AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Impacto del calentamiento global en el estrés térmico de los osos polares
Se estima la desaparición de hasta el 80 % de la población de osos polares dentro de 80 años.

Impacto del calentamiento global en el estrés térmico de los osos polares

El oso polar es una especie icónica del Ártico, y puede considerarse “el canario en la mina de carbón”, en cuestiones de calentamiento global
|

En términos de medio ambiente, una de las principales crisis que existe actualmente es el cambio climático causado por el hombre. El informe sobre la brecha de emisiones de las Naciones Unidas de 2021 muestra que al mundo va en camino hacia un aumento de la temperatura global de 2,7 °C para fines de siglo. Esto conduciría a cambios catastróficos en el clima de la Tierra y a impactos potencialmente catastróficos en las especies silvestres y sus hábitats.


La temperatura en la Estación Meteorológica Vostok, en la parte central de la Antártida, en marzo normalmente tiene un promedio de -53°C, pero entre el 16 y el 20 de marzo de 2022, la temperatura ha sido, en promedio, 35°C más cálida, llegando a -18°C el 17 de marzo. Fruto de estas temperaturas récord, la plataforma de hielo del congrio, de 1.100 km cuadrados, sufrió un derrumbe. Este tipo de situaciones, según los expertos, podrían elevar el nivel del mar e inundar las comunidades costeras.


La capacidad para predecir, y tal vez mitigar, hasta qué punto estas diversas presiones afectarán la capacidad de supervivencia de los individuos, las especies y los ecosistemas a largo plazo depende de la comprensión de sus procesos fisiológicos para vivir y adaptarse a estos entornos cambiantes.


Una de las especies que sufre este estrés térmico es el oso polar (Ursus maritimus), una especie icónica del Ártico y puede considerarse un "canario en la mina de carbón", muy importante cuando se trata del impacto del cambio climático en la supervivencia a largo plazo de una especie. Evaluada por última vez en 2015, la Lista Roja de la UICN enumera a los osos polares como vulnerables, y el cambio climático es su principal amenaza.


Los osos polares dependen de la presencia de hielo marino para buscar comida, y necesitan las reservas de energía de su cuerpo durante el retiro del hielo marino en las temperaturas más cálidas del verano. El drástico calentamiento del Ártico como consecuencia del cambio climático global ha provocado la pérdida de hielo marino y la prolongación de los ayunos de verano, lo que ha disminuido la condición corporal, la reproducción, la supervivencia y la abundancia en algunas subpoblaciones, y se esperan tendencias similares en todo el Ártico a medida que continúa la pérdida de hielo.


La pérdida de hielo marino también ha resultado en la fragmentación del hábitat y la pérdida de diversidad genética en algunas poblaciones de osos polares. Fruto de este impacto, se estima que resultará en la desaparición de hasta el 80 % de la población de osos polares dentro de 80 años.


Con el fin de estudiar cómo el ambiente cálido puede afectar a la fisiología de los osos polares a través de los costes de termorregulación necesarios para evitar la hipertermia, y predecir con precisión los efectos fisiológicos directos del cambio climático en esta especie, un equipo de investigadores ha llevado a cabo un estudio utilizando osos polares de zoológicos.


El objetivo de los científicos fue identificar el umbral de temperatura ambiente superior que desencadena un aumento agudo de cortisol, en respuesta a los mayores costes de termorregulación en los osos polares. Para llevar a cabo el estudio, se recolectaron muestras fecales de 25 osos polares alojados en 11 instalaciones zoológicas en América del Norte.


TEMPERATURA AMBIENTE Y HUMEDAD


Se evaluaron los efectos de la temperatura ambiente, el sexo, el grupo de edad (juvenil, adulto, anciano), la estación reproductiva y la humedad, sobre las concentraciones de metabolitos de cortisol fecal (FCM) de 8439 muestras.


Las temperaturas ambientales se clasificaron en cinco categorías diferentes: <5 °C, 6–10 °C, 11–15 °C, 16–20 °C y >20 °C.


Tras analizar las muestras, los autores descubrieron que la temperatura ambiente y la humedad tuvieron un efecto significativo en las concentraciones de FCM con un efecto significativo del sexo, edad y época reproductiva. En este aspecto, hubo un aumento significativo en las concentraciones de FCM asociado con temperaturas ambientales superiores a 20 °C en osos polares adultos.


A raíz de los datos obtenidos, “nuestros resultados indican que puede haber una mayor producción de cortisol en osos polares adultos asociada con costes de termorregulación a temperaturas ambientales superiores a 20 °C, incluso con demandas de actividad reducidas”.


En la naturaleza, “es probable que estos mayores costes de termorregulación asociados con temperaturas más cálidas contribuyan al impacto negativo del cambio climático en la fisiología del oso polar, además de los severos costes de energía asociados con la pérdida de oportunidades de caza en el hielo marino”.


En resumen, “dada la multitud de factores estresantes a los que están expuestos los osos polares salvajes con el cambio climático, incluidos los desafíos de termorregulación, la gestión de los osos polares salvajes debe adaptarse para reflejar los cambios en curso en su hábitat, incluido el aumento de los costes de termorregulación”.

Archivo