AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Crean una herramienta para que veterinarios clasifiquen casos de insolación de perros

Crean una herramienta para que veterinarios clasifiquen casos de insolación de perros

Más de la mitad de los perros que son llevados a clínicas veterinarias con un golpe de calor severo mueren a causa de la afección, según un nuevo estudio
|

Un grupo de investigadores veterinarios de la Universidad de Nottingham Trent y el Royal Veterinary College apuntan que los riesgos para los perros son mucho menores si estos casos se detectan y manejan a tiempo.

Así, instan a los propietarios a estar más atentos a los signos clínicos tempranos y más leves de insolación en sus perros para que puedan tomar medidas antes de que la condición de su mascota empeore y se vuelva potencialmente fatal, particularmente a medida que se acerca la temporada de verano y las temperaturas comienzan a aumentar.


Los investigadores examinaron los registros clínicos de más de 900.000 perros del Reino Unido. Descubrieron que los cambios respiratorios y el letargo eran los dos primeros signos más comunes de insolación. “El golpe de calor se está convirtiendo en un problema cada vez mayor para los perros, especialmente a medida que las temperaturas globales continúan aumentando, y se espera que los casos se vuelvan más comunes en el Reino Unido”, indican.


Los investigadores identificaron 856 incidentes relacionados con el calor en su estudio que requirieron atención veterinaria durante un período de dos años, lo que lo convierte en el estudio más grande sobre insolación jamás realizado en el Reino Unido.


Descubrieron que 111 (14,0 %) de estos casos de insolación se clasificaron como graves, y estos perros mostraban una variedad de signos clínicos graves como convulsiones, vómitos y pérdida del conocimiento. De estos casos, 63 (57 %) murieron a causa de la afección.


Una vez que los perros perdieron el conocimiento en esa etapa severa, tenían 37 veces más probabilidades de morir, encontraron los investigadores.


Los perros con las formas tempranas y más leves de insolación generalmente mostraron cambios respiratorios (observados en el 69 % de los casos leves), dificultad para respirar y letargo (observado en el 48 % de los casos leves). Casi todos los perros que se presentaron para atención veterinaria con estos primeros signos sobrevivieron (98 %).


Esto es clave, dicen los investigadores, porque el reconocimiento temprano de estos signos más leves permite a los propietarios tomar medidas decisivas, como ponerse en contacto con su clínica veterinaria, dar de beber a su perro o enfriarlo con agua, llevarlo al interior y detener el ejercicio.


El trabajo, que se publica en la revista Scientific Reports, también ha llevado al desarrollo de una nueva herramienta de clasificación que permite a los veterinarios categorizar los casos de insolación en grados leves, moderados o severos. “Esta información ayudará a los veterinarios a adaptar sus planes de manejo clínico para satisfacer las necesidades clínicas de estos perros y, por lo tanto, mejorar sus posibilidades de un resultado exitoso”, apuntan.


“El golpe de calor es una condición potencialmente fatal infligida a los perros y se espera que se vuelva aún más común a medida que las temperaturas continúan aumentando”, cuenta la investigadora principal Emily Hall, veterinaria de la Facultad de Ciencias Animales, Rurales y Ambientales de la Universidad de Nottingham Trent.


“Si un veterinario no enfría o trata al perro rápidamente, su condición puede empeorar rápidamente. Es de vital importancia que los propietarios sepan tomar medidas cuando sus perros muestren estos signos más leves, para evitar la progresión a un golpe de calor. Una vez que los perros llegan a esa etapa severa, es lanzar una moneda al aire saber si van a sobrevivir”, añade.


Investigaciones anteriores del equipo de científicos mostraron que el ejercicio excesivo era responsable de tres cuartas partes de los casos de insolación en perros y que las razas de cara plana, como bulldogs y pugs, tenían un mayor riesgo de desarrollar insolación.   

Archivo