Ovejas Soay.

El sistema inmunitario de los animales salvajes se debilita con la edad

Un nuevo estudio ha revelado que las respuestas inmunes de los animales a los gusanos parásitos disminuyen durante la edad adulta
|

Está establecido que los sistemas inmunes debilitados en la vejez afectan la salud y el estado físico de las personas, pero un estudio sugiere que también es un problema para los animales salvajes.


Los investigadores que estudian las ovejas salvajes de Soay en el remoto archipiélago de St Kilda (Escocia) han revelado que las respuestas inmunes de los animales a los gusanos parásitos disminuyen durante la edad adulta.


Los animales que muestran un deterioro más rápido en la resistencia a los gusanos, que viven en el intestino de las ovejas, tienen más probabilidades de morir durante el invierno siguiente.

Los hallazgos proporcionan la primera evidencia que vincula la disminución de la función inmune y la supervivencia en animales salvajes.


COMBATIR LAS INFECCIONES


El deterioro del sistema inmune en la vejez es un gran problema para la salud humana, ya que reduce la capacidad de las personas para combatir virus y bacterias, afirman los investigadores.

El equipo cree que sus hallazgos podrían ofrecer información sobre cómo la capacidad de las personas para protegerse de parásitos más grandes como los gusanos también podría disminuir en la vejez.


“Nuestro trabajo proporciona la primera evidencia de que el deterioro de la función inmune en la vejez juega un papel importante en las poblaciones de animales salvajes. También proporciona pistas de que nuestra capacidad para combatir la infección por gusanos podría desvanecerse a medida que envejecemos. La mayoría de los estudios sobre infecciones por gusanos en humanos se enfocan en niños y adultos jóvenes en países en desarrollo, con mucha menos atención a las personas mayores”, explica Dan Nussey de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Edimburgo.


FUNCIÓN INMUNE


Investigadores de la Universidad de Edimburgo, el Instituto de Investigación Moredun y el Centro para la Dinámica de la Biodiversidad en Noruega, hallaron el descubrimiento utilizando muestras de sangre tomadas de ovejas Soay entre 1990 y 2015.


El análisis de más de 2.000 muestras tomadas a lo largo de la vida de casi 800 animales reveló que los niveles de anticuerpos contra un gusano común que infecta a las ovejas disminuyeron en la vejez.


“Con el impulso de prácticas agrícolas más eficientes, se están haciendo esfuerzos para extender la vida productiva de las especies ganaderas, con lo que es probable que la edad media de los animales de granja aumente en el futuro. Estudios como estos son críticos, ya que proporcionan información importante sobre las posibles consecuencias de la cría de grandes animales en términos de su capacidad para combatir enfermedades infecciosas”, indica Tom McNeilly, del Instituto de Investigación Moredun.


ESTUDIO A LARGO PLAZO


La investigación se realizó como parte de un estudio a largo plazo de ovejas Soay, que comenzó en 1985. Los animales han vivido salvajes en las islas de St Kilda, patrimonio mundial y administrado por el National Trust for Scotland.


El estudio fue apoyado por el Consejo de Investigación de Biotecnología y Ciencias Biológicas, el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural y el Gobierno de Escocia.


“Para cualquiera que visite St Kilda, las ovejas Soay son lo más destacado, ya que son una reliquia de los primeros pobladores. Por lo tanto, me parece fascinante que estos náufragos de una cultura perdida todavía tengan cosas que enseñarnos hoy. Esta nueva investigación muestra que todavía hay mucho más por descubrir sobre esta antigua raza y su entorno”, comenta Susan Bain, gerente de National Trust for Scotland.

Archivo