AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Veterinarios denuncian la falta de vehículos oficiales para realizar los controles sanitarios
José Fernández Romojaro, presidente del Sindicato Veterinario Profesional de Asturias.

Veterinarios denuncian la falta de vehículos oficiales para realizar los controles sanitarios

La vigilancia sanitaria y asesoramiento facultativo en cuestiones críticas como las medidas COVID-19 en hostelería, geriátricos, colegios o peluquerías, y toda la seguridad alimentaria, están prácticamente paralizadas por una disfunción burocrática, aseguran desde Sivepa
|

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) se ha reunido con los responsables de Sanidad de PSOE, Podemos, Ciudadanos y VOX, y tiene previsto hacerlo esta semana con PP, IU Y FORO Asturias para denunciar que, ante la sorpresa de estos sanitarios del Servicio de Seguridad Alimentaria y Sanidad Ambiental de la Consejería de Salud del Principado de Asturias y al parecer, a consecuencia de una disfunción burocrática entre la Dirección General de Función Pública y la Consejería de Salud, el pasado día 20 de mayo cerca del 60 % de los coches oficiales fueron retirados del servicio por haber finalizado el contrato de “leasing” o arrendamiento que les correspondía, "sin ni siquiera haberse resuelto el concurso público para la adjudicación del siguiente contrato", denuncian.


Como consecuencia, explican que un total de 67 facultativos cuyo trabajo requiere de vehículo oficial, incluidos 7 veterinarios contratados últimamente para reforzar el control de medidas COVID-19, dispondrán únicamente de 12 coches durante un periodo previsto de casi medio año.


“Cuestiones urgentes como las alertas alimentarias, la atención de mataderos, o la toma de muestras, ya acaparan la mayor parte de esta raquítica flota, bloqueando el resto de controles”, explican en un comunicado.


Así, en la práctica, esto los sitúa en un punto muerto en unos momentos absolutamente críticos para el control de la transmisión de la COVID-19 a nivel de calle, además de impedirles realizar otros importantísimos controles y asesoramientos sanitarios que les competen.


Algunos de los ejemplos más significativos de la importancia para la protección de la salud pública de las labores que realizan son, en el caso de los médicos veterinarios, todas las medidas de control frente a la transmisión de la COVID-19 en la hostelería, supermercados, colegios o residencias geriátricas, entre otros lugares críticos. Asimismo, todo el control de la seguridad alimentaria en todo tipo de negocios, desde mataderos hasta fabricantes de envases alimentarios, pasando por hostelería, fábricas de conservas, comedores sociales, lonjas, etc., las tomas de muestras oficiales de alimentos y las actuaciones urgentes ante alertas alimentarias.


Además, apuntan que la situación afecta igualmente a los farmacéuticos, que se encargan de todo el control de las medidas COVID-19 en centros de tatuaje y bronceado, peluquerías o playas, de la sanidad del agua de consumo de toda Asturias, del control de legionelosis en todo tipo de establecimientos críticos, desde residencias de ancianos a hospitales, de todo el control de biocidas y del control sanitario de playas y campings cara al verano, etc.

Archivo

*}