AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Hallan más de 20 regiones genéticas asociadas con la displasia de cadera canina

Hallan más de 20 regiones genéticas asociadas con la displasia de cadera canina

​Un estudio de displasia de cadera canina confirma el trasfondo multigénico de la enfermedad. Genes ubicados en diferentes regiones de cromosomas están fuertemente asociados con un proceso de modificación de proteínas ya asociado con osteoartritis inflamatoria
|

La displasia de la articulación de la cadera es un trastorno del desarrollo de las articulaciones que se encuentra comúnmente en la mayoría de las razas de perros, cuyo inicio está influenciado por factores hereditarios y ambientales. Estudios anteriores han destacado decenas de regiones genómicas asociadas con la displasia de la articulación de la cadera en diferentes razas de perros. La importancia de las áreas de susceptibilidad ha permanecido abierta debido a la disponibilidad limitada de datos extensos de investigación en perros. 


Ahora, la Universidad de Helsinki ha estudiado a 1.600 perros de diez razas diferentes. El genoma de los perros se ha dilucidado con la ayuda de muestras de sangre y se han descrito las caderas de los perros.


Para la investigación fue crucial la oportunidad de utilizar el banco de genes caninos más grande del mundo mantenido por el grupo de investigación del profesor Hannes Lohi. “Un nuevo descubrimiento interesante fue el enriquecimiento de genes involucrados en el proceso de modificación de proteínas conocido como neddylación en los genes de regiones genéticas asociadas con la displasia de la articulación de la cadera”, explica el profesor Antti Iivanainen de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Helsinki. 


La doctora Lea Mikkola, que ha escrito una disertación sobre el tema, enfatiza que la displasia de la articulación de la cadera es una enfermedad genéticamente muy compleja. “Muchos genes influyen en la aparición de la enfermedad. Existen diferencias significativas entre razas en el trasfondo genético de la enfermedad, incluso si algunas áreas del genoma son comunes”, apunta.


En el futuro, los investigadores quieren mapear las áreas genómicas que ahora se han identificado como relevantes para encontrar los genes reales que causan la displasia de la articulación de la cadera y sus variantes.


“Los resultados no son útiles en el diagnóstico de la enfermedad o en la cría de perros como tales, aunque en el futuro se pueden utilizar como parte de perfiles de riesgo más amplios. Las regiones de genes identificadas también contienen nuevos genes candidatos asociados con el defecto hereditario de cadera humano. Esta información también puede contribuir al tratamiento de la enfermedad en humanos en el futuro. Se deben realizar más estudios sobre displasia de cadera, mediante una mayor colaboración internacional, con diferentes razas de perros”, concluye Hannes Lohi.

Archivo