AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La terapia de Yodo Radioactivo consigue una curación del 95 % de gatos con hipertiroidismo
Terapias como la de yodo radioactivo consiguen resolver esta patología hasta en el 95 % de los casos.

La terapia de Yodo Radioactivo consigue una curación del 95 % de gatos con hipertiroidismo

Hasta un 10 % de los gatos pueden llegar a sufrir hipertiroidismo, siendo la enfermedad endocrina más frecuente en gatos adultos. Un aumento del apetito y la pérdida de peso son algunas de las señales de esta patología en los felinos
|

Según la Asociación Americana de Veterinarios Felinos, el hipertiroidismo es la enfermedad endocrina más frecuente en gatos adultos con una prevalencia estimada del 10 %. A pesar de que el manejo de esta enfermedad suele realizarse mediante fármacos dado que se trata de una patología crónica, la posibilidad de curar dicha patología actualmente existe gracias a las terapias avanzadas que ofrece la medicina nuclear. En este sentido, la terapia con yodo radioactivo puede conseguir la curación del 95 % de los gatos que viven con hipertiroidismo.


“El tratamiento con yodo radiactivo es la terapia más segura y eficaz contra el hipertiroidismo felino con la que contamos en la medicina veterinaria especializada hasta la fecha”, explica Jordi Puig, especialista diplomado americano y europeo en Medicina Interna y corresponsable del departamento de Medicina Interna de AniCura Ars Veterinaria Hospital Veterinari (Barcelona). “De hecho, a diferencia de las terapias mediante fármacos orales o dietas especiales, el tratamiento con yodo radiactivo es el tratamiento de carácter curativo con mejores garantías frente a esta afección”, comenta el experto.


El funcionamiento del tratamiento se basa en la administración subcutánea del yodo radiactivo (I-131) que se concentra en las células foliculares tiroideas hiperactivas incorporándose a la tiroglobulina. El isótopo I-131 emite rayos gamma y partículas beta, cuyos efectos ionizantes son los responsables de la destrucción de las células hiperactivas. Según el veterinario, “el tejido tiroideo atrófico no concentra el yodo y sólo el tejido tiroideo hiperactivo funcional es afectado por el tratamiento. Por lo que el yodo que no se concentra en la glándula tiroides se elimina a través de la orina y heces”.


Durante el período de hospitalización, no se puede manipular en exceso al paciente sin estar expuestos a altos niveles de radioactividad. Por este motivo, el estado de salud general del paciente debe ser óptimo para poder ser candidato a este tipo de tratamiento. En este sentido, los gatos deben permanecer hospitalizados en una instalación adaptada de aislamiento de 2 a 7 días después de la inyección dependiendo de los niveles de radiación. Una vez dado de alta el paciente, es importante tener una serie de precauciones especiales durante dos semanas: “la mascota no puede dormir con los propietarios y los residuos del arenero hay que guardarlos de forma controlada, cerrada y aislada dentro de la casa las 2 semanas de restricciones para reducir la radioactividad”, advierte Jordi Puig.


La terapia de yodo radiactivo exige un alto grado de especialización, este servicio requiere de una certificación para poder ofrecerlo. AniCura Ars Veterinaria Hospital Veterinari está acreditado por el Consejo de Seguridad Nuclear para la administración de yodo radiactivo y cuenta con un equipo de profesionales especializados en el cuidado de este tipo de pacientes durante su hospitalización.


SIGNOS DEL HIPERTIROIDISMO EN GATOS


El hipertiroidismo felino es una patología muy frecuente que afecta a los gatos de avanzada edad, que está causada por una producción excesiva de hormonas en la glándula tiroides, que se sitúa en el cuello. En la gran mayoría de casos, la causa del hipertiroidismo es la presencia de un crecimiento benigno de la glándula tiroidea, mientras que un pequeño número de casos presentan un tumor tiroideo maligno. Esta afección puede provocar que el felino esté más activo, coma y beba más, pero también que pierda peso y empeore la salud de su pelo. Además, un aumento del apetito, de la ingesta de agua y un incremento de la orina son algunas de las señales de esta patología en los felinos.


Hasta la fecha, la terapia con yodo radioactivo es el tratamiento recomendado para el hipertiroidismo felino por su efectividad y seguridad. Y, aunque esta patología sí tiene cura, sin tratamiento puede llegar a tener graves consecuencias para la calidad de vida y el bienestar de los felinos. “Tratar precozmente esta afección es muy importante, por ello, es fundamental acudir al veterinario si se sospecha que el felino está enfermo”, concluye Jordi Puig.

Archivo

*}