humanos, no podemos ignorar la posibilidad de efectos similares en perros. Hasta que haya más investigación, sería aconsejable evitar alimentar a los perros con dietas a base de arroz por períodos muy largos y, en cambio, alimentar con una dieta más variada”, indica Rosendahl.


¿CÓMO SE LLEVÓ A CABO EL ESTUDIO?


El estudio utilizó análisis de minerales capilares mediante espectrometría de masas de plasma acoplado inductivamente (ICP-MS) para medir los niveles de arsénico del pelaje de los perros.


Este método ha sido ampliamente utilizado en la investigación humana, y últimamente también ha recibido cada vez más atención en la investigación de perros. Utilizar cabello brinda una mejor lectura de los niveles a largo plazo, mientras que los niveles en sangre pueden fluctuar rápidamente. Según los resultados de este estudio, el análisis de minerales capilares puede considerarse un método informativo, barato y no invasivo para medir los niveles de arsénico en perros.


“Estamos muy emocionados de confirmar la utilidad del análisis de minerales capilares en este estudio. El análisis de minerales capilares es un método muy interesante y planeamos usarlo también en futuros estudios”, asegura la investigadora.

Archivo