AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
¿Cómo afectan los carbohidratos a los gatos?

¿Cómo afectan los carbohidratos a los gatos?

Un estudio evaluó las dietas altas en carbohidratos como factor de riesgo para el desarrollo de obesidad felina o diabetes
|

Los ancestros salvajes del gato doméstico son carnívoros. Estos consumían presas que contienen solo pequeñas cantidades de carbohidratos. El gato doméstico se parece mucho a su antepasado salvaje. Los estudios muestran que los gatos domésticos equilibran la ingesta de macronutrientes seleccionando alimentos bajos en carbohidratos. Asimismo, los gatos salvajes consumen presas pequeñas, incluidos roedores y aves, que son ricas en proteínas, moderadas en grasas e incluyen solo un mínimo de carbohidratos. Este hecho ha llevado a interpretar que las dietas altas en carbohidratos podrían ser perjudiciales para la salud del gato, y predisponer al desarrollo de obesidad felina o diabetes.


Para entender el complejo metabolismo nutricional de los felinos, científicos de la Universidad de Guelph en Canadá y la Universidad de Gante en Bélgica, recopilaron información y evaluaron las dietas altas en carbohidratos como factor de riesgo para el desarrollo de obesidad felina o diabetes, así como el uso de dietas bajas en carbohidratos para la prevención y el tratamiento de estas enfermedades metabólicas.


Según recoge el estudio, los alimentos para gatos más comunes proporcionan entre un 20% y un 40% de energía metabolizable en forma de carbohidratos. Los ingredientes con carbohidratos, como cereales, patatas o legumbres, son importantes para el procesamiento de alimentos para mascotas, ya que se debe incluir un cierto nivel de almidón para el procesamiento adecuado del producto seco y proporcionar integridad estructural a las croquetas.


No obstante, los gatos poseen solo una pequeña capacidad para la digestión del almidón debido a las particularidades evolutivas de sus enzimas intestinales. Según los autores, la amilasa salival responsable del inicio de la digestión del almidón en la saliva felina es muy limitada. Asimismo, aunque la amilasa intestinal se encuentre en el páncreas y el quimo de los gatos, su actividad es baja en comparación con otros animales. Además, el tejido pancreático en gatos adultos tiene una baja actividad de maltasa, solo trazas de isomaltasa y ninguna actividad de lactasa y sacarasa.Estos datos respaldan la incapacidad de los gatos para adaptar su actividad enzimática al aumento de las concentraciones de carbohidratos en la dieta.


Los científicos indican que “parece existir una limitada capacidad de adaptación por parte de los gatos a estos nutrientes, lo que hace que los carbohidratos poco digeribles o cantidades excesivas de estos proporcionen un sustrato para la fermentación microbiana en el colon”. Por tanto, la ingesta elevada de carbohidratos en los gatos aumenta las concentraciones de ácidos orgánicos colónicos y fecales, además de reducir el pH intestinal. Además, puede provocar efectos digestivos adversos, como diarrea, flatulencia e hinchazón.


Por ello, ya existen alternativas de alimentos para gatos que tienen en cuenta estos hechos y son bajos en carbohidratos y ricos en proteínas, como la gama bajo prescripción veterinaria Veterinary HPM de Virbac.


CARBOHIDRATOS EN LAS RACIONES COMERCIALES


Los piensos comerciales pueden contener hasta un 55% de energía en forma de carbohidratos, lo que deja margen a un contenido mínimo de proteínas y grasa. Sin embargo, los alimentos para gatos más comunes proporcionan entre un 20% y un 40% de energía en forma de carbohidratos. Por su parte, las dietas húmedas contienen agentes gelificantes, que generalmente son carbohidratos que forman un gel al procesarlos, por lo que también cuentan con porcentajes elevados de estos nutrientes.


Existe un gran debate sobre la cantidad adecuada de carbohidratos con la que debe contar el alimento para gatos. Muchas dietas comerciales contienen más carbohidratos de los que consumiría un gato salvaje. