AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
¿Promueve YouTube el comercio de "mascotas" exóticas?
Han analizado la respuesta del público a vídeos de YouTube donde estaban involucrados animales salvajes y exóticos.

¿Promueve YouTube el comercio de "mascotas" exóticas?

​“El hecho de que las interacciones con animales salvajes y su tenencia en cautividad se perciba como algo positivo, tanto para los animales como para las personas, es algo muy peligroso”, advierten desde FAADA
|

Un estudio realizado por la Universidad de Adelaida, Australia, y del que se hace eco Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), ha analizado la respuesta del público a los vídeos más populares de YouTube donde estaban involucrados animales salvajes y exóticos.


El objetivo del estudio fue, por un lado, explorar la percepción que tiene el público sobre los felinos exóticos salvajes y varias especies de primates en los vídeos más populares de Youtube; y, por otro, investigar las variaciones de esta percepción a lo largo del tiempo, del estado de conservación y de la interacción con otras especies. 


Se analizaron vídeos con más de 1 millón de visitas, publicados entre 2006 y 2019, donde aparecían felinos salvajes y diferentes especies de primates, lo que corresponde a un total de 346 vídeos. Entre los felinos, las especies que más aparecían en los vídeos eran los tigres, los leones y los guepardos. En cuanto a los primates, los protagonistas fueron los cercopitecos verdes, los monos capuchinos y los macacos. Asimismo, en el 90 % de los vídeos seleccionados para el estudio había interacciones entre los animales salvajes y los humanos; y en el 18 % aparecían interacciones entre los animales salvajes y otras especies de animales domésticos, en la mayoría de las ocasiones con perros.


En los vídeos se daban generalmente dos situaciones opuestas: o bien había elementos de agresión o de miedo hacia los animales, algo que provocaba reacciones negativas en el público; o bien, eran situaciones donde los animales estaban aparentemente tranquilos y sin miedo. Cuando no había elementos de agresión o de miedo en el vídeo, es decir, que estos animales se estaban utilizando para el entretenimiento individual o porque sus dueños los trataban como si fueran su "mascota", los sentimientos más comunes de las personas que vieron el vídeo fueron positivos. El público observaba estas interacciones directas entre animales salvajes y personas como beneficiosas.


Desde FAADA comentan que “el hecho de que las interacciones con animales salvajes y su tenencia en cautividad se perciba como algo positivo, tanto para los animales como para las personas, es algo muy peligroso”.


En este sentido, explica que por un lado, “estas reacciones sugieren que el público está muy poco informado sobre las necesidades y el bienestar de las especies salvajes; por otro lado, se está normalizando el mantenimiento en cautividad de estos animales como "mascotas", lo que se traduce, directamente, en el aumento del comercio de dichas especies, con todas las consecuencias negativas que esto comporta para el animal y para su hábitat; y por último, a través de estos vídeos, se niega el riesgo de transmisión de enfermedades desde los animales a los humanos, conocido como zoonosis, que puede provocar un riesgo para la salud pública”.


Tanto la desinformación, como el peligro del mascotismo, como los riesgos de zoonosis, ponen de manifiesto la urgencia por extender el conocimiento sobre el origen y las características de las diferentes especies de animales salvajes y las consecuencias de su mantenimiento en cautividad.


Por último, las autoras del artículo proponen la implementación y el desarrollo de inteligencias artificiales, como el software Wildbook, mediante las cuales se pueda informar de forma automática a los espectadores sobre diferentes cuestiones como el estado de conservación o el comercio ilegal de animales. El objetivo es que el público pueda tener toda la información necesaria sobre los protagonistas de los vídeos y así tomar decisiones más conscientes antes de dar “me gusta” al comercio de animales salvajes.

Archivo

*}