AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Instan a garantizar presencia veterinaria en la gestión de futuras pandemias

Instan a garantizar presencia veterinaria en la gestión de futuras pandemias

Para hacer plenamente operativo el concepto One Health, insisten en que es de suma importancia garantizar que veterinarios ocupen un lugar destacado dentro de las estructuras nacionales e internacionales de gestión y seguimiento de pandemias como COVID-19
|

La pandemia ocasionada por la COVID-19 representa una de las mayores crisis de salud pública en la historia reciente, que ha causado disrupciones masivas y sin precedentes de la vida social y económica a nivel mundial. Maurizio Ferri, coordinador científico de la Sociedad Italiana de Medicina Veterinaria Preventiva, y Meredith Lloyd-Evans, representante de la Asociación de Consultores Veterinarios sobre Riesgos Emergentes de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), han publicado un documento donde resaltan la necesidad de incluir a los veterinarios en la gestión de la enfermedad.


“Aunque la pandemia es el resultado de la propagación rápida y efectiva del virus de persona a persona en una enorme población sin barrera inmunológica, el hecho de que los animales estén involucrados en la génesis de COVID-19 y posiblemente incluso en el mantenimiento del SARS- CoV-2 en la población humana, aboga por una coalición multidisciplinaria y multilateral de One Health”, destacan los expertos.


Si bien hay pruebas sólidas de que los murciélagos son la fuente animal del SARS-CoV-2, el agente causante de la COVID-19, existen muchas incertidumbres en torno a la epidemiología, las especies animales intermedias y las posibles rutas animales de transmisión del SARS-CoV-2 a humanos.


“Nuestros hallazgos iniciales sugieren que la introducción a través de una especie huésped intermediaria es la vía más probable y la que requerirá más estudios e investigaciones específicas”, comenta el jefe de la misión enviada a China por la Organización Mundial de la Salud para investigar el origen del coronavirus, Peter Ben Embarek.


Además, también se sabe, desde hace mucho tiempo, que los coronavirus circulan entre diferentes especies animales, incluidos el SARS-CoV y el MERS-CoV, responsables de las pandemias de síndrome respiratorio agudo severo y síndrome respiratorio de Oriente Medio endémico en los países de Oriente Medio en 2002-2003 y 2012 respectivamente.


La forma en que se está manejando esta pandemia tiende a restar importancia o descuidar el aporte veterinario, lo cual no está en línea con el enfoque One Health, si consideramos que la génesis de la pandemia COVID-19, así como el SARS y el MERS, radica en un estrecho e interdependiente vínculo de los seres humanos, los animales y el medio ambiente, triada que compone este enfoque.


NECESIDAD DE UNA GESTIÓN BASADA EN ONE HEALTH


Para gestionar mejor el enfoque de Una Sola Salud, los expertos indican que existen varias líneas de actuación que la profesión veterinaria podría brindar para manejar la pandemia de COVID-19. Así, destacanla experiencia de hacer frente a las epidemias animales del pasado, las habilidades para realizar la vigilancia de la vida silvestre dirigida a los patógenos emergentes en los puntos calientes de riesgo con el objetivo de predecir y prevenir pandemias futuras, el apoyo de laboratorio para el diagnóstico y la caracterización molecular del SARS-CoV-2, y la evaluación del riesgo de importación de animales para definir la estrategia de riesgo de COVID-19 para los viajes aéreos internacionales.


Por otra parte, insisten en que el enfoque de Una Sola Salud requiere superar una serie de brechas relacionadas con la comunicación, la capacitación y los recursos financieros. “Si no se ha hecho lo suficiente para prevenir la pandemia de COVID-19, es evidente que, para la próxima emergencia sanitaria mundial, los planes nacionales de emergencia requerirán recursos humanos y materiales adecuados, así como colaboraciones interprofesionales entre veterinarios, médicos y otras entidades, como el gobierno y las instituciones públicas”, advierten.


En este sentido, argumentan que la educación y la formación desempeñan un papel fundamental en la construcción de una mentalidad de Una Sola Salud, así como en la promoción de la acción divulgativa para cambiar la percepción social del papel de los animales y el medio ambiente en la epidemiología de las infecciones humanas.


