AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Síndrome del gato tambaleante, una condición interesante pero inofensiva
Lo ideal es que los gatos con esta afección se mantengan en el interior del hogar.

Síndrome del gato tambaleante, una condición interesante pero inofensiva

La hipoplasia cerebelosa es una afección en la que el cerebelo, la parte del cerebro responsable del equilibrio, no se desarrolla adecuadamente
|

Si bien la mayoría de los gatos son ágiles y elegantes, algunos nacen con una condición rara conocida comúnmente como "síndrome del gato tambaleante", que afecta a su capacidad para mantener el equilibrio. Pero a pesar de la falta de coordinación, estos gatos pueden vivir una vida plena y feliz como cualquier otro. Sobre este asunto, Joseph Mankin, experto neurólogo veterinario de EEUU, detalla esta condición, técnicamente llamada hipoplasia cerebelosa, y cómo los dueños pueden facilitar la vida de los gatos afectados.


“La hipoplasia cerebelosa es una afección en la que el cerebelo, la parte del cerebro responsable de la coordinación y el equilibrio, no se desarrolla adecuadamente”, señala Mankin. “Resulta en gatos que tienen movimientos exagerados de las piernas y la cabeza, ya que esos movimientos normalmente están controlados por el cerebelo”.


El principal signo clínico de esta afección es la ataxia o falta de coordinación. Esto generalmente se observa como un tambaleo al estar de pie o caminar, así como movimientos bruscos de la cabeza al comer o beber. Esta condición no es contagiosa y no se desarrolla con el tiempo; si un gato tiene hipoplasia cerebelosa, estará presente desde el nacimiento, según explica el experto


La causa más común es una infección en el útero con el virus de la panleucopenia felina”, apunta Mankin. “El virus ataca el cerebelo en desarrollo, lo que da como resultado un cerebelo que no puede formarse correctamente”.


Si un gato sin hipoplasia cerebelosa repentinamente se tambalea o muestra falta de equilibrio, o si un gato con la afección tiene síntomas que empeoran de lo normal, debe ser examinado por un veterinario, ya que es muy probable que haya otro factor que cause el problema. Si bien esta afección no tiene tratamiento ni cura, “por lo general no causa efectos graves o dañinos en los gatos”.


Estos gatos pueden tener vidas largas y saludables, “solo se observan movimientos raros cuando caminan. A medida que crecen, pueden aprender a compensar su disfunción cerebelosa y, aunque sus signos clínicos no desaparecerán, pueden mejorar mucho”.


Asimismo, salvo algunos pequeños cambios en su entorno, el experto indica que los gatos con hipoplasia cerebelosa generalmente no necesitan ningún medicamento ni cuidados adicionales.


“Lo ideal es que estos gatos se mantengan en el interior del hogar y en un lugar donde sea menos probable que se caigan o se lastimen”, matiza Mankin.


En general, la hipoplasia cerebelosa no es nada que temer, e incluso “puede verse como un rasgo entrañable de estos gatitos descoordinados”. Siempre que el propietario esté dispuesto a estar atento a los peligros y sea paciente con un gato que se mueve un poco más lento que la mayoría, el "síndrome del gato tambaleante no debería tener un impacto negativo en su vínculo con su amigo felino”.

Archivo