AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
¿Se está diagnosticando correctamente la infección por Bartonella en perros?

¿Se está diagnosticando correctamente la infección por Bartonella en perros?

Un estudio ha evaluado la precisión de las pruebas para la infección por Bartonella en perros
|

Un estudio dirigido por Erin Lashnits, de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Wisconsin-Madison, proporciona nuevos conocimientos sobre la mejor manera de diagnosticar la infección por Bartonella en perros, una enfermedad común transmitida por pulgas que está relacionada con infecciones cardíacas, inflamación de órganos y otras dolencias.


Los investigadores evaluaron la precisión clínica de seis pruebas de diagnóstico diferentes para la infección por Bartonella en perros. Descubrieron que las pruebas más utilizadas tenían una sensibilidad muy baja, lo que puede dar lugar a resultados falsos negativos. Al mismo tiempo, un método de prueba menos común fue muy preciso.


Los resultados, publicados en la revista Pathogens, podrían ayudar a mejorar las técnicas de diagnóstico aplicables tanto a los animales de compañía como a las personas, ya que el diagnóstico definitivo de la infección por Bartonella en pacientes veterinarios y humanos sigue siendo un desafío. Lashnits indica que los hallazgos abordan “una gran pregunta abierta en la medicina veterinaria”.


Actualmente no existe una prueba estándar de oro para Bartonella en perros, ni había previamente una estimación precisa de la sensibilidad y especificidad clínicas de muchas de estas pruebas. Estas limitaciones han dificultado que los médicos veterinarios interpreten los resultados de las pruebas, que los epidemiólogos saquen conclusiones adecuadas sobre las tendencias poblacionales en torno a la infección por Bartonella en perros o que los científicos expliquen los modos y rutas de transmisión.


“Una comprensión clara de la precisión de las pruebas de uso común para Bartonella ha sido una gran brecha en el diagnóstico”, asegura Lashnits, certificada en medicina interna de pequeños animales. “La falta de una prueba estándar de oro limita nuestra capacidad en el campo veterinario para estimar con precisión la incidencia o prevalencia de la infección por Bartonella en perros”.


La bacteria Bartonella se ha asociado históricamente con la enfermedad por arañazo de gato, aunque es solo una de las muchas afecciones agudas o crónicas causadas por numerosas especies de Bartonella. Las bacterias se encuentran en todo el mundo tanto en personas como en animales. Los animales pueden infectarse con Bartonella a través de la exposición a pulgas y potencialmente garrapatas, que son vectores naturales de la bacteria, o mediante la exposición a gatos o animales salvajes que deambulan libremente y las pulgas que esos animales pueden portar.


ESTUDIO


Para este estudio retrospectivo, el equipo de investigación comparó los resultados de las pruebas de diagnóstico de Bartonella en muestras clínicas almacenadas de 90 perros con hemangiosarcoma natural, un cáncer de los vasos sanguíneos. Utilizaron dos métodos diferentes para analizar cómo se desempeñaban las diferentes pruebas en dos métricas clave: sensibilidad y especificidad.


La sensibilidad es la capacidad de una prueba para identificar correctamente a los pacientes con una enfermedad, por lo que una alta sensibilidad significa que hay pocos resultados falsos negativos y, por lo tanto, se pasan por alto menos casos de enfermedad. La especificidad es la capacidad de una prueba para identificar correctamente a los pacientes sin la enfermedad.


Los investigadores encontraron que realizar la reacción cuantitativa en cadena de la polimerasa (qPCR), una técnica de laboratorio que detecta moléculas de ADN específicas, en este caso genes de Bartonella, en muestras de biopsia de tejido recién congeladas proporcionaba la mayor precisión diagnóstica, con alta sensibilidad y especificidad. Este es un descubrimiento importante, señala Lashnits, porque este no es un tipo de muestra que los médicos realizarían de forma rutinaria.


Por el contrario, las pruebas de qPCR en sangre y de anticuerpos fluorescentes indirectos (IFA), que los veterinarios suelen utilizar para diagnosticar la infección por Bartonella, tenían una sensibilidad extremadamente baja con una especificidad solo moderada. La baja sensibilidad significa que es más probable que las pruebas proporcionen resultados falsos negativos, incluso cuando los perros están realmente infectados.


“La IFA y la PCR en sangre son las dos pruebas más utilizadas para diagnosticar Bartonella en perros, por lo que es importante que los médicos recuerden que los resultados negativos en estas pruebas no descartan la infección por Bartonella”, advierte la experta. “De hecho, en este estudio, todos menos dos de los 56 perros clasificados como infectados con Bartonella tuvieron resultados negativos tanto en la IFA como en la PCR en sangre”.


Al equipo le gustaría realizar un análisis similar de la precisión diagnóstica de las pruebas de Bartonella utilizadas en la medicina humana. Si bien algunas pruebas de diagnóstico están bien estudiadas en ciertas manifestaciones de bartonelosis en personas, persiste la incertidumbre con respecto a la precisión de otras pruebas, particularmente en pacientes con síntomas crónicos y presentaciones de enfermedades atípicas.


Los investigadores esperan que la información de este estudio más reciente ayude a los veterinarios a diagnosticar la infección por Bartonella en los pacientes y ayude a los investigadores en epidemiología veterinaria a caracterizar mejor la frecuencia, el patrón y las causas o factores de riesgo de la infección por Bartonella en los perros.


Las manifestaciones clínicas y las secuelas de la infección por Bartonella en perros aún se están investigando. El primer caso de infección por Bartonella en un perro se documentó en la década de 1990, "por lo que aún queda mucho trabajo por hacer", según Lashnits.


La presentación mejor descrita en perros es la endocarditis, una infección de una válvula cardíaca. Se estima que Bartonella representa del 15 al 30 por ciento de todos los casos de endocarditis en perros. La infección por Bartonella en perros también puede provocar inflamación en varios órganos, especialmente el hígado y los ganglios linfáticos, y enfermedades más raras de los vasos sanguíneos. También hay alguna evidencia de que la infección está relacionada con el hemangiosarcoma, la enfermedad que afecta a los perros en el nuevo estudio, que Lashnits está investigando actualmente en colaboración con investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.


“En última instancia, si podemos usar estas técnicas de diagnóstico para diagnosticar y tratar la infección por Bartonella en forma temprana, es posible que podamos prevenir las consecuencias poco conocidas de la infección crónica tanto en perros como en humanos”, señala Lashnits.

Archivo

*}