AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Españoles instan a estudiar una ameba con una tasa de mortalidad que puede alcanzar el 98 %
La tasa de mortalidad oscila entre el 95 y el 98 % entre los pacientes infectados.

Españoles instan a estudiar una ameba con una tasa de mortalidad que puede alcanzar el 98 %

Los autores urgen a realizar más investigaciones ya que consideran al parásito como un patógeno emergente
|

Acanthamoeba es un género de amebas de vida libre capaz de causar infecciones graves, como la encefalitis amebiana granulomatosa (GAE), trastornos epiteliales y una enfermedad que afecta a la visión. Estos protozoos patógenos oportunistas se han aislado de diferentes fuentes, con preferencia por nichos de suelo y agua, y se pueden clasificar en 23 genotipos en función de sus secuencias de ARN. Además, estos organismos son capaces de sobrevivir tanto en ambientes externos como dentro de un huésped infectado como parásitos. Esta doble condición hace que se les denomine organismos anfizoicos.


Para explorar más a fondo la implicación del patógeno en la salud humana, un grupo de investigadores españoles ha realizado un informe donde ha revisado las patologías causadas, así como los métodos diagnósticos, entre otros aspectos.


PARÁSITO EMERGENTE


El género Acanthamoeba se considera un parásito emergente debido a la dificultad de tratar las infecciones por estos organismos. Asimismo, su importancia clínica no solo recae en su capacidad para producir infecciones, sino también en su capacidad para albergar otros microorganismos patógenos como endosimbiontes.


La amplia distribución de Acanthamoeba en ambientes naturales como el suelo, el polvo, en el aire y el agua, y el infradiagnóstico de los casos de GAE, han dificultado la investigación de posibles fuentes de infección. Además, la falta de una clasificación estable de este género complica la identificación de aislamientos individuales, incluida la comparación de amebas causantes de infecciones con organismos del medio ambiente.


En cuanto a la encefalitis amebiana granulomatosa, es potencialmente mortal entre la población inmunodeprimida. Aunque la prevalencia de GAE en todo el mundo es baja, la tasa de mortalidad oscila entre el 95 y el 98 % entre los pacientes infectados.


Por otro lado, la queratitis producida por Acanthamoeba es la patología más frecuente causada por el patógeno. Es producida en individuos sanos, especialmente usuarios de lentes de contacto. Últimamente, el número de estas infecciones oculares ha aumentado de 17 a 70 por millón entre los usuarios de lentes de contacto. La contaminación de los estuches de lentes de contacto con amebas es el primer paso en la infección.


En general, el informe recoge que las soluciones para lentes de contacto incluyen componentes antimicóticos y antimicrobianos, que no son completamente efectivos contra los trofozoítos y quistes de Acanthamoeba.


DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO


Por otro lado, en cuanto a los tratamientos actuales, los investigadores señalan que las terapias disponibles frente a esta queratitis normalmente son tóxicas, tardan mucho tiempo en dar resultados y son inespecíficas. Por lo tanto, “se necesita el desarrollo de nuevas formulaciones contra las cepas de Acanthamoeba”, remarcan.


En cuanto al estudio del patógeno, los métodos de detección de Acanthamoeba se basan principalmente en técnicas microscópicas, pero “estos métodos son laboriosos, lentos y requieren cultivo de amebas, que solo es positivo en alrededor del 55 % de los casos, y la cantidad de muestra obtenida podría no ser suficiente para ver los protozoos”, lamentan.


La prueba de PCR es una técnica de detección rápida de parásitos Acanthamoeba a nivel genotípico. En este sentido, “el genotipado de Acanthamoeba está ganando importancia a nivel de tratamiento porque los diferentes genotipos muestran variaciones en los síntomas y la respuesta al tratamiento”. Sin embargo, la PCR presenta diferentes limitaciones, por lo tanto apuntan que, “para reducir la incidencia del patógeno, se deben desarrollar nuevas herramientas de diagnóstico rápidas y confiables”.

Archivo