La vacuna atenuada contra la bronquitis infecciosa puede ser un riesgo

Los expertos señalan que las vacunas producidas en los huevos tienen mutaciones impredecibles y son propensas a volver de una forma más virulenta en el campo
|

Los científicos del Instituto Pirbright han demostrado que las vacunas contra el virus de la bronquitis infecciosa (IBV, por sus siglas en inglés) producidas en los huevos tienen mutaciones impredecibles que pueden ser propensas a la reversión en el campo. El IBV causa una enfermedad avícola que provoca grandes pérdidas económicas en todo el mundo.


Las vacunas vivas atenuadas, donde el IBV se debilita de modo que causa menos enfermedades o ninguna, se usan en el campo ya que ofrecen una mejor protección en comparación con otros tipos de vacunas. El virus de la vacuna se genera al infectar los huevos y permitir que el virus crezca, eliminándolo e infectando otro lote de huevos, y así sucesivamente hasta que el virus esté lo suficientemente debilitado. Esto se conoce como ‘paso en serie’. Sin embargo, poco se sabe sobre cómo este método de atenuación afecta genéticamente al virus y, por lo tanto, los mecanismos por los cuales se está debilitando.


De este modo, el equipo comparó los genomas de IBV, que se habían pasado a través de los huevos más de 100 veces, con el objetivo de descubrir qué genes están involucrados en el debilitamiento del virus. Hallaron que se produjeron mutaciones en todos los genomas del IBV, pero solo se encontraron 9 mutaciones más de una vez a través de los virus.


"Esto demuestra que el uso de ‘paso en serie’ de huevos como medio para crear vacunas atenuadas contra el IBV produce cambios impredecibles en el virus", advierte la Dra. Erica Bickerton, jefa del Grupo de Coronavirus de Pirbright. "La presencia de tan pocas mutaciones consistentes que puedan debilitar el virus indica el riesgo de que una cepa de vacuna generada de esta manera pueda volver de una forma más virulenta en el campo", añade.


La investigación del equipo, publicada en el Journal of Virology, refuerza la necesidad de una modificación genética más específica de los virus de la vacuna del IB para garantizar que los cambios sean confiables y logren la mejor protección. "Usaremos los puntos críticos de mutación que hemos identificado en este estudio para informar el desarrollo de vacunas atenuadas vivas que se modifican genéticamente en el laboratorio", anunció Bickerton.


Cada año se producen alrededor de 44 mil millones de pollos en todo el mundo, y como una de las principales fuentes de alimentación, es importante que las enfermedades como el IB se controlen de manera efectiva. Se ha estimado que cada 10% de reducción en el IBV tendría un valor de alrededor de 748 millones de euros para la industria avícola mundial.

Archivo