AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Virus del Nilo: Una localidad de Sevilla en alerta por el incremento de mosquitos
La Fiebre del del Nilo Occidental es una zoonosis causada por determinadas cepas del virus del Nilo Occidental que se transmite por mosquitos.

Virus del Nilo: Una localidad de Sevilla en alerta por el incremento de mosquitos

La localidad sevillana de Puebla del Rio ha solicitado ayuda urgente debido al incremento del número de mosquitos transmisores detectados por el CSIC
|

La Fiebre del Nilo Occidental (FNO) es una zoonosis causada por determinadas cepas del virus del Nilo Occidental (VNO) que se transmite por mosquitos. Dicho virus se mantiene gracias a un ciclo de transmisión mosquito-ave-mosquito. Los seres humanos y los équidos se consideran huéspedes finales del virus por lo que no transmiten la enfermedad, pero sí que la padecen.


Las aves son consideradas reservorio de la enfermedad, es decir son capaces de mantener el virus sin tener en algunos casos síntoma alguno, jugando un papel muy importante en el mantenimiento y diseminación del virus.


Para tratar de controlar esta enfermedad, desde hace años existe el Plan de Vigilancia frente al FNO, siendo el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) el encargado de su coordinación. El plan está centrado fundamentalmente en ciertos humedales de España que tienen abundancia de aves migratorias y de mosquitos.


Este plan contempla una vigilancia ‘activa’ de búsqueda del virus en aves (tanto silvestres como domésticas “centinelas”), en mosquitos, y en équidos centinela de la zona. Pero también una vigilancia ‘pasiva’ ante cualquier sospecha de enfermedad y/o mortandad en estas aves silvestres y en los équidos.


En 2020, como consecuencia de un brote de la enfermedad detectado en Andalucía y Extremadura, el plan centró su esfuerzo en determinar si el virus se transmitía en las zonas urbanas y conocer cuáles eran las especies de mosquitos y aves implicadas.


Los datos confirmaron que el virus se había transmitido en el interior de los pueblos de Coria del Río, Puebla del Río y Palomares del Río y que las principales transmisoras fueron dos especies autóctonas de mosquitos: Culex perexiguus y Culex pipiens.


En la actualidad, una de esas localidades, Puebla del Río, vuelve a encontrarse en el epicentro del plan de prevención de la FNO debido al incremento del número de mosquitos.


Gracias a los estudios llevados por el equipo de investigadores de la Estación Biológica de Doñada-CSIC, que trabaja desde hace años con poblaciones de mosquitos de la zona para determinar cómo afectan el clima y el ambiente en su distribución y abundancia, así como en las enfermedades que pueden transmitir, se ha observado un aumento de mosquitos transmisores del virus en la localidad sevillana.


Ante esta circunstancia, según recoge El Correo Web, el Ayuntamiento de La Puebla del Rio ha solicitado ayuda urgente a la Junta de Andalucía para solucionar la situación y evitar que los vecinos de la localidad puedan contraer la enfermedad.


Entre las medidas llevadas a cabo, se ha implantado el tratamiento regular contra larvas y adultos en los imbornales municipales, fumigación contra los mosquitos adultos en zonas urbanas de parques y jardines, así como la colocación de refugios para murciélagos en distintos puntos de la localidad.


CONTAGIOS EN HUMANOS Y ÉQUIDOS


A pesar de la situación, a día de hoy, todavía no existe ningún caso confirmado este año de la enfermedad en humanos, puesto que las informaciones de hace unas semanas sobre un paciente presuntamente infectado por el virus, resultó ser finalmente un falso positivo.


En este sentido, para evitar el contagio, las autoridades recomiendan emplear medidas de prevención para evitar las picaduras de mosquitos como telas mosquiteras en ventanas y puertas; intentar no permanecer al aire libre entre el atardecer y el amanecer; procurar dejar la luz apagada; seguir diariamente una correcta higiene corporal; evitar los perfumes intensos; usar ropa que cubra lo máximo posible la piel y sacudirla antes de usarla si se ha tendido en el exterior; y hacer un uso adecuado de los repelentes, siguiendo estrictamente las recomendaciones sobre el modo y frecuencia de uso descritos por el fabricante. Si se usa crema para el sol, hay que aplicarla primero, dejar absorber durante veinte minutos y, entonces, aplicar el repelente de mosquitos.


Si bien, en cuanto a équidos se refiere, el Laboratorio Central de Veterinaria (LCV) de Algete confirmó hace unas semanas, el primer resultado serológico positivo a Fiebre del Nilo Occidental (FNO) en este año en un équido centinela ubicado en el municipio de Tarifa, provincia de Cádiz, que mostró seroconversión frente al virus de la FNO en la toma de muestras efectuada en el mes de junio, con resultado positivo por ELISA de IgM.

Archivo

*}