AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Exigen sacar al lobo de especie protegida para compatibilizar con la ganadería
​La portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Milagros Marcos.

Exigen sacar al lobo de especie protegida para compatibilizar con la ganadería

​“No hay que elegir entre proteger al lobo y a la ganadería, porque no son incompatibles”. “Hay que establecer mecanismos flexibles de control que permitan la convivencia entre el lobo y la ganadería”
|

La portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular (GPP), Milagros Marcos, pide al Ejecutivo que revoque la orden ministerial de la vicepresidenta Ribera por la que se ampliaba el nivel de protección del lobo en la zona norte del Duero. “Su decisión no se sostiene ni en los datos oficiales, ni en la normativa vigente. Es más, carece de sentido común”, afirma.


Advierte de que “incluir al lobo en el listado de especies protegidas, es decir, dejar que crezca de forma descontrolada, no es proteger a esta especie, sino acabar con la ganadería”. “No solo lo dice el PP, también el Ministerio de Agricultura y, por escrito, todos los Estados miembros de la UE”, indica.


Subraya que “la proposición del GPP nace del amplio consenso alcanzado por CC.AA. de todo signo político, colegios profesionales, entidades locales, organizaciones agrarias y, sobre todo y, ante todo, ganaderos que lloran de impotencia cada día y viven con el corazón en un puño por un capricho del Gobierno”.


Recalca que el crecimiento descontrolado de cualquier especie salvaje es perjudicial para la propia especie, y destaca que la iniciativa del GPP hace “frente común con quienes quieren proteger la naturaleza, la biodiversidad, la fauna y la flora, y quieren proteger a todas las especies, el lobo entre ellas, sin perjudicar al mundo rural”.


Añade que “no hay que elegir entre proteger al lobo y a la ganadería, porque no son incompatibles”. “Hay que establecer mecanismos flexibles de control que permitan la convivencia entre el lobo y la ganadería”, apostilla.


Hace hincapié en que España, y en concreto Castilla y León, es la zona del mundo con mayor densidad de lobos, a la vez que resalta que la evolución en los últimos diez años evidencia un crecimiento de las manadas de lobos y una caída de las explotaciones ganaderas. “Hay 142 manadas más y 80.000 explotaciones menos, con 14.000 reses muertas en el último año, 40 al día en cuatro CC.AA., que son Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria”.


Pide al Gobierno que abandone la ideología y aplique las normas para proteger al mundo rural porque, con estos datos sobre la mesa, se pregunta “cuántas explotaciones más tendrán que cerrar y cuántos animales más deben morir para que el Ejecutivo se dé cuenta de su error”.


Destaca que más del 70 % de los ataques del lobo se producen en cuatro provincias y que son más de 100 las entidades del medio rural que ya han advertido al Ejecutivo de que su decisión acaba con su medio de vida.


Asimismo, lamenta que “mientras algunos queremos proteger al lobo pensando en la gente, en los ganaderos, en nuestras tradiciones y en el futuro y la seguridad de nuestros pueblos, la izquierda tira de ideología y se olvida de las consecuencias para el medioambiente, al provocar la desaparición de la ganadería extensiva”.


Por otro lado, señala que “sin ganadería extensiva los incendios se multiplicarían” y desmonta su “demagogia” a este respecto: una hectárea quemada emite más de 50 toneladas de CO2 a la hora, es decir, un incendio de mil hectáreas emite el mismo CO2 en un mismo día que 30.000 vacas en un año.


Añade que el sector ganadero cárnico genera más de dos millones de puestos de trabajo. “Es el tercer sector en número de empresas que exportan más de 9.000 millones de euros a más de 130 países; y es el motor del 84% del territorio que es mundo rural, clave en la lucha contra la despoblación”, detalla.


Por último, asegura que el Ejecutivo tiene tan claro que van a aumentar los ataques del lobo que “prevén gastar 20 millones de euros en indemnizaciones económicas, pero esa no es la salida”. “No hay dinero que compense la brutal agresión del lobo”, concluye.

Archivo