Babesiosis canina, una enfermedad muy presente en el sur de Europa

​La babesiosis canina es la enfermedad transmitida por garrapatas más importante y más distribuida por perros y canes salvajes.
|

La babesiosis canina, también conocida como piroplasmosis, se trata de una enfermedad parasitaria zoonótica producida por diferentes especies de protozoos intracelulares de la familia Babesia.


Gracias a la última información de la  Federación Europea de Asociaciones Veterinarias de Animales de Compañía (Fecava, por sus siglas en inglés), es posible conocer un poco más acerca de la enfermedad, presente principalmente en el sur de Europa.


En este sentido, y tal y como indican desde la Federación, “es la enfermedad transmitida por garrapatas más importante y más distribuida por perros y canes salvajes, como los lobos y los zorros”.


Aunque puede ser transmitida por garrapatas, “también puede serlo a través de la placenta y mediante una transfusión de sangre, siendo contagiada de perro a perro por mordeduras”.


En cuanto a los síntomas clínicos, Fecava informa que pueden ir desde “la fiebre, hasta una ictericia, orina de color marrón o naranja oscuro, o convulsiones”. Mientras, la patología clínica de la enfermedad puede mostrar en el perro “anemia leve o severa, autoaglutinación de glóbulos rojos, actividad de las enzimas hepáticas (bilirrubinemia) o trombocitopenia”.


Dependiendo de la gravedad de los síntomas clínicos y los sistemas corporales que estén involucrados, la babesiosis podría ser clasificada como complicada o no complicada.


Por una parte, la babesiosis complicada, “comienza de manera aguda, con anemia de leve a moderada y con trombocitopenia, aunque generalmente, existe una buena respuesta si se aplica un tratamiento específico”.


Por otra, este comienzo ‘agudo’ puede ir acompañado de “un síndrome con respuesta inflamatoria sistémica grave y un fallo multiorgánico”, en cuyo caso, y junto al tratamiento, “requiere cuidados intensivos de apoyo, y el pronóstico sería reservado”.


Respecto a la confirmación de la enfermedad en el perro, “un examen de frotis de sangre, permitirá la identificación de merozoitos de babesia en los glóbulos rojos, con una muestra de sangre recién extraída. Además, el test de elección en casos crónicos, portadores subclínicos y donantes de sangre también puede determinar las especies de Babesia causantes de la infección”, explican los expertos.


PREVENCIÓN


El uso de productos preventivos contra garrapatas reducirá el riesgo de transmisión de la enfermedad, pues “cuanto más rápidamente se aplique, mayor será el efecto protector”.


Asimismo, la Federación aconseja “comprobar si el perro tiene garrapatas al menos cada 24 horas en situaciones de exposición de alto riesgo. En caso de encontrarlas, deben eliminarse inmediatamente, y el animal infectado deberá ser tratado con un acaricida de acción rápida, ya que las etapas ‘inmaduras’ de las garrapatas pueden no haberse detectado mientras se adhieren a la piel del perro”.


Por último, recomiendan “considerar el tratamiento profiláctico con dipropionato de imidocarb. de 6 mg/kg, a intervalos de 8 semanas en pacientes altamente endémicos, además del uso de vacunas con licencia contra algunos de los tipos de babesia, ya que pueden reducir el riesgo de desarrollar ciertos signos clínicos”, concluyen.

   La tos de las perreras, una enfermedad muy contagiosa
   ¿Es siempre síntoma de enfermedad el estornudo de un perro?