Foto: Christina Weese.

Un arnés especial puede salvar la vida de los caballos

​Actualmente no existe ningún arnés adecuado que se utilice en la rehabilitación a largo plazo de caballos con lesiones en sus extremidades, por ello unos investigadores están buscando solución a este problema
|

Los investigadores de la Universidad de Saskatchewan están trabajando con la empresa de ingeniería RMD para crear un arnés especial diseñado para ayudar a los caballos a recuperarse y rehabilitarse de lesiones en las extremidades. Estas lesiones suelen ser determinantes para los equinos debido a que los equipos actuales disponibles no son adecuados para realizar un correcto tratamiento, explica la Universidad.


"Si esto funciona, el impacto potencial será enorme porque actualmente no hay arneses de rehabilitación a largo plazo disponibles en el mercado", comenta Julia Montgomery, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad, quien lidera la investigación.


Samantha Steinke, estudiante de ingeniería biomédica, se unió al proyecto de investigación en 2016 como estudiante universitaria después de que su caballo fuera sacrificado después de sufrir una lesión en el tendón que lo dejó debilitado.


El desafío de los investigadores conlleva el reto de la biomecánica especial del caballo, que lleva el 60% de su peso en las patas delanteras. Cuando el animal se lesiona una extremidad, redistribuye su peso (de 400 kilogramos a más de 550 kilogramos) a sus piernas ilesas, lo que a menudo conduce a una lesión en el pie muy dolorosa llamada "laminitis de la extremidad de soporte", que tiene un mal pronóstico.


Esta enfermedad provoca a menudo que sea necesaria la eutanasia, porque el caballo cambia de peso a la extremidad originalmente lesionada, lo que evita la curación y empeora la condición del animal.


Los investigadores señalan que los arneses de apoyo actuales “no son adecuados porque recogen al caballo debajo del pecho y del abdomen, lugar por el cual no deben ser cogidos ya que afecta a su respiración y a otras funciones fisiológicas".


“El uso a largo plazo de arneses de apoyo para rehabilitación también puede crear úlceras por presión en los caballos, al igual que las úlceras que desarrollan los pacientes humanos en cama a pesar de recibir una excelente atención. Además, la presión de los arneses también puede dañar los órganos internos y los nervios de los caballos”, añade Montgomery.


Montgomery ha trabajado durante los últimos cuatro años con RMD en las pruebas y el ajuste del montacargas de rehabilitación asistida equina, diseñado para adaptarse a la biomecánica de un caballo. El arnés complementará las funciones del elevador, que utiliza un sistema de compensación de peso guiado por computadora para cargar lentamente las extremidades de un caballo durante la rehabilitación, y apoyarlas si tropiezan.


"Queremos proporcionar movilidad controlada, no suspensión desde una grúa aérea", explica la experta. “El sistema ayudará a eliminar parte del peso para que los caballos puedan caminar y evitar las complicaciones asociadas con la carga. Su objetivo es reducir las complicaciones inmediatas de la inmovilidad, como el desgaste de los músculos. Con el elevador, podemos balancear a los caballos de lado a lado para mantener el flujo de sangre".


El dispositivo llevará unas hebillas de liberación rápida, que permitirán que el arnés sea fácil de colocar o quitar para una o dos personas, un punto importante para las prácticas veterinarias de campo en las que a menudo solo trabaja una persona.


Además, el dispositivo tendrá sensores electrónicos que detectarán los niveles de presión, calor y humedad, y se podrá ajustar la carga para aliviar la presión.



El objetivo de RMD es tener el proyecto listo para realizar las pruebas en un caballo en mayo, y las pruebas continuarán durante el verano para modificar el diseño según sea necesario.