AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Investigadores españoles estudian una miasis emergente en corzos
En el noroeste de España, el corzo es el rumiante salvaje más abundante.

Investigadores españoles estudian una miasis emergente en corzos

Una amplia gama de vertebrados salvajes y domésticos pueden sufrir miasis por mosca azul, lo que demuestra una baja especificidad de huésped
|

Las moscas azules pertenecen a la familia Diptera: Calliphoridae y se caracterizan por una etapa de alimentación larvaria rápida, principalmente en infestaciones cutáneas, y una alta patogenicidad. Estos parásitos causan a nivel global un gran impacto económico en la ganadería.


Aunque la mayoría de los califóridos son moscas secundarias que siguen a una infección o lesión preexistente, un pequeño número de especies como Lucilia cuprina, Lucilia sericata y Lucilia caesar, pueden producir miasis sin que exista previamente una herida. El establecimiento de las larvas de primer estadio (L1) sobre la dermis se ve facilitado por la excreción de proteasas digestivas que incluso son capaces de digerir suturas óseas.


Una amplia gama de vertebrados salvajes y domésticos pueden sufrir miasis por mosca azul, lo que demuestra una baja especificidad de huésped. Los huéspedes se infectan cuando las moscas hembras grávidas, atraídas por la suciedad de la lana o el pelo húmedos, las heridas o la piel inflamada, ponen huevos en una lesión previamente existente. Casi cualquier tipo de herida puede infestarse con larvas de califóridos, incluidas las causadas por prácticas de manejo como la castración, el descornado, el marcado, el corte, etc.


Se ha demostrado que los cabezazos durante las peleas de dominación entre machos a menudo resultan en heridas que las moscas pueden infestar fácilmente. En consecuencia, en los carneros, la cabeza es la segunda región corporal más frecuentemente infestada después de los genitales.


Las astas de los cérvidos sangran con facilidad durante la etapa de terciopelo. Posteriormente, un aumento de las concentraciones de andrógenos provoca la pérdida de la piel que recubre la cornamenta, que se pule en preparación para la época de apareamiento. Durante ambos períodos, la presencia de sangre y tejido muerto atrae moscas grávidas que pueden depositar sus huevos sobre la base de las astas. Por lo tanto, las larvas recién nacidas pueden invadir los tejidos alrededor de los pedículos.


INFECCIÓN DE CORZOS EN LUGO


En el noroeste de España, el corzo (Capreolus capreolus) es el rumiante salvaje más abundante, y su población ha aumentado significativamente en tamaño en las últimas dos décadas. En 2020 se observó un primer caso de miasis peduncular en un corzo de la provincia de Lugo.


Desde esta primera detección hasta 2022, investigadores de la Facultad de Veterinaria de Lugo han examinado varios corzos para explorar la incidencia de esta miasis y determinar sus causas, y de los datos obtenidos, se ha publicado recientemente un estudio.


Se examinaron un total de 35 machos de corzo que habían muerto por diferentes causas y fueron examinados o conservados justo después de su muerte para evitar infestaciones post-mortem.


Después de la inspección externa e interna de la cabeza, cinco animales fueron diagnosticados con miasis severa en la base de las astas (14,29 %). Todos los machos afectados presentaron una herida cutánea (1,5-15 cm de diámetro) alrededor de los pedículos con destrucción extensa del tejido, exposición de los huesos frontal y parietal, e infestación masiva por larvas de dípteros (2-12 mm de largo). Cuatro de cinco corzos presentaban racimos de huevos blanquecinos adheridos a la base de las astas.


Además, en un animal, seis larvas habían penetrado en la cavidad craneal, y en dos de ellos también se encontraron larvas en la cavidad nasofaríngea. Todos los casos se registraron en verano (mayo-agosto).


La identificación morfológica y la posterior confirmación molecular revelaron que todos los animales estaban infestados por diferentes estadios larvarios de Lucilia césar.


Ante estos hallazgos, los autores comentan que el estudio “representa la primera comunicación de miasis pedicular en España”, y dado que esta enfermedad se reporta esporádicamente, “la detección de cinco casos en un corto período de tiempo sugiere un aumento en la incidencia de esta miasis”.

   Primer caso de encefalitis transmitida por garrapatas en un corzo
   Primer caso del siglo XXI de dermatitis por Gasterophilus en España

Archivo