José Ramón Valente, Ministro de Economía, Fomento y Turismo de Chile.

La acuicultura tiene que hacer frente a las enfermedades que la amenazan

Expertos en sanidad de los animales acuáticos de todo el mundo han debatido sobre cómo pueden colaborar para superar los desafíos y acompañar el crecimiento de su producción de una manera sostenible
|

Más de 250 personas en representación de 90 países participaron en la conferencia mundial de la OIE sobre la sanidad de los animales acuáticos, llevada a cabo en Santiago, Chile, del 2 al 4 de abril de 2019. El evento destacó las múltiples oportunidades de crecimiento continuo que la acuicultura tiene por delante y la necesidad de una colaboración entre los responsables de la toma de decisiones, los profesionales de la sanidad animal y otros socios para garantizar el desarrollo seguro y sostenible del sector.


“El mundo tiene un gran desafío por delante en el área de las de proteínas animales”, explicó José Ramón Valente, ministro chileno de economía, fomento y turismo. “Estos 7 mil millones de habitantes que tenemos hoy y que se van a convertir hacia el 2050 en 9 mil millones, tienen una demanda casi voraz por el aumento en la cantidad de calorías y sobre todo por el aumento en la cantidad de proteínas. Esta conferencia nos ayudará a comprender cuáles son las condiciones que tienen que existir en el mundo para incentivar que se produzcan estos alimentos de un modo compatible con el medioambiente y con las normas sanitarias.”


La acuicultura es una industria reciente, con un crecimiento anual de alrededor del 6%. En 2014, alcanzó un verdadero hito superando a la producción pesquera. Las proyecciones en la demanda de alimentos de origen acuático son altas debido al crecimiento de la clase media y a las nuevas recomendaciones alimenticias, pero las enfermedades de los animales acuáticos amenazan con limitar su producción y crecimiento.


“Desafortunadamente, el aumento de la producción de animales acuáticos, en particular a través de la intensificación de la acuicultura y el comercio, representa grandes desafíos”, explicó el Dr. Mark Schipp, presidente de la Asamblea Mundial de Delegados de la OIE. “Esto incluye el aumento de la exposición local, regional y mundial al riesgo de emergencia y propagación de enfermedades. Proteger las valiosas mercancías fruto de la acuicultura y de la pesca, así como el entorno que garantiza su existencia, requiere una gran rapidez en los avances y la implementación de prácticas de gestión para combatir dichos riesgos. La propagación transnacional de las enfermedades de los animales acuáticos es una problemática seria que ha devastado la producción de animales acuáticos en muchos países, y las normas de la OIE apuntan a reducir sustancialmente estos riesgos.”


Para poder alimentar al mundo mañana, el sector de la acuicultura también necesita enfrentar y superar desafíos diarios significativos. “Nuestro camino hacia la sostenibilidad recién empieza”, explicó George Chamberlain de la Alianza Global para la Acuicultura. “Cuando se observa el cambio climático, los problemas sociales, los plásticos en los océanos, la resistencia a los antimicrobianos y los ingredientes de los alimentos para los animales, tenemos por delante un enorme trabajo por realizar. La colaboración entre nosotros es la clave para seguir adelante”.


CONCLUSIONES DE LA CONFERENCIA


Los participantes presentaron una serie de recomendaciones instando a los Países Miembros a tomar medidas para mejorar el cumplimiento de las normas de la OIE, en especial en el campo de la vigilancia y la detección temprana; la notificación a la OIE de las enfermedades de los animales acuáticos, la prevención y el control de agentes patógenos en los animales acuáticos; implementar medidas de bioseguridad para mitigar el riesgo de introducción o propagación de agentes patógenos en los establecimientos de acuicultura; garantizar que se notifiquen a la OIE de forma transparente, oportuna y consistente, todas las enfermedades de la lista de la OIE y las enfermedades emergentes a través de WAHIS para permitir a los Países Miembros tomar las medidas apropiadas para prevenir la propagación transfronteriza de importantes enfermedades de los animales acuáticos; garantizar que se respeten en cada país las normas y directrices de la OIE sobre el uso responsable y prudente de agentes antimicrobianos, y promover los avances en la gestión de enfermedades y así reducir la necesidad de antimicrobianos.


“Sobre la base de estas recomendaciones, intentemos construir un proyecto juntos combinando las iniciativas de todos los socios para encontrar sinergias y maximizar el impacto en los resultados. Este es el desafío de la OIE para los próximos años”, aseguró la Dra. Monique Eloit, directora general de la OIE.

   El sector de la acuicultura en Europa muestra un fuerte crecimiento
   Europa se compromete a integrar el bienestar animal en la acuicultura