AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Publican una guía sobre transfusiones sanguíneas en gatos
Guía sobre transfusiones sanguíneas en gatos.

Publican una guía sobre transfusiones sanguíneas en gatos

Se ha publicado un texto con protocolos éticos y de actuación para manejar de forma eficaz las transfusiones sanguíneas en los felinos
|

Las transfusiones de sangre son un procedimiento común en la práctica médica en el cual la sangre donada se usa para reemplazar la sangre perdida por una lesión o cirugía, o para tratar afecciones médicas graves. El procedimiento no se realiza de forma tan rutinaria en el tratamiento de gatos domésticos, pero, como ocurre con las personas, puede salvar vidas.


La disponibilidad de donantes ha sido una limitación en la práctica veterinaria de atención primaria, pero con el crecimiento de los bancos de sangre que brindan un mayor acceso a la sangre felina, es probable que el proceso se vuelva más común.


Ante la necesidad de una guía autorizada, no solo sobre las mejores prácticas, sino también sobre algunas consideraciones importantes más allá del procedimiento clínico en sí, la Sociedad Internacional de Medicina Felina (ISFM) ha publicado unas pautas a este respecto.


Los autores han sido un grupo internacional de expertos veterinarios con conocimientos en enfermedades infecciosas, anestesia, cuidados intensivos y medicina interna, y con experiencia clínica en la recolección de sangre y administración de transfusiones en miles de pacientes felinos.


La sangre es un recurso muy valioso que se recolecta en beneficio del gato receptor, sin beneficio para el donante. Un principio básico del consejo del ISFM es que el médico tiene la responsabilidad de cuidar adecuadamente a ambas partes.


ALOANTICUERPOS EN LA SANGRE DE GATOS


El manejo de un paciente que requiere un tratamiento así es un desafío clínico. Identificar la necesidad de una transfusión sanguínea es solo el primer paso. El médico debe establecer un beneficio claro para el receptor y, fundamentalmente, debe asegurarse de que se administre sangre compatible con el tipo. Esto requiere la determinación del tipo de sangre tanto del gato donante como del receptor. 


El hecho de que un individuo sea del tipo A, B o AB en el sistema de grupos sanguíneos denominado 'AB' que existe en los gatos depende en parte de la geografía y de la raza. El tipo A es el fenotipo más común en todo el mundo, y se cree que los gatos siameses, por ejemplo, son exclusivamente del tipo A. El tipo B tiene una prevalencia mucho más baja, aunque se informa que no es infrecuente entre los gatos sin pedigrí en Australia y también entre los británicos. Por su parte, el tipo AB es mucho más raro.


Los tipos de sangre surgen debido a marcadores antigénicos determinados genéticamente (aloantígenos) presentes en la superficie de los glóbulos rojos. Los gatos, a diferencia de los perros, poseen aloanticuerpos naturales contra aloantígenos "extraños". Estos aloanticuerpos reconocerán los aloantígenos de otro gato. Los gatitos desarrollan estos anticuerpos entre las 6 y 8 semanas de edad. Esto complica el proceso de transfusión de sangre y puede provocar reacciones transfusionales de sangre potencialmente fatales. Estos aloanticuerpos también son responsables de isoeritrolisis neonatal, una de las causas de muerte en recién nacidos.


Si bien el riesgo de una reacción a la transfusión aumenta con las transfusiones posteriores, puede surgir una reacción incluso con una primera transfusión de sangre. Además de la tipificación sanguínea, las directrices discuten el beneficio de la “compatibilidad cruzada”, mediante la cual la sangre del donante y el gato receptor se mezclan para detectar una reacción antes de realizar una transfusión, y recomiendan encarecidamente que se realice una comparación cruzada para receptor con antecedentes de transfusión desconocidos o que ha tenido una reacción transfusional previa.


Por otra parte, los riesgos de la transfusión incluyen también la transmisión de agentes infecciosos del donante al receptor, que puede evitarse en gran medida mediante la selección y el cribado del donante. Este proceso debe variar entre países y regiones, y dependerá de las enfermedades endémicas locales.


MANEJO ÉTICO DEL GATO DONANTE Y RECEPTOR


Uno de los desafíos particulares que rodean la transfusión de sangre en gatos es que también existen riesgos para el donante en términos de la sedación que a menudo se requiere, así como la venopunción y la extracción de sangre en sí. Aunque una técnica cuidadosa puede ayudar a mitigar los riesgos, esto representa una situación relativamente única en la práctica clínica veterinaria en el sentido de una intervención específica que no tiene ningún beneficio para el animal donante.


De hecho, en un apéndice adjunto que analiza las consideraciones éticas de la transfusión de sangre, las directrices reconocen que "'donante' puede ser inapropiado en este contexto, ya que implica el consentimiento o un 'regalo' que los propios gatos no pueden decidir dar". 'Recolectar' puede ser un término más preciso, aunque menos cómodo para la recolección de sangre.


A menudo, los donantes son gatos que pertenecen al personal de la clínica u otros gatos que pertenecen a los dueños de los gatos receptores. A veces, los gatos donantes pueden ser voluntarios de una asociación pública. Muchas clínicas veterinarias mantienen un registro de donantes adecuados a los que acudir cuando sea necesario. En algunos casos, también se pueden usar gatos sin dueño.


Las pautas enfatizan que el deber de cuidado del veterinario se extiende al dueño o cuidador del gato donante, quien debe estar bien informado sobre el proceso y los riesgos. Para ayudar en esto, International Cat Care, organización benéfica matriz de ISFM, ha creado un recurso que explica cómo proceder si los propietarios están considerando ofrecer a su gato como donante de sangre, si su gato necesita recibir la transfusión.


En caso de que los hemoderivados se compren a través de un banco de sangre, el profesional debe confirmar la procedencia del producto y el bienestar de los donantes que suministran el banco de sangre. Una toma de decisiones bien informada sobre el uso de hemoderivados en gatos requiere que el veterinario equilibre cuidadosamente el beneficio clínico para el gato receptor, la idoneidad y el bienestar del gato donante y la justificación ética del procedimiento


El objetivo de estas nuevas directrices es tanto facilitar este proceso como ayudar a garantizar que la salud y el bienestar de los gatos receptores y donantes tengan la misma prioridad.


Puede acceder al documento completo en este enlace.

Archivo