AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Las afecciones prostáticas caninas, mucho más frecuentes de lo esperado

Las afecciones prostáticas caninas, mucho más frecuentes de lo esperado

Los trastornos de próstata se desarrollan de forma habitual aún en perros asintomáticos. Por ello son necesarias técnicas de diagnóstico precoz
|

El aumento de esperanza de vida de los animales, así como las mejoras de las herramientas veterinarias, ha incrementado el hallazgo de ciertos procesos patológicos, antes infrecuentes. En este sentido, existen ciertos trastornos que tienen una especial prevalencia y que parecen estar infradiagnosticados.


En un estudio epidemiológico reciente, analizando retrospectivamente las evaluaciones ecográficas de rutina de 1.003 perros examinados, independientemente del motivo de la consulta veterinaria, el 47,5 % de los perros mostró al menos un hallazgo prostático anormal. Además, la prevalencia es mayor en perros con una esperanza de vida larga que en sujetos con una esperanza de vida corta, calculada en función de su raza.

Entre las anomalías prostáticas más habituales, la hiperplasia prostática benigna (HPB), es la más frecuentemente representada, con una prevalencia entre el 46 % y el 55,3 % de los pacientes. Le sigue la prostatitis aguda y crónica, con una prevalencia del 28 % al 38,5 %. La neoplasia prostática es más inusual (2,6 % -3,5 %), pero con frecuencia es maligna y generalmente mortal.


Estos datos evidencian que las anomalías prostáticas en perros son muy frecuentes y la posibilidad de diagnosticarlas gracias a la disponibilidad de nuevas herramientas, permite identificar un número creciente de casos.


DIAGNÓSTICO PRECOZ DE ALTERACIONES PROSTÁTICAS


La especial prevalencia de trastornos prostáticos en perros ha originado un importante interés en la medicina veterinaria por el diagnóstico precoz de estas alteraciones, dada la mayor atención que los dueños dedican a la salud de sus mascotas, así como al aumento de la disponibilidad médica de herramientas de diagnóstico y terapias.


Entre otras herramientas de diagnóstico, la esterasa prostática específica canina (CPSE) en suero ha sido reconocida como un biomarcador válido y específico para los trastornos prostáticos caninos debido a que su contenido es mayor en el suero de perros afectados por diferentes alteraciones prostáticas como hiperplasia prostática benigna, prostatitis bacteriana y cáncer de próstata.


En condiciones fisiológicas, el CPSE se secreta en la luz de los conductos prostáticos y permanece principalmente en la glándula prostática. Por el contrario, cuando se altera la glándula prostática, se pueden encontrar en la sangre proteínas de origen prostático, como CPSE.


Por lo tanto, la cuantificación de CPSE en suero representa una nueva herramienta de diagnóstico y detección. El estudio de CPSE en la práctica clínica diaria tiene varios objetivos, como el diagnóstico de hiperplasia prostática benigna, o el cribado preventivo de trastornos prostáticos en perros sanos.


Asimismo, también resulta interesante durante el seguimiento médico en sujetos con trastornos prostáticos durante y después del tratamiento médico.


Speed™ CPSE es un test rápido cuantitativo de Virbac que permite el análisis de CPSE circulante mediante el análisis de la fluorescencia inducida por láser.


FIABILIDAD DEL BIOMARCADOR


Para comprobar la efectividad de la técnica, se llevó a cabo un estudio donde se compararon los resultados ecográficos con los análisis de la CPSE.


En casi el 60 % de los sujetos incluidos en el estudio, aunque asintomáticos, el examen ecográfico mostró cambios prostáticos (ecoestructura alterada y / o márgenes, y / o presencia de quistes). Además, el volumen real de la próstata en esos sujetos fue al menos 1,5 veces mayor de lo esperado.


Esta observación se confirmó en sujetos con próstata normal en los que el valor de CPSE fue estadísticamente más bajo que en sujetos enfermos. Por lo tanto, es posible realizar un cribado preventivo de los trastornos prostáticos, lo que permite la identificación temprana de aquellos sujetos, aún asintomáticos, que necesitan más investigaciones diagnósticas o un seguimiento más cercano. Por lo tanto, para este propósito, se sugirió establecer el valor umbral en 50 ng / ml para identificar perros que generalmente presentan cambios ecográficos de próstata y una relación entre el volumen prostático real y esperado superior a 1,5.


PROGRAMAS DE PREVENCIÓN DE EN PERROS GERIÁTRICOS


La aplicación de programas de detección de rutina para la salud de la próstata en perros podría ayudar a comprender la prevalencia real de las enfermedades prostáticas. En particular, sería aconsejable un cribado no invasivo de la salud de la próstata, especialmente como parte de un programa de medicina preventiva de enfermedades geriátricas en perros.


Los veterinarios deben informar a los propietarios sobre los posibles efectos del envejecimiento en la glándula prostática canina.


La investigación sobre el correcto manejo y terapia de las enfermedades prostáticas en perros aún está en curso, pero la disponibilidad actual de diferentes tratamientos médicos destaca la necesidad del desarrollo de programas de cribado para diagnosticar precozmente este tipo de afecciones.  

Archivo

*}