Lee Gae-ho, ministro de Agricultura de Corea del Sur.

Corea del Sur aumenta la seguridad para evitar la peste porcina africana

​Las autoridades han incrementado las medidas de cuarentena tras detectar rastros de la enfermedad en un producto de salchicha que detectaron a un viajero chino
|

Corea del Sur ha prohibido a las personas que regresan de realizar viajes al extranjero, traer productos de ganado para evitar que la peste porcina africana ingrese al país, informó el ministro de Agricultura, Lee Gae-ho.


En conferencia de prensa, el funcionario surcoreano explicó que la peste porcina africana podría causar “daños nacionales significativos” si se extiende a Corea del Sur porque no existe una vacuna o cura, difundió la Agencia de Noticias de Corea del Sur Yonhap.


Subrayó que se incrementaron las medidas de cuarentena tras detectar las autoridades sanitarias rastros de la enfermedad en un producto de salchicha que detectaron a un viajero chino el mes pasado.


Gae-ho exhortó a las personas evitar visitar granjas de ganado o áreas infectadas cuando viajen a países donde se ha reportado la enfermedad, como China, Vietnam y Mongolia.


Las autoridades han aumentado las pruebas de virus en animales en rutas aéreas que tiene un alto número de casos de importación de productos pecuarios no registrados, además de realizar más exámenes de rayos X en los aeropuertos y puertos marítimos.


El ministro de Agricultura adelantó que Corea del Sur iniciará este año investigaciones para desarrollar una vacuna contra esta enfermedad, que no daña a los seres humanos.


Por otra parte, indicó que también se solicitará a su contraparte de Corea del Norte su cooperación con estas medidas sanitarias, por el riesgo que existe en la compra que realiza de jabalí a China.


China ha reportado más de 100 casos de peste porcina africana desde agosto del año pasado, y es un país que produce casi 700 millones de cerdos al año.


La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha advertido que los brotes de la enfermedad en China podrían propagarse a otras partes de Asia.