AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Las ventajas de la castración médica en perros para ayudar a tomar una decisión
Ana cuevas, propietaria de Gru, un perro mestizo de border collie.

Las ventajas de la castración médica en perros para ayudar a tomar una decisión

Observar los resultados de la castración médica puede servir de base frente a la toma de decisión hacia una castración quirúrgica definitiva
|

Virbac, empresa especializada en salud animal, ha colaborado con el CAWEC (Companion Animal Welfare Education Centre), situado en la Facultad de Veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona, para la realización de un estudio con el objetivo de evaluar el efecto de la castración médica mediante un implante de deslorelina sobre la conducta de marcaje con orina y sobre el comportamiento en general en el perro macho.


Una de las participantes en el estudio ha sido Ana Cuevas, propietaria de Gru, un perro mestizo de border collie. Cuevas cuenta que decidió sumarse al estudio ya que su perro tenía “muchos problemas de marcaje”, además de que gruñía y “tenía un problema de agresividad. De cachorrito era miedo, pero se fue incrementando hasta ser agresividad con otros perros y personas”.


La propietaria confiesa que no conocía la opción de la castración médica, “mi veterinario solo me planteaba siempre la opción quirúrgica”.


Al inicio del estudio, los animales se dividieron en dos grupos. A un grupo se le administró el correspondiente implante de deslorelina, mientras que otro recibió un implante placebo. En este aspecto, comenta que sabía de la existencia de los dos grupos, pero que “no sabía en que grupo se encontraba mi perro”. No fue hasta el final del estudio hasta que “nos dijeron en que grupo se encontraba el perro, más que nada para no influir en nuestra percepción”.


Durante el desarrollo de la investigación, la propietaria explica que “las dos primeras semanas noté como mi perro incrementaba mucho la agresividad”. Esto es debido a que la unión de la deslorelina a los receptores de GnRH inicialmente desencadena un incremento de los niveles de FSH y LH. Esta es la razón por la que se produce un aumento transitorio de la testosterona plasmática inmediatamente después de la implantación, lo que puede provocar un incremento temporal de estas conductas no deseadas. Esto se conoce como efecto "flare-up" y dura aproximadamente 2 semanas después de la colocación del implante. “Después, a las 8 semanas más o menos, ya notamos como bajaba esta agresividad. Incluso disminuía muchísimo los marcajes, llegando a casi no marcar durante el paseo”.


Cuevas supo, al finalizar el estudio, que su perro estaba en el grupo del implante de deslorelina. Tras obtener dicha información, la propietaria de Gru se mostró encantada con los resultados. “Tras ver los resultados que da la castración médica y viendo que había disminuido mucho el tema de los marcajes y de la agresividad, he decidido castrarlo quirúrgicamente”.


“Hasta ahora no había decidido castrar quirúrgicamente a mi perro, más que nada por el miedo que tenía a que empeorara su comportamiento, o simplemente se mantuviera igual”, comenta. Por tanto, “después de participar en este estudio y ver que el implante ha hecho que mi perro mejorara en el tema de la agresividad y los marcajes, se puede tomar la decisión de castrarlo definitivamente de modo quirúrgico sin tener ningún riesgo a que el perro empeorase”.


Por último, Cuevas indica, sobre el implante de deslorelina, “que lo recomendaría a todo el mundo, y me hubiera gustado que mi veterinario me lo hubiera recomendado muchísimo antes”. 



Archivo

*}