AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Vacuna contra COVID-19 liderada por veterinario sería eficaz contra las variantes víricas

Vacuna contra COVID-19 liderada por veterinario sería eficaz contra las variantes víricas

​El mayor problema en este momento es que “ninguna de nuestras vacunas de la COVID-19 actuales brinda una protección completa contra la infección frente a las variantes emergentes”
|

Una segunda línea de defensa, las células T del sistema inmunitario, pueden ofrecer protección contra la COVID-19 incluso cuando los anticuerpos inducidos por la vacuna ya no puedan hacerlo, según una nueva investigación de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin.


Los investigadores descubrieron que una nueva vacuna podía enseñar a las células T de ratón cómo reconocer y matar células infectadas con nuevas versiones mutadas del virus. Esta protección de células T funcionó incluso cuando los anticuerpos perdieron su capacidad de reconocer y neutralizar el SARS-CoV-2 mutado.


“Los anticuerpos previenen la infección por COVID-19, pero si las nuevas variantes escapan a estos anticuerpos, las células T están ahí para proporcionar una segunda línea de protección”, explica Marulasiddappa Suresh, profesor de inmunología en la Facultad de Medicina Veterinaria.


Cuando se inyecta una vacuna frente a la COVID-19, el cuerpo aprende a producir anticuerpos, proteínas en el sistema inmunológico que se unen y neutralizan el SARS-CoV-2. Estos anticuerpos circulan en el torrente sanguíneo y protegen de enfermedades al eliminar el virus antes de que pueda causar una infección.


Sin embargo, a medida que el SARS-CoV-2 muta, estos anticuerpos altamente específicos son menos capaces de reconocer nuevas variantes virales. “Esto fue especialmente evidente durante la ola reciente de la variante ómicron, que tiene 37 mutaciones, lo que la hace más capaz de evadir los anticuerpos”.


El mayor problema en este momento es que “ninguna de nuestras vacunas de la COVID-19 actuales brinda una protección completa contra la infección frente a las variantes emergentes”, indica Suresh.


LAS CÉLULAS T PROPORCIONAN UNA SEGUNDA LÍNEA DE DEFENSA


En este punto es donde las células T pueden ayudar. “Las células T ayudan al sistema inmunitario al cazar y eliminar las células infectadas. Entonces, cuando los anticuerpos no pueden neutralizar el virus antes de la infección, las células T pueden eliminarlo rápidamente, causando síntomas leves o no perceptibles”.


Partiendo de esta premisa, los investigadores desarrollaron una vacuna experimental a base de proteínas que contienen la versión no mutada de la proteína del virus SARS-CoV-2 original. Esta vacuna también fue diseñada para provocar una fuerte respuesta de las células T, lo que permite al laboratorio probar hasta qué punto las células T pueden proteger contra la infección por COVID-19 en presencia y ausencia de anticuerpos neutralizantes del virus.


Después de inyectar su vacuna a modelos de ratones, los investigadores los expusieron a dos variantes del SARS-CoV-2 y probaron su susceptibilidad a la infección en diferentes condiciones.


Si bien los anticuerpos estimulados por la vacuna no pudieron neutralizar la variante SARS-CoV-2 mutada, “los ratones aún eran inmunes al COVID-19 causado por el virus mutado, debido a la acción de las células T inducidas por la vacuna”, han celebrado los autores.


Los anticuerpos previenen la infección por COVID-19, pero si las nuevas variantes escapan a estos anticuerpos, las células T están ahí para brindar una segunda línea de protección.


A diferencia de los anticuerpos, “las células T pueden detectar cepas desconocidas de virus porque el fragmento viral que reconocen no cambia considerablemente de una variante a la siguiente”.


Este trabajo tiene implicaciones importantes para futuras vacunas basadas en células T que podrían brindar una amplia protección contra las variantes emergentes del SARS-CoV-2. “La vacuna experimental se basa en proteínas y está diseñada para provocar una fuerte respuesta de células T, lo que la diferencia de las vacunas de ARNm actualmente disponibles”, comenta el veterinario.


Ante estos hallazgos, “la próxima generación de vacunas podrá proporcionar inmunidad a las variantes actuales y futuras de COVID-19 al estimular tanto los anticuerpos ampliamente neutralizantes como la inmunidad de las células T”, concluye Suresh.

Archivo