José Luis Gardón, presidente Asociación de Veterinarios Titulares y Veterinarios de las Administraciones Públicas.

La importancia del veterinario de frontera

​José Luis Gardón, presidente Asociación de Veterinarios Titulares y Veterinarios de las Administraciones Públicas
|

Los funcionarios veterinarios son pieza clave pero invisible en la resolución de crisis alimentarias, que tanto impacto crean en la opinión pública, como se ha podido ver con los casos de listeriosis. Si la labor esencial de los funcionarios veterinarios es poco conocida, en el caso concreto de los veterinarios de frontera, todavía más. Tienen una importancia tal que basta pensar que una vez que un veterinario de frontera autoriza con su firma la entrada de un alimento en la Unión Europea, este producto puede circular libremente en un mercado de cientos de millones de personas. Es preciso considerar la enorme responsabilidad que se asume con esa firma.


Es necesario, además, considerar la importancia del aspecto económico de la labor de estos veterinarios de frontera: ahorro en medicina asistencial; generadores de cuantiosos ingresos a las arcas públicas por las tasas que se recaudan en las inspecciones; protección de las exportaciones, pues hay enfermedades animales que provocan el cierre de mercados, etcétera.


El Ministerio de Sanidad tiene adscritos dos Cuerpos de Veterinarios (Cuerpo de Veterinarios Titulares y Escala Técnica de Gestión-Especialidad Sanidad y Consumo, Área de Veterinaria), cuyos funcionarios realizan la misma labora inspectora en nuestras fronteras, pero no tienen la misma consideración por parte del Ministerio de Sanidad.


A título de ejemplo, todos los medios de los Centros de Vacunación Internacional fueron promocionados al nivel 26 y cobran complemento de productividad. Los veterinarios, no. El Ministerio de Sanidad, a pesar de la fundamental labor inspectora veterinaria en nuestras fronteras, no demuestras ningún aprecio por estos profesionales. Está minusvalorando la labor desarrollada por parte de los veterinarios de frontera y, en particular, por los cuerpos de veterinarios que tiene adscritos. Es triste ver que la mayoría de los altos cargos en ese Ministerio están ocupados por médicos o abogados, pero no por veterinarios.


Queremos, por tanto, reivindicar la importancia de la labor veterinaria en salud pública y de consumidores, sanidad animal y sanidad ambiental, exigiendo la unificación de todos los Cuerpos de Veterinarios del Estado en un único departamento ministerial, concretamente en el Ministerio de Sanidad y Consumo.

Archivo