AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Veterinarios de Zaragoza estudian las plantas causantes de anemia en rumiantes
Las plantas venenosas causan pérdidas económicas significativas a las industrias ganaderas en todo el mundo.

Veterinarios de Zaragoza estudian las plantas causantes de anemia en rumiantes

Las plantas venenosas causan pérdidas económicas significativas a las industrias ganaderas en todo el mundo
|

La toxicología vegetal es un tema que ha estado muy relacionado con la humanidad y los animales. En su adaptación al medio ambiente, las plantas han desarrollado con éxito estrategias defensivas, ya sean químicas o físicas, para evitar ser consumidas por los animales.


Diversos compuestos como alcaloides, glucósidos y oxalatos, presentes en las plantas o sus extractos, les han conferido propiedades farmacológicas utilizadas para el tratamiento de ciertas enfermedades en humanos y animales desde la antigüedad. Sin embargo, por factores relacionados con el tipo de planta, animal o sistema de manejo, también pueden ser nocivos, y el aforismo “solo las dosis hacen veneno”, atribuido a Paracelso, puede encontrar su máxima expresión en la toxicología vegetal.


Las plantas venenosas causan pérdidas económicas significativas a las industrias ganaderas en todo el mundo, incluidos los costes directos e indirectos. Aunque no se conoce bien el impacto real, se considera que causa pérdidas económicas más considerables en las granjas que los virus, parásitos y bacterias juntos. Los datos del Centre National d'Informations Toxicologiques Vétérinaires (CNITV) en Lyon, Francia, muestra que el 11 % de las intoxicaciones de animales domésticos se pueden atribuir a las plantas, mientras que el Poison Control Centre de Milán resalta que la intoxicación por plantas representa el 5,5 %.


En estos estudios se incluyeron todos los animales domésticos. Sin embargo, su impacto en los herbívoros, especialmente en los rumiantes, es motivo de especial preocupación, sobre todo en los animales criados en condiciones extensivas o semi-intensivas, que consumen plantas en pastoreo. Estas plantas pueden contener compuestos antinutricionales y tóxicos responsables de una amplia gama de efectos nocivos. Hay que tener en cuenta que las intoxicaciones vegetales también pueden ocurrir en sistemas de manejo intensivo, aunque en menor medida, por lo que se debe tener cuidado en la formulación del alimento para evitar intoxicaciones accidentales. En el ganado y los pequeños rumiantes, las plantas son la segunda clase más común de sustancias tóxicas después de los pesticidas.


ANEMIA HEMOLÍTICA Y ANEMIA HEMORRÁGICA


Plantas de diversas latitudes, cultivadas para la alimentación humana y animal, con fines decorativos o de crecimiento espontáneo, son capaces de generar anemia en los rumiantes. Algunas de estas plantas tienen compuestos tóxicos como alcaloides, glucosinolatos, glucósidos, oxalatos y cumarinas inherentes a su condición. Sin embargo, las sustancias dañinas pueden acumularse en la planta en ciertas condiciones, como sequías severas, crecimiento de alta velocidad o durante la floración.


Sobre este asunto, un grupo de investigadores de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Zaragoza, en colaboración con el Centro de Investigación de Montaña de Bragança de Portugal, se ha encargado de estudiar estas intoxicaciones en el diagnóstico diferencial ante la anemia en rumiantes, y de clasificar las plantas o familias tóxicas según los signos clínicos que pueden producir los compuestos tóxicos de la planta.


Según matizan los autores, y atendiendo a los desórdenes de anemia por consumo de plantas, “es importante señalar dos grupos: plantas que causan desórdenes hemorrágicos y plantas que causan anemia hemolítica”.


Las cumarinas o el ptaquilósido predisponen al sangrado y las hemorragias, provocando una enfermedad hemorrágica en los animales afectados. Los trastornos hemorrágicos causados por las cumarinas “se producen tras el consumo de dos tipos de plantas principalmente: hinojo gigante (Ferula communis) y trébol de olor (Melilotus officinalis)”, explican. Las cumarinas y los derivados naturales se pueden encontrar en algunas otras plantas, como el frijol tonka (Dipteryx odorata), la hierba de vainilla (Anthoxanthum odoratum), la aspérula (Galium odoratum), el gordolobo (Verbascum spp.) y la hierba dulce (Hierochloe odorata).


En cuanto a la anemia hemolítica causada por la ingesta de plantas, comentan que “estas plantas contienen algunos compuestos capaces de alterar el metabolismo de los eritrocitos y dañar su membrana produciendo hemólisis”. El exceso de hemoglobina libre en el plasma se elimina a través de los riñones, dando lugar a la hemoglobinuria, otorgando a la orina un característico color rojo oscuro.


PELIGROS EN PLANTAS DESTINADAS A CONSUMO HUMANO


La mayoría de las plantas con mayor riesgo de producir anemia hemolítica en rumiantes “se cultivan ampliamente en todo el mundo para la alimentación humana”. Estas plantas pueden incluirse en el género Allium spp. y la familia Brassicaceae. Además, algunas otras brasicáceas silvestres como la mostaza charlock (Sinapis arvensis), el rábano silvestre (Raphanus raphanistrum), la dama morada (Moricandia arvensis) y la mostaza negra (Brassica nigra) pueden causar trastornos hemolíticos en animales, así como otras plantas pertenecientes a otras familias como la hierba curtidora (Brachiaria radicans), Ditaxis desertorum ,Indigofera suffruticosa y la campanilla rosada (Ipomoea carnea)


En base a los datos anteriores, los autores consideran que “la anemia causada por el consumo de plantas debe ser considerada al buscar signos de anemia en un rebaño”. Por otro lado, destacan que “el momento más problemático es en periodos de sequía o escasez de alimento, además el sobrepastoreo de los pastos podría provocar intoxicaciones en los animales más susceptibles del rebaño”.

Archivo