Nuevo caso de hantavirus en Alemania

Desde comienzos del año 2019, en Alemania ha habido un aumento en los casos de enfermedades relacionadas con infecciones virales
|

Las enfermedades por hantavirus son infecciones virales transmitidas por roedores, por contacto directo a través de heces, saliva y orina infectada, o por inhalación del virus presente en las excreciones.


Dada su amplia distribución, tienden a clasificarse en dos grupos virales. Los nuevos linajes identificados en América se clasifican como hantavirus del "nuevo mundo", donde causan un síndrome de tipo pulmonar (SHP) en humanos, y se transmiten principalmente por roedores que pertenecen a la subfamilia Sigmodontinae.


Los hantavirus aislados en Europa y Asia, en cambio, se denominan Hantavirus del "viejo mundo", donde causan fiebre hemorrágica con síndrome renal (HFRS, por sus siglas en inglés) y tienen una alta variabilidad genética. De los numerosos virus identificados, tres son de gran importancia en el contexto europeo; Puumala Hantavirus (PUUV) transmitido principalmente por el ratón rojizo (Myodes glareolus), Dobrava Hantavirus (DOBV) difundido por el ratón salvaje con una raya (Apodemus agrarius), Hantaan Hantavirus (HTN) transmitido por el ratón salvaje con el cuello amarillo (Apodemus flavicollis).


Desde comienzos del año 2019, en Alemania ha habido un aumento en los casos de enfermedades relacionadas con infecciones virales. El epicentro es la ciudad de Stuttgart con 211 casos notificados de enfermedad HFRS, principalmente relacionados con el virus de la infección por Humavala (PUUV), endémico del sur y suroeste de Alemania.


El Dr. Jan Clement, presidente de la sociedad internacional de hantavirus, del centro de referencia de Hantavirus de la Universidad de Lovaina, Bélgica, sostiene que es poco común que una ciudad alemana como Stuttgart sea considerada el epicentro de la enfermedad HFRS. “Las HFRS urbanas son causadas por Hantavirus de Seúl (SEOV), transmitido por la rata de aguas residuales gris (Rattus Norvegicus) ampliamente distribuidos en entornos urbanos y no principalmente por Puumala Hantavirus (PUUV)”, explica.


Por este motivo, el autor afirma que es necesario considerar la enfermedad en relación con los factores ecológicos que influyen en las poblaciones de los roedores y, por lo tanto, en la exposición viral. El rápido aumento de los casos probablemente esté relacionado con el aumento de la población de vole rojizo (Myodes glareolus ), hasta 10-20 veces por encima de lo normal, favorecida por el aumento drástico de las temperaturas en otoño de 2018.


Además, la enfermedad causada por PUUV tiene tasas de mortalidad extremadamente variables, estrechamente relacionadas con el estado inmune del paciente infectado, así como con el tipo de Hantavirus involucrado en la infección. “Por lo tanto, debemos ser cautelosos al definir la enfermedad potencialmente mortal, sino considerar su tasa de mortalidad, entre el 0,1% y el 15%, con la tasa de mortalidad más baja para HFRS y con una mayor prevalencia en Europa y en la Rusia europea”, señala.


A la luz de estas consideraciones, es bastante claro que "más ratones campagnini equivalen a más infecciones", pero es necesario conocer los diferentes factores que afectan a los brotes de la enfermedad europea PUUV-HFRS, especialmente el aumento de la exposición humana a la enfermedad.


Entonces, según el Dr. Clement, la afirmación más correcta sería "muchos ratones infectados con PUUV, muchas infecciones humanas relacionadas con PUUV". De hecho, en poblaciones de ratones de alta densidad, a menudo se puede encontrar una baja prevalencia de PUUV, lo que confirma lo que indica Clement, que la prevalencia de la enfermedad en roedores está influenciada por numerosos factores de cambio.


Esto también se expuso en un estudio realizado en la Universidad de Leuven, "¿Por qué la prevalencia de hantavirus a menudo no aumenta con la densidad del huésped?: los patrones sobre el papel del huésped en el comportamiento espacial y los anticuerpos maternos", que se presentarán en septiembre de 2109 en la XI conferencia internacional sobre hantavirus.

Archivo