AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La escasez de veterinarios pone en riesgo la salud de las mascotas suecas

La escasez de veterinarios pone en riesgo la salud de las mascotas suecas

La crisis en la atención veterinaria sueca corre el riesgo de poner en peligro el entorno laboral y el bienestar animal este verano
|

Se avecina una situación de emergencia en la atención veterinaria sueca este verano cuando varios hospitales y clínicas de animales se vean obligados a limitar sus horarios de apertura y, en algunos casos, cierren por completo las clínicas con servicio nocturno y de fines de semana, debido a la falta de veterinarios y auxiliares.


La Asociación de Veterinarios de Suecia ha informado que la disponibilidad de servicios de cuidado de mascotas en varias partes del país sería muy limitada, lo que puede dar lugar a largos tiempos de espera, desplazamientos largos a las clínicas y, en algunos casos, los animales pueden incluso no recibir una adecuada atención veterinaria.


Además, advierten que los veterinarios, que asumen la responsabilidad práctica de la atención veterinaria, corren el riesgo de sufrir graves problemas en el entorno laboral. Al mismo tiempo, insisten en que el bienestar animal se ve comprometido cuando las opciones de cuidado son limitadas.


Varios hospitales veterinarios que han estado a disposición del cuidado animal, ofreciendo servicio 24 horas, han anunciado que no podrán mantener sus servicios normales este verano, especialmente durante el tiempo de guardia. Esta situación tendrá consecuencias a lo largo de la cadena de atención, ya que la carga aumentará notablemente en los pocos hospitales veterinarios que seguirán abiertos de guardia, así como los centros más pequeños que normalmente cooperan y remiten los casos más graves a los hospitales de guardia.


Ante esta situación, los veterinarios de Suecia se muestran preocupados aumentan a medida que se acercan los meses de verano. Existen dudas sobre si será posible satisfacer la demanda de atención veterinaria este verano o si se verán obligados a negarse a ofrecer sus servicios.


Por ello, recientemente han publicado una oferta de trabajo con la intención de hacer un llamamiento a los veterinarios de otros países. 


Además, también les preocupa la repercusión sobre la percepción de los clientes, ya que se desconoce cómo reaccionarán los dueños de animales, o si las redes sociales o los medios de comunicación tradicionales se harán eco de la insatisfacción y críticas a los veterinarios.


CRÍTICAS A VETERINARIOS EN REDES SOCIALES


Hasta cierto punto, esta situación puede explicarse por la pandemia en curso. Pero la escasez de personal veterinario aseguran que se viene detectando mucho antes de la crisis del coronavirus, "y no hay una respuesta simple y directa sobre cómo lidiar con ella".


La formación de más veterinarios y auxiliares es una medida obvia, y varios grandes empresarios del sector la destacan como una de las soluciones más importantes. Sin embargo, la Asociación de Veterinarios de Suecia explica que una medida aún más importante es abordar los problemas del entorno laboral que han afectado a la industria durante mucho tiempo y que han dado lugar a que cada vez más veterinarios opten por dejar las funciones clínicas. "Se debe ofrecer una recuperación adecuada a quienes están en espera y trabajando en horas de trabajo incómodas", reclaman.


Según cuentan, un problema creciente del entorno laboral es el clima cada vez más duro hacia los veterinarios tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación tradicionales, donde los empleados de los centros y clínicas veterinarias están expuestos a una gran presión, amenazas y odio de gran intensidad, tanto contra las personas como contra la industria en su conjunto, afirman.


La asociación de veterinarios subraya que cada vez recibe más testimonios sobre las presiones y amenazas contra los profesionales debido a las situaciones indeseables que se viven en las clínicas, especialmente sobre los costes de atención y el manejo de los llamados “asuntos de bienestar animal”, donde el veterinario está obligado por ley, a actuar cuando un animal es lastimado y reportarlo a las autoridades responsables para que tomen las medidas correspondientes.


En estos casos, los veterinarios y el resto del personal involucrado son muy vulnerables, y, a menudo, sufren tanto amenazas directas como campañas de acoso en las redes sociales. Esta situación resulta especialmente estresante para el profesional, ya que la historia del dueño del animal puede ser compartida y difundida sin cuestionar, mientras que, como veterinario, y debido a la Ley de confidencialidad, el profesional no puede presentar su propia versión de los hechos.


Se ha demostrado que los acosos y las amenazas son importantes factores que contribuyen al deterioro de la salud mental del personal veterinario. “Es más importante que nunca prestar atención y atacar esta situación ante los desafíos del verano que vienen por delante, ya que la prensa corre el riesgo de aumentar notablemente estos problemas”, explican.


MEDIDAS PARA AFRONTAR LA ESCASEZ DE SERVICIOS VETERINARIOS


En este sentido, se ha propuesto por parte del colectivo veterinario, para poder hacer frente a la situación venidera, que se ofrezca una comunicación clara, abierta y continua sobre los recursos disponibles y el horario de atención para que tanto los dueños de mascotas como los compañeros que quieran derivar un caso puedan informarse sobre dónde y cuándo acudir.


Además, recomiendan llevar a cabo un diálogo claro y sincero sobre los costes sanitarios y lo que los subyace, "es otro factor que debe tenerse en cuenta para evitar malentendidos y conflictos en situaciones de presión".


También solicitan una mayor flexibilidad y una mayor cooperación entre las clínicas pequeñas y grandes para poder gestionar mejor los recursos.


En cuanto a los dueños de mascotas se refiere, se les sugiere disponer de información actualizada sobre las actividades veterinarias disponibles y los servicios de atención de la mascota que se pueden ofrecer en el lugar donde se encuentre.


Además, les instan a que estén preparado para tiempos de espera más prolongados y viajes largos cuando se necesite una atención veterinaria más avanzada. También consideran importante velar por el cuidado de su animal con mucha anticipación y trabajar en la medicina preventiva, acudiendo al especialista al menor síntoma.


Comuníquese con un veterinario para obtener asesoramiento en una etapa temprana si se sospecha la enfermedad. Actualmente hay una serie de servicios digitales que se pueden utilizar para asesorar en asuntos no urgentes”, comentan los veterinarios.


Finalmente, “nos gustaría pedir comprensión, paciencia y compasión por todos los veterinarios, auxiliares y resto del  personal que trabajará más duro que nunca este verano para mantener los servicios en todo el país”, concluyen.

Archivo

*}