AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
¿Qué sucede cuando transmitimos enfermedades humanas a los animales?
Han evaluado casos de eventos de transmisión de humanos a vida silvestre.

¿Qué sucede cuando transmitimos enfermedades humanas a los animales?

Expertos recomiendan estudiar los factores de transmisión viral de humanos a vida silvestre para comprender mejor los eventos de "derrame"
|

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto los profundos riesgos que pueden surgir cuando un patógeno animal salta a las personas. Pero, ¿y al revés? ¿Cuáles son las posibles vías y riesgos de que los patógenos humanos se “reviertan” y den el salto a la vida silvestre?


Un equipo de investigadores publicó recientemente una revisión de la literatura que evalúa casos de eventos de transmisión de humanos a vida silvestre y caracteriza los factores de propagación. 


“Habiendo visto cosas como el hecho de que el SARS-CoV-2 podía propagarse en las granjas de visones, a los tigres en los zoológicos y a los venados de cola blanca salvajes, revisamos la literatura y encontramos 100 casos en los que se ha producido un contagio. Es probable que sea más común de lo que pensamos, pero nos faltan muchos datos debido al sesgo de muestreo", comentan los autores.


Según explican, la mayoría de los casos documentados están sesgados a primates no humanos y longevos, animales cautivos y aquellos que son manejados por humanos o habituados a ellos. "Se necesitan estudios en animales con vidas más cortas, ungulados, roedores y murciélagos", informan.


Más del 25 % de los casos informados involucraron la bacteria que causa la tuberculosis. Se ha encontrado en elefantes, ungulados, aves cautivas, carnívoros y un roedor. Pocos ejemplos llevaron a la enfermedad o la muerte, y aún menos mostraron evidencia de un patógeno humano que se mantuvo constante en una población de animales salvajes. 


Los investigadores aseguran que esto es clave porque "cuando un patógeno humano se mantiene en una población de animales salvajes, tiene el potencial de propagarse a las personas, tal vez con nuevos cambios genéticos que lo hacen más transmisible y capaz de producir una enfermedad más grave".


DOS VÍAS DE TRANSMISIÓN


Durante su revisión, examinaron dos vías principales de transmisión. En el primero, un patógeno humano se vierte en la vida silvestre y produce una enfermedad importante o la muerte. Pero, en última instancia, los animales son un callejón sin salida evolutivo para el patógeno, y no se puede mantener en la población no humana.


En la segunda vía, un patógeno humano se vierte en una población animal y se mantiene, pero luego potencialmente se vierte de nuevo en las personas. Existen vías adicionales, señalan los investigadores. Por ejemplo, puede haber una transmisión regular o frecuente entre huéspedes de diferentes especies, lo que brinda más oportunidades para que el patógeno se arraigue o mute y adquiera nuevas características.


En su búsqueda bibliográfica, los autores encontraron más evidencia de la primera vía que de la segunda. "Esto no significa que sea más probable que ocurra en la vida real, solo que está mejor documentado. Por ejemplo, los informes que involucran primates en cautiverio o primates que están habituados a las personas, a través del ecoturismo, probablemente estén sobrerrepresentados en la literatura". 


"Parece poco probable que las especies carismáticas y longevas sean realmente más susceptibles a los patógenos que infectan a los humanos; en cambio, es probable que se sepa que estas especies albergan patógenos humanos porque viven con más frecuencia junto a los humanos y, por lo tanto, están expuestas con más frecuencia, o porque simplemente han sido monitoreadas y muestreadas de manera más intensiva”, exponen.


Por el contrario, puede haber muchos casos de animales infectados con patógenos humanos que tuvieron pocos o ningún síntoma. Estos casos pueden pasar desapercibidos y no denunciados. "La falta comparativa de evidencia de esta vía es interesante porque los reservorios de patógenos humanos en la vida silvestre plantean un problema para los esfuerzos por eliminar la enfermedad".


“Es un problema de doble filo. ¿Cómo sabemos cuándo el derrame amenaza la conservación de las especies? Cuando las enfermedades humanas escapan y dañan las especies animales existentes. Pero también, ¿cómo podría entonces eso repercutir en nosotros y provocar futuras pandemias? Encontramos poca evidencia para la hipótesis del reservorio. Pero el hecho de que no hayamos encontrado muchos datos, no significa que no esté sucediendo”, aseguran.

Archivo