AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Nuevo estudio apunta al origen zoonótico del SARS-CoV-2 y no al “escape de laboratorio”
Desde los primeros informes en diciembre de 2019 en Wuhan, China, ha habido gran interés en comprender cómo surgió el SARS-CoV-2.

Nuevo estudio apunta al origen zoonótico del SARS-CoV-2 y no al “escape de laboratorio”

​Miguel Ángel Jiménez, virólogo y profesor de investigación en el CISA-INIA, analiza un nuevo artículo publicado sobre el origen del SARS-CoV-2
|

Un nuevo artículo sobre el origen del SARS-CoV-2, todavía en preprint, acaba de publicarse. El artículo, elaborado por expertos de diferentes partes del mundo como EEUU, China, Austria, Australia o Reino Unido, entre otros, ha sido analizado por Miguel Ángel Jiménez Clavero, virólogo y profesor de investigación en el Centro de Investigación en Sanidad Animal (CISA) del INIA (Instituto Nacional De Investigaciones Agrarias).


Desde los primeros informes de un nuevo coronavirus similar al SARS en diciembre de 2019 en Wuhan, China, ha habido un gran interés en comprender cómo surgió el SARS-CoV-2 en la población humana. El debate reciente se ha unido en torno a dos ideas en competencia: un escenario de "escape de laboratorio" y una emergencia zoonótica. En este estudio, los autores revisan críticamente la evidencia científica actual que puede ayudar a aclarar el origen del SARS-CoV-2.


El virólogo español explica que el artículo tiene en primer lugar un análisis espacio-temporal de los primeros casos y un análisis filogenético de las primeras secuencias disponibles. “En el análisis filogenético vemos dos linajes claramente diferenciados ya en las primeras semanas. Eso es difícil de explicar por escape de laboratorio, y más bien apunta a más de un evento de "spillover" de animal a humano”. Primer punto para Jiménez Clavero que inclina la balanza hacia una zoonosis y no hacia un “escape de laboratorio”.



Asimismo, señala que “el análisis espacio-temporal destaca que el surgimiento de casos se agrupa en torno a los mercados "húmedos" y no al laboratorio del WIV (Instituto de Virología de Wuhan)”. Otro aspecto a sumar hacia la teoría del origen animal.


Por otra parte, en el estudio uno de los párrafos resalta que “ninguno de los tres coronavirus conocidos más similares al SARS-CoV-2 han estado nunca en el WIV. El RaTG13 (menos cercano) si, pero no es su ancestro, ni natural ni artificialmente”.



Jiménez Clavero también resalta que “el "gap" genético (4 %) entre los CoVs más similares al SARS-CoV-2 es normal, pues las "formas de transición" que pudieran haber dado lugar a éste normalmente tendrían poco éxito evolutivo y desaparecerían. De hecho, para otros muchos virus esas formas son también desconocidas”.


Si bien hay incidentes en laboratorios que han podido dar lugar a brotes de enfermedad, siempre han sido asociados a virus conocidos, en trabajos sostenidos en el tiempo con cultivos altamente concentrados, algo que no sucedía en el WIV con ningún virus parecido al SARS-CoV-2. El riesgo de escape asociado a la secuenciación de muestras víricas (la mayor parte del trabajo del WIV en este tipo de virus era de esa naturaleza) es negligible ya que las muestras se inactivan previamente a analizarlas”, añade.


Por otro lado, el estudio, del que se hace eco el virólogo español, remarca que los datos de seguimiento clínico, analítico y epidemiológico del personal del WIV (incluyendo el del equipo de la Dra Zheng-Li) descartan que hubiera ninguna infección por virus relacionados con el SARS-CoV-2 antes de diciembre de 2019.


Otro aspecto que parece aclarar el origen animal del virus es que “no hay rastro en el WIV de actividad alguna de experimentos de "ganancia de función" con virus similares al SARS-CoV-2, que en aislamiento convencional pierden un sitio clave, lo que obliga a desarrollar genética reversa, de lo cual tampoco hay rastro. No solo no hay rastro, sino que tampoco hay lógica alguna: de hacer ese tipo de experimentos, no se emplearía un virus desconocido hasta el momento, precisamente por carecerse de conocimientos básicos sobre él”, comenta Miguel Ángel Jiménez Clavero.


Además, los autores del estudio cuentan que “suponiendo un escape de cualquier tipo antes de diciembre de 2019, no tendría sentido haber ocultado estas investigaciones”.



El virólogo también destaca del estudio que la teoría de que el virus está “manipulado” para “humanizarlo” no tiene sentido, ya que “durante la pandemia el virus ha ido "afinando" su dominio de unión al receptor ACE-2 mediante mutaciones”.


“Además, SARS-CoV-2 es bastante "generalista", ya que es capaz de infectar no solo a humanos, sino a un buen número de especies de mamíferos, con lo cual eso de que esta "pre" adaptado a humanos no tiene ningún sentido”, añade.



Por ello, concluye que “la explicación más plausible es el origen zoonótico del virus, que gana por goleada a la alternativa del escape, que de hecho, cuenta con 0 ("cero") evidencias en su favor”.

Archivo

*}