Ovejas merinas.

El olor a lana puede ser clave para proteger a las ovejas de las moscas

​Un nuevo estudio ha identificado compuestos en lana de oveja merina que son atractivos para las moscas silvestres
|

Un proyecto de investigación global liderado por la Universidad de Australia Occidental (UWA) en colaboración con el Departamento de Industrias Primarias y Desarrollo Regional de Australia Occidental ha identificado compuestos en lana de oveja merina que son atractivos para las moscas silvestres.


El descubrimiento, publicado en  Entomología médica y veterinaria, podría ayudar a los criadores a desarrollar rebaños de ovejas resistentes a las moscas, lo que mejorará el bienestar y la productividad de los animales. 


El profesor Phil Vercoe, del Instituto de Agricultura de UWA y de la Escuela de Agricultura y Medio Ambiente de la UWA, indica que los hallazgos podrían ayudar a prevenir el ataque de las moscas que representa un riesgo significativo para la salud de las ovejas.


"Esta investigación es un paso en la dirección correcta hacia el desarrollo de enfoques más limpios, ecológicos y éticos para prevenir ataques aéreos", afirma el profesor Vercoe. 


“Si estudios futuros descubren que el olor a lana es heredado, entonces los compuestos que hemos identificado podrían conducir a una forma más efectiva de criar ovejas que sean resistentes al ataque con mosca", añade.


"Esto sería una gran avance para la industria, ya que mejoraría el bienestar y la productividad de los animales y abordaría el coste del ataque aéreo, que se estima que cuesta a la industria agrícola 280 millones anuales".


Por su parte, Johan Greeff, del Departamento de Industrias Primarias y Desarrollo Regional, señala que el descubrimiento podría llevar a una prueba simple, basada en la presencia de ciertos compuestos volátiles en la lana de oveja que determina si las moscas son atraídas por las ovejas. 


"Nuestro estudio muestra que las ovejas merinas claramente tienen diferencias individuales en el contenido químico de su lana", asegura Greeff.

Archivo