AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La OIE lamenta el poco peso del veterinario en la gestión de la COVID-19
Monique Eloit, directora general de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

La OIE lamenta el poco peso del veterinario en la gestión de la COVID-19

La ausencia de un enfoque multidisciplinar, así como la escasa inclusión de la veterinaria en los planes de salud, son algunos de los problemas a solucionar en las futuras crisis, según la OIE
|

Durante su Asamblea General, del 24 al 28 de mayo de 2021, la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés) uno de los temas que han tratado las autoridades ha sido la relación de los veterinarios y la COVID-19.


El mensaje principal que la OIE ha transmitido, es que quiere dar más relevancia a la salud de la vida silvestre en sus actividades. En particular, considera que se debe “mejorar la capacidad de los miembros de la OIE para gestionar el riesgo de aparición y transmisión de patógenos en la vida silvestre, teniendo en cuenta la protección de la vida silvestre". Asimismo, destaca la necesidad de “apoyar a los miembros de la OIE en la mejora de sus sistemas de vigilancia, detección temprana, notificación y gestión de enfermedades de los animales salvajes”.


Por otra parte, sobre el supuesto origen de la pandemia en la vida silvestre, la opinión internacional se ha centrado en el papel del comercio de vida silvestre como factor de riesgo de brotes de enfermedades. Pero la OIE no apoya las propuestas de prohibición total, optando por su regulación.


“Las estrategias para reducir los riesgos de enfermedades asociados con el comercio de vida silvestre deben equilibrarse cuidadosamente para evitar consecuencias dañinas indeseables. Además, hay una falta de evidencia concluyente sobre la relación entre el comercio de vida silvestre y los brotes de enfermedades, por lo que la OIE opina que las estrategias de mitigación de riesgos deben ir acompañadas de más investigación, monitoreo y evaluación de impacto”, han recomendado.


VETERINARIOS EN LOS SISTEMAS NACIONALES DE SALUD


Por otra parte, la pandemia ha confirmado que los veterinarios, públicos y privados, son imprescindibles en la gestión de la vida silvestre. Sin embargo, la asociación ha lamentado que se carezca de un marco normativo que les permita abordar adecuadamente los problemas de salud de la vida silvestre.


Además, según la OIE, está claro que, si bien los sistemas veterinarios tienen la responsabilidad de la salud de la vida silvestre, a menudo no son los principales referentes de estas cuestiones. Recientemente, el presidente de la Organización Colegial Veterinaria (OCV), Luis Alberto Calvosolicitaba una mayor presencia de los veterinarios en la conservación de ecosistemas y fauna silvestre. Calvo resaltó el papel de los 34.000 veterinarios españoles en materia de sanidad y bienestar animal, salud pública, seguridad alimentaria, investigación y fauna silvestre, “aspecto este último en el que trabajamos para conservar los ecosistemas en condiciones sostenibles, y donde debemos tener también mayor presencia".


Por otro lado, la OIE remarca que “en muchos países existe una falta de colaboración a nivel multisectorial, entre las diferentes áreas clave. La vigilancia y la presentación de informes también podrían mejorarse significativamente mejorando esta colaboración multisectorial”.


Estas situaciones producen que la notificación de enfermedades de los animales salvajes a la OIE por parte de sus miembros siga siendo un punto débil. “La escasa notificación podría revertirse simplificando las obligaciones de notificación (por ejemplo, consolidando la lista de enfermedades que deben notificarse) y demostrando el valor de los datos de salud de la fauna silvestre recopilados por la OIE”.


Por último, la organización apunta a la escasa inclusión de la profesión veterinaria en los sistemas nacionales de salud pública, como una de las piedras angulares a solucionar de inmediato. Esta situación produce que sea evidente una importante falta de recursos, que limita la posibilidad de actuación de los organismos implicados. “La disponibilidad de recursos también puede deberse al hecho de que la medicina veterinaria a menudo no se incluye en los planes nacionales de gestión de emergencias”, afirman desde la OIE.


"Lexclusión de los servicios veterinarios de las instalaciones multisectoriales es una oportunidad perdida y una debilidad significativa en la resiliencia de Una sola salud", concluyen.

Archivo

*}