A la izquierda un ejemplar de Mono sin nariz de Birmania. A la derecha un ejemplar de Pez rosado con manos.

Algunas de las especies más raras del mundo, gracias a la evolución

Entre algunas de las especies más raras del mundo destaca el mono sin nariz de Birmania, nombrada como especie en peligro de extinción a causa de la deforestación y el consumo de su carne
|

En conmemoración del nacimiento de Charles Darwin, padre de la teoría de la evolución de las especies, cada año muchas son las instituciones que dedican el día 12 de febrero a realizar algún evento relacionado con el tema, nombrándose así desde hace un tiempo como "Día de Darwin". 


La teoría de la evolución, a la que llegó este conocido naturalista, explica el origen de los seres vivos y cómo estos van cambiando poco a poco, lo que provoca que de una misma especie puedan surgir otras diferentes. A estos cambios paulatinos se les denomina como “evolución”.


Y es que en este sentido, tan grandes e importantes han sido los cambios y la evolución a lo largo de la historia en el mundo animal, que en la actualidad han dado término a especies increíblemente extrañas.


En primer lugar, dentro del “top” de animales más extraños, se encuentra el brachiopsilus dianthus, más conocido como pez rosado con manos. “Más que para nadar, este pez utiliza sus aletas para caminar a lo largo y ancho del océano, y solo se han encontrado cuatro especímenes de este escurridizo pez rosado con manos, de 10 centímetros, y todos en la isla Australiana de Tasmania, aunque lo cierto es que nadie ha vuelto a ver uno desde 1999”, explican desde National Geographic.


Pez rosado con manos

                   Ejemplar de brachiopsilus dianthus, conocido como pez rosado con manos



Otra de las especies más raras de peces es la del panaque, la llamada pez que devora madera. Encontrado en el Amazonas, este pez se alimenta de un árbol caído en el río Santa Ana de Perú, “utilizando sus dientes para rascar la materia orgánica (plantas microscópicas, animales y otros restos) de la superficie de la madera hundida”.


NIGRO

                                      Ejemplar de pez devorador de madera, del género panaque


Donovan German, biólogo de la Universidad de California, explicó que este pez “pasa la madera por sus intestinos en menos de cuatro horas, algo increíblemente rápido”.


Otro de los animales más extraños del mundo que dejó perplejos a los investigadores cuando lo descubrieron es el teuthidodrilus samae, más conocido popularmente como gusano calamar, ya que por su forma, parece una mezcla de ambos.


Gusano calamar

                                 Ejemplar de Gusano calamar, de la familia de los polychaeta


Esta criatura de unos 10 centímetros de largo, “fue descubierta a 2.800 metros de profundidad bajo el mar de Célebes en el año 2007, resultando ser familia de los polychaeta”.


Entre los mamíferos, el mono sin nariz de Birmania o mono de hocico chato (rhinopithecus strykeri) también es otra de las especies más raras. 


VIDA ANIMAL  Mono sin nariz 1

                Ejemplar de rhinopithecus strykeri, conocido como Mono sin nariz de Birmania


La anatomía tan extraña de su nariz “hace que la lluvia le haga estornudar”, apuntan los expertos. Además, “el único espécimen analizado científicamente había sido asesinado por cazadores locales cuando los investigadores lo descubrieron en 2010, para poco después ser devorado”.


Este animal se encuentra en peligro de extinción, pero “la demanda local de carne de mono es tan sólo una de las razones, ya que también se ve amenazado por la deforestación”.


Por último, destaca el lagarto leiolepis ngovantrii, un alimento bastante común para los vietnamitas. Esta especie no se encuentra en peligro de extinción, pues “la hembra se reproduce mediante la clonación y sin necesidad de los machos”.


Zoologisches Forschungsmuseum Bonn   Leiolepis ngovantrii

                                                      Ejemplar de lagarto leilepis ngovantrii


Pero aunque parezca extraño para muchos, “los lagartos de un solo sexo no son una rareza. Aproximadamente el 1% de los lagartos puede reproducirse mediante partenogénesis, lo que significa que las hembras ovulan de forma espontánea y se auto-clonan para producir crías con el mismo código genético”.

   “Vivimos la sexta extinción masiva de especies”

Archivo