AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Parásitos en alimentos, una amenaza invisible
Principales parásitos transmitidos a las personas a través del consumo de alimentos y agua contaminada.

Parásitos en alimentos, una amenaza invisible

​Un informe de la FAO pide a la autoridades que desarrollen materiales de comunicación para la sociedad en general con información básica sobre cómo los parásitos se transmiten, sus efectos, y las medidas preventivas
|

La FAO ha publicado un documento que describe los principales parásitos transmitidos a las personas a través del consumo de carne de cerdo, pescado y crustáceos, verduras y agua contaminada.


Las enfermedades parasitarias transmitidas por los alimentos a menudo se pasan por alto en los sistemas de control de seguridad alimentaria, a pesar de que pueden crear graves problemas para la salud humana. La producción y las pérdidas económicas asociadas a menudo no son visibles y los animales infestados en numerosas ocasiones no muestran signos, son muy difíciles de detectar.


Sin embargo, los riesgos asociados a todos ellos pueden evitarse mediante la aplicación de buenas prácticas de higiene, agricultura y pesca, y con la promoción de la conciencia comunitaria. “Por ejemplo, la promoción de un enfoque participativo y el desarrollo de paquetes de capacitación para operadores de empresas alimentarias sería beneficioso para crear conciencia en la comunidad”, recoge el informe.


Asimismo, remarcan la necesidad de que llegue a la población la información básica sobre cómo se transmiten los parásitos y sus efectos, y todas y cada una de las medidas preventivas que cada persona puede tomar. “Las autoridades de inocuidad alimentaria pueden desempeñar un papel importante al utilizar la orientación proporcionada por el Codex Alimentarius con respecto a la producción animal, el procesamiento de alimentos y la inspección de la carne. Además, el desarrollo de redes de autoridades comprometidas a abordar el problema ayudaría a prevenir y controlar la propagación de enfermedades parasitarias”.


Entre las enfermedades parasitarias transmitidas por el cerdo se encuentran Taenia solium, Trichinella spp. y Toxoplasma gondii. Estas enfermedades pueden ser bastante graves dependiendo del número y la ubicación de los parásitos. Para estas enfermedades existen acciones específicas que las autoridades de seguridad alimentaria pueden llevar a cabo, como promover la implementación de prácticas adecuadas de ganadería, la realización de inspecciones de la carne o la promoción de la conciencia de higiene.


Las enfermedades parasitarias transmitidas por peces y crustáceos incluyen Clonorchis sinensis, Opisthorchis viverrini y Paragonimus spp. En los dos primeros, la mayoría de las personas infectadas no muestran ningún signo o síntoma, pero si la infección es grave, el conducto hepático puede bloquearse, causando daño hepático y también puede inducir cáncer de los conductos biliares. En Paragonimus spp., el parásito podría llegar a los pulmones generando signos similares a los de la tuberculosis o el cáncer de pulmón. Para prevenir y controlar estas infecciones, la acción más eficaz es la educación y sensibilización de la comunidad sobre los factores de riesgo, así como la implementación de buenas prácticas de piscicultura.


Por otra parte, el documento señala que las enfermedades parasitarias transmitidas por vegetales pueden ser causadas por dos especies de gusanos planos en forma de hoja, Fasciola hepatica y Fasciola gigantica, que afectan particularmente al hígado. Las enfermedades causadas por estos se adquieren principalmente al comer plantas crudas como el berro y otras plantas cultivadas en agua dulce o silvestres, pero también pueden transmitirse al beber agua contaminada. Los signos de infección dependen de la cantidad de parásitos y la duración de la infección. Como siempre, se requiere concienciar a la comunidad para prevenir y controlar la transmisión del parásito a humanos y animales.


Entre las conclusiones también destacan que las personas pueden infectarse con los huevos de tenias como Taenia solium, Echinococcus granulosus o Echinococcus multilocularis al comer alimentos o beber agua contaminada con los huevos. Las consecuencias para la salud pueden ser bastante importantes ya que los huevos eclosionan en los intestinos y las etapas inmaduras del parásito migran a diferentes partes del cuerpo donde forman quistes. Varios protozoos (organismos microscópicos unicelulares) como Cryptosporidium parvum, Entamoeba histolytica y Giardia intestinalis pueden causar enfermedades en las personas. En términos generales, las personas se infectan al ingerir productos como verduras y agua contaminada con heces de una persona infectada.


RECOMENDACIONES


El informe de la FAO recoge una serie de recomendaciones genéricas para las autoridades de seguridad alimentaria.


Así, pide que se desarrollen materiales de comunicación para la sociedad en general con información básica sobre cómo los parásitos se transmiten, sus efectos, y las medidas preventivas.


También un programa de formación para los operadores de la cadena alimentaria sobre la aplicación de buenas prácticas de higiene en agricultura y pesca y las medidas de prevención comunes para los parásitos transmitidos a lo largo de la cadena de valor de la alimentación.


Por último, instan a revisar la legislación pertinente para asegurarse de que las funciones y responsabilidades de las partes interesadas están claramente definidas.

Archivo