AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Pascal Soriot, el veterinario que rescató a AstraZeneca de la quiebra
Pascal Soriot, CEO de AstraZeneca.

Pascal Soriot, el veterinario que rescató a AstraZeneca de la quiebra

El laboratorio AstraZeneca, dirigido por Soriot desde el año 2012, se encuentra envuelto en una serie de polémicas por la distribución de la vacuna contra la COVID-19
|

La campaña de vacunación masiva contra la Covid-19 arrancó en España hace pocas semanas. La primera vacuna que comenzó a suministrarse fue la del laboratorio Pfizer-BioNTech, acompañada de la vacuna de los laboratorios estadounidenses Moderna. Posteriormente, debería de haberse unido la vacuna del laboratorio AstraZeneca, pero ha sufrido un retrasado, ya que la distribución de las dosis vacunales no ha transcurrido según los tiempos previstos.


El 22 de enero, el laboratorio anglosueco anunció que no iba a poder cumplir el acuerdo firmado con Europa, y que la primera remesa de vacunas se iba a ver reducida en un 60%. Este comunicado no fue del agrado de la Comisión Europea, que previamente había acordado la compra y el pago de cientos de millones de dosis. La empresa se defendió alegando motivos logísticos y de producción, pero estas explicaciones no lograron convencer a la Comisión, que acusó al laboratorio de estar vendiendo dosis a terceros, lo que supondría un grave incumplimiento del acuerdo.


Astrazeneca, por su parte, apelaba al contenido del contrato para justificarse. Contrato secreto que finalmente se hizo público el pasado 29 de enero. En el texto, aunque con el contenido parcialmente tachado, se podía leer el compromiso de la empresa para llevar a cabo el reparto de 300 millones de dosis de vacunas, para las cuales la Unión Europea ya habría pagado 336 millones de euros por adelantado. Pero el CEO de la empresa, Pascal Soriot, en una entrevista a varios medios de comunicación, comentó que “nuestro acuerdo no es un compromiso contractual como tal, básicamente dijimos que íbamos a hacer nuestro mejor esfuerzo, pero no podemos garantizar que vayamos a tener éxito”. Por ahora, mientras se esperan las tan ansiadas dosis, la polémica sigue candente.


UN VETERINARIO EN EL CENTRO DE LA POLÉMICA


Mientras que en España sucede que el papel del veterinario durante toda la crisis del coronavirus se ha visto relegado a un segundo plano, en otros países, la figura de este profesional está a la cabeza de proyectos clave, como en este caso la creación de una esperanzadora vacuna contra la COVID-19.


Pascal Soriot es empresario francés que desde el 2012 desempeña el cargo de director ejecutivo de la compañía AstraZeneca. Soriot estudió en la Escuela Nacional de Veterinaria de Alfort, Francia.


Su pasión por las ciencias veterinarias comenzó en su niñez, ya que su sueño desde muy pequeño era convertirse en veterinario, como ha confesado en algunas de sus entrevistas concedidas. Durante la carrera, tuvo la oportunidad de descubrir su vocación, la investigación y las ciencias farmacéuticas. No obstante, debido a circunstancias familiares, tuvo que posponer sus estudios durante varios años para poder mantener a su familia, que por aquel entonces atravesaba una difícil situación económica.


Tras licenciarse en Veterinaria, decidió acercarse al mundo de la industria farmacéutica. Para ello, cursó un Máster de Negocios en la Escuela de Estudios Superiores de Comercio de París. Estos estudios le abrieron las puertas para comenzar a trabajar en varias industrias farmacéuticas de renombre mundial.


En el año 1996, se decidió ir a vivir a Australia, donde desempeñó el cargo de gerente general de Hoechst Marion Roussel, una empresa de productos químicos y farmacéuticos. Más tarde, trabajó en otras grandes empresas del sector, como Sanofi o Roche, para finalmente aterrizar en la farmacéutica en la que actualmente ostenta el cargo de director ejecutivo, AstraZeneca.


Llegado el momento, el veterinario arriesgó y dejó su puesto de aquel entonces en Roche, sólida empresa del sector farmacéutico, para pasar a formar parte de la plantilla directiva de AstraZeneca, que atravesaba un momento delicado.


Soriot comenzó sus andaduras en la empresa anglosueca en el año 2012, la cual se encontraba a punto de quebrar. Según medios especializados, fue la gestión del veterinario la que consiguió salvar al laboratorio de la ruina, y llevar a la empresa hasta la cabeza de la investigación y el desarrollo farmacéutico.


Actualmente, AstraZeneca es la quinta empresa farmacéutica del mundo en función de ingresos. La compañía desarrolla, fabrica y distribuye fármacos para tratamientos y prevención de diversas enfermedades cardiovasculares, neurológicas, gastrointestinales, respiratorias u oncológicas. Se han centrado en desarrollar fármacos para tratar dolencias como el asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cáncer de mama, enfermedades autoinmunes o el Alzheimer.


Pero en los últimos meses, todos sus esfuerzos se han centrado en el desarrollo de una vacuna para combatir la COVID-19. Tras semanas de investigación y numerosos ensayos clínicos, a finales del 2020 se aprobaba la comercialización y el uso de la vacuna del laboratorio dirigido por este veterinario. Ahora solo queda esperar a que comience su distribución eficaz por los países comunitarios.

Archivo

*}