AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Cómo actuar ante un caso de viruela en un centro sanitario veterinario
La viruela símica es una zoonosis viral rara que produce síntomas parecidos a los de la viruela.

Cómo actuar ante un caso de viruela en un centro sanitario veterinario

​La Asociación Empresarial Veterinaria de Galicia (CEVE Galicia) ha publicado un dossier informativo sobre viruela en el que se resumen las medidas más relevantes a tener en cuenta en los centros sanitarios veterinarios
|

La viruela símica es una zoonosis viral (enfermedad provocada por virus transmitido de los animales a las personas) rara, que produce síntomas parecidos a los que se observaban en los pacientes de viruela en el pasado, aunque menos graves. Con la erradicación de la viruela en 1980 y el posterior cese de la vacunación contra la viruela, se ha convertido en el ortopoxvirus más importante. La viruela símica sigue apareciendo esporádicamente en algunas partes centrales y occidentales de la selva tropical de África y de forma esporádica fuera de estas regiones.


En medicina veterinaria, los poxvirus, dentro de los cuales se incluye la viruela (Smallpox) y la viruela del mono (Monkeypox) se dividen en 2 subfamilias: la Cordopoxvirinae con 8 géneros que infectan tanto a mamíferos como a aves, y la Entomopoxvirinae con 3 géneros que sólo afectan a insectos.


“Es importante indicar que en veterinaria vemos con cierta frecuencia animales con viriasis por poxvirus y así, en pequeños animales vemos con cierta frecuencia gatos, roedores y rumiantes con coxpox, conejos con mixomatosis, etc. El contagio es por contacto con roedores y la clínica, dermatológica, suele ser autolimitante, pero un porcentaje reducido de animales puede desarrollar un cuadro grave”, apuntan los veterinarios y autores del informe Graciela Pousada y Germán Quintana.


El virus de la viruela infecta principalmente a los roedores que son los reservorios naturales. Un estudio reciente ha demostrado la presencia de ortopoxvirus, hantavirus y arenavirus en pequeños mamíferos en España y anticuerpos para todos ellos en zorros. 


Los gatos que tiene contacto con roedores son los que tienen mayor riesgo de infección. “En la gran mayoría de casos, los gatos afectados han tenido contacto o han estado cazando”, apuntan.


Según explican, las lesiones cutáneas generalmente empiezan en la zona de la cabeza y después se extienden al resto del cuerpo, especialmente en las patas y orejas. Las lesiones primero se inflaman y después aparecen cubiertas por costras. En ocasiones se establece una neumonía. En gatitos jóvenes y gatos inmunosuprimidos una infección por el virus de la viruela generalizada puede llegar a ser mortal.


En los gatos con neumonía, el virus puede ser identificado o detectado en muestras de lavado broncoalveolar, raspados de la orofaringe, líquido pleural o aspirados con aguja fina de los pulmones.


TRATAMIENTO


Los expertos señalan que las lesiones deben ser lavadas y tratadas para prevenir infecciones bacterianas secundarias. “No deben utilizarse corticoesteroides. La mayoría de gatos se recuperan de forma espontánea en 1 a 2 meses”.


Asimismo, explican que los virus de la viruela son relativamente resistentes a la inactivación química y física. Los desinfectantes más efectivos son solución de hidróxido sódico al 0,8%, hipoclorito sódico al 1%, compuestos de amonio cuaternario, cloramina T al 0,2%, compuestos yodados y fenólicos al 3% y ciertos detergentes.


“Es necesario advertir a los propietarios de los gatos y ratas domésticas afectadas del riesgo zoonótico”, inciden.


Por otra parte, recuerdan que no existen vacunas contra el virus de la viruela para su uso en gatos.


REDUCIR EL RIESGO DE TRANSMISIÓN


Los veterinarios consideran en su informe esencial “recordar a las familias del animal que haya tenido contacto con una persona afectada o que presente síntomas compatibles con un poxvirus las medidas de manejo que deben tomar ya que es una zoonosis”.


También remarcan que, durante el manejo de animales enfermos o sus tejidos infectados, y durante los procedimientos de matanza, deben usarse guantes y otra ropa protectora adecuada. “Evitar el contacto de un animal con síntomas o sospechoso con otros animales durante al menos 4 semanas”.


A la hora de establecer las medidas sanitarias y la toma de muestra, “el veterinario clínico debe recordar que los roedores pueden actuar como reservorio asintomático mientras que los felinos y otros mamíferos (vacas, ovejas...) suelen presentar sintomatología”.


Para reducir el riesgo de transmisión de persona a persona, “es preciso evitar el contacto físico estrecho con las personas infectadas por el virus de la viruela símica. Para asistir a los enfermos se deben usar guantes y equipo de protección. Hay que lavarse las manos sistemáticamente después de asistir o visitar a un enfermo y no compartir los útiles de higiene (preferible usar toallas desechables o de uso individual) y la ropa (incluida la ropa de cama como sábanas o mantas)”.

Archivo