“Es evidente que tanto las brechas de comunicación como de capacitación provienen de la falta general de compromiso político para desplegar recursos financieros adecuados para implementar proyectos basados en el enfoque One Health”, indican. Además, afirman que, al observar las iniciativas recientes de la Unión Europea, los principios de Una Sola Salud están ausentes, ya sea en la visión más amplia de la Comisión Europea, o de iniciativas específicas de la COVID-19.


Ponen de ejemplo que para hacer frente a la emergencia COVID-19, la Unión Europea ha movilizado millones de euros para acciones que se referirán a la epidemiología, los programas de preparación y respuesta ante epidemias, las herramientas de diagnóstico, los tratamientos, las vacunas y la infraestructura, exactamente las áreas donde el conocimiento veterinario y las experiencias prácticas pueden tener un gran impacto.


Desafortunadamente, en comparación con la disponibilidad de subvenciones tan enormes para la salud humana, los fondos parecen inadecuados en los mismos sectores de gestión veterinaria. “Esta falta de exhaustividad se ve confirmada por la ausencia de proyectos de investigación veterinaria y One Health”, denuncian.


“Se necesitan más y mejores recursos para abordar las muchas fuentes de incertidumbre en torno a la COVID-19, en particular su reservorio animal original, el huésped intermedio, la ruta de transmisión del virus a los humanos, el papel de las mascotas y la vida silvestre en la propagación o mantenimiento de la enfermedad en humanos”.


La pandemia COVID-19, así como las pandemias pasadas (SARS, MERS), “nos dice que la perspectiva One Health, que considera la salud humana y animal como interdependientes y estrechamente vinculada a la salud de los ecosistemas, debe ser fuertemente promovida entre los médicos y veterinarios, superando la dicotomía entre salud pública y salud animal”.


GARANTES DE LA CORRECTA GESTIÓN DE LAS ZOONOSIS


Si la pandemia de COVID-19 está imponiendo nuevos desafíos a todos los miembros de los sistemas de salud pública, es necesario considerar varias líneas de contribución que la profesión veterinaria podría brindar para manejar esta pandemia y las futuras.Los veterinarios siempre han sido un grupo influyente en virtud de su experiencia, conocimientos y responsabilidad para promover la salud y el bienestar de los animales, las personas y el medio ambiente.


Estos profesionales siempre han estado a la vanguardia del seguimiento y la vigilancia de zoonosis de virus (algunos de ellos letales para los seres humanos) entre los reservorios animales, y han aplicado con éxito diferentes tipos de métodos de vigilancia y estrategias de muestreo en el contexto de las epidemias infecciosas animales.


Los autores señalan que existe evidencia científica que demuestra que los cerdos, gatos, hurones y visones tienen receptores celulares del SARS similares o idénticos a los que se encuentran en los seres humanos y permiten la replicación viral. Esto resalta la posibilidad de que el SARS-CoV-2 de un nuevo salto hacia nuevos huéspedes animales, sin la necesidad de modificaciones genéticas significativas.


Además, las mutaciones genéticas aleatorias en las que incurre el virus durante la replicación podrían aumentar el potencial de desarrollo endémico en algunas especies animales, incluidas las especies domésticas, y el potencial zoonótico subsiguiente. Por lo tanto, para poder predecir y prevenir futuras pandemias, es necesario trabajar en colaboración a través de fronteras y disciplinas y reforzar la vigilancia regional y global de la vida silvestre en puntos críticos que tienen condiciones ecológicas propicias para una transmisión viral entre especies.


Por estas razones, las nuevas pautas de vigilancia del SARS-CoV-2 también deberían incluir ganado y mascotas. La tarea de frenar la propagación del SARS-CoV-2 requiere un enfoque coordinado a nivel nacional, al igual que la tarea de garantizar una atención médica óptima, para aumentar la base de conocimientos y un grupo de trabajo multidisciplinario eficaz y centralizado.


Por ejemplo, y sobre esta línea, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y Nutrición (EFSA, por sus siglas en inglés) y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés), indicaban que la detección temprana del SARS-CoV-2 en las granjas de visones en la Unión Europea "debería ser un objetivo prioritario de las actividades de seguimiento".


Para poner en funcionamiento plenamente el concepto de Una Sola Salud, concluyen en su artículo que es de suma importancia garantizar que los veterinarios, en particular los epidemiólogos y virólogos veterinarios, ocupen un lugar destacado dentro de las estructuras de gestión y seguimiento nacionales e internacionales de la epidemia de COVID-19. 

Archivo

*}