Las prácticas veterinarias están utilizando el enfoque de reticulación para tratar animales con úlceras o infecciones corneales.

Un gran avance para curar los ojos dañados de los animales

​Una técnica de la medicina humana permite a los veterinarios salvar las córneas dañadas en mascotas y caballos
|

La córnea, la lente transparente en la parte frontal del ojo, es la parte del ojo más vulnerable al trauma en los animales. Los perros con caras planas y ojos saltones, como bulldogs y carlinos, son especialmente propensos a chocar contra cosas y rascarse accidentalmente sus córneas.


Las lesiones y enfermedades corneales pueden aumentar a gran velocidad, lo que a menudo conduce a la pérdida del ojo o a la necesidad de una cirugía extensa y posiblemente cicatricial en animales. Sin embargo, recientemente, los oftalmólogos veterinarios de la Universidad de Tufts (EE. UU.) comenzaron a utilizar la reticulación corneal, un tratamiento habitual de la medicina humana, para ayudar a evitar la cirugía en los ojos de los animales.


¿QUÉ ES LA RETICULACIÓN CORNEAL?


“La reticulación corneal se desarrolló para tratar una afección llamada queratocono en las personas”, explica la oftalmóloga veterinaria Stephanie Pumphrey. “En esta condición, la córnea no es lo suficientemente rígida, por lo que se cae, cambiando la forma de la córnea. Esto afecta la visión de una persona porque la córnea ya no enfoca la luz como se supone que debe hacerlo”, comenta Pumphrey.


Así, un trasplante de córnea era la única forma de restaurar la vista en personas con queratocono. Luego, los investigadores descubrieron que podían reforzar una córnea caída aplicando gotas para los ojos de riboflavina, una vitamina B de color amarillo brillante, y luego exponiendo el ojo a la luz ultravioleta.


Según cuenta la experta, “el resultado es que la córnea se vuelve mucho más rígida. Si toma un pedazo de córnea que no está reticulado, es flexible, como un fideo de espagueti hervido. Pero una pieza reticulada se vuelve más rígida, como un fideo crudo".


RETICULACIÓN EN ANIMALES


Los animales no contraen queratocono, pero las prácticas veterinarias están utilizando el enfoque de reticulación para tratar animales con úlceras o infecciones corneales.


"Si usamos la reticulación, podemos estabilizar las córneas muy bien y detener el proceso. Nos ayuda a salvar los ojos que de otro modo no podríamos hacerlo, y también puede hacer que las mascotas dejen de tomar medicamentos antes, lo que puede ser de gran ayuda para los dueños de mascotas", resalta la oftalmóloga veterinaria.


La reticulación también puede mejorar las opciones quirúrgicas para algunos animales. Una úlcera severa generalmente requiere cirugía para parchear la córnea. Típicamente, los injertos se toman de los blancos opacos de los ojos. Pero dado que la reticulación ayuda a que el tejido corneal sea resistente a la degradación y tenga efectos antibacterianos y antifúngicos, permite a los veterinarios usar injertos transparentes más deseables.


Los animales que se someten a la reticulación generalmente solo requieren sedación, aunque algunos se someten brevemente a anestesia general, especialmente si hay tejido dañado que debe eliminarse. Pumphrey informa que este aspecto de la reticulación puede mejorar especialmente la atención de los problemas oculares en los pacientes más grandes.


"Con los caballos, nos preocupamos mucho por la anestesia porque las cosas siempre pueden salir mal cuando se cae un caballo y se vuelve a levantar", indica Pumphrey. "Pero con la reticulación se puede realizar de pie en los caballos, lo que elimina esos riesgos", asegura.

Archivo