AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Revolucionaria técnica permite el vaciado de la vejiga en perros parapléjicos
Balius, durante un paseo con su silla de ruedas.

Revolucionaria técnica permite el vaciado de la vejiga en perros parapléjicos

La innovadora opción permite el vaciado de la vejiga varias veces al día, y conlleva unos pocos minutos realizar la técnica
|

Hace casi cinco años, Balius, un perro paralizado del tercio posterior, fue adoptado por David Kracov, propietario de la fundación Wheelchairs No Cares, que dona sillas de ruedas a familias o refugios que no pueden pagarlas. Los funcionarios del refugio donde vivía Balius decidieron que no podían continuar con su cuidado intensivo y decidieron sacrificarlo. No obstante, Kracov decidió dar una segunda oportunidad al animal.


El perro fue trasladado a un hospital veterinario en marzo de 2021, y fue tratado por Emmanuelle Butty, del servicio de urología/nefrología.


Kracov buscó ayuda para solucionar los problemas de micción de Balius derivados de su parálisis. Después de manejar el problema médicamente durante tres meses, intentaron dos procedimientos quirúrgicos. El primero fue el uso de un catéter de Foley, un tubo originalmente diseñado para ser insertado en la uretra para vaciar la vejiga, utilizado como tubo de cistostomía. No obstante, está opción no funcionó. El segundo intento fue un tubo de gastrostomía, originalmente diseñado para insertarse en el estómago como un tubo de alimentación, pero no tuvo éxito porque succionaba la vejiga en lugar de vaciarla.


Butty solicitó ideas a sus colegas, y Raymond Kudej, cirujano de pequeños animales, sugirió una opción innovadora, insertar un puerto pleural subcutáneo en la vejiga y permitir que su dueño extraiga orina varias veces al día. “Hasta donde yo sé, esto nunca se había informado antes”, afirma Butty.


PUERTO PLEURAL SUBCUTÁNEO


“El puerto pleural está diseñado como una forma de evacuar el líquido torácico”, explica Kudej. “Existía la posibilidad de que la orina se filtrara alrededor del puerto fuera de la vejiga y se metiera debajo de la piel, lo que podría ser tóxico. Esta fue una oportunidad para obtener el control de la vejiga y disminuir el riesgo de infección porque es un sistema autónomo. No es como los otros catéteres que iban directamente de la vejiga a la piel, donde las bacterias de la piel pueden migrar a lo largo del catéter y entrar en la vejiga, lo que provoca infecciones recurrentes”.


Después de que el primer puerto pleural fallara porque la silla de ruedas del perro se frotaba contra él, se instaló un segundo puerto. “Fue una idea excelente. El puerto está debajo de la piel y el propietario lo pincha con una aguja y vacía la vejiga”.


Hasta la fecha, la cirugía exploratoria ha sido exitosa, con una duración de tres meses con total funcionalidad. “Tendremos que ver cuánto tiempo permanece intacto, pero hasta ahora parece estar funcionando bien”, informa Butty.


Y es posible que hayan encontrado una opción viable para el futuro. “La gente puede haber pensado que sería una locura probar esto, pero funcionó y es una opción para casos similares en el futuro”, apuntan los expertos.


Para el propietario, la experiencia ha sido fantástica. El cuidado de perros discapacitados conlleva desafíos adicionales, según Kracov. “La dificultad de tener un perro discapacitado es que los médicos hacen la cirugía, pero no saben cómo cuidarlo después porque ese no es su trabajo”, lamenta Kracov..


“Antes de las cirugías, se tardaba entre 45 y 90 minutos en expulsar la vejiga de Balius. Ahora tardo cinco minutos, y por lo general duerme mientras lo hago porque está en la parte paralizada de su cuerpo”, concluye el propietario. 

Archivo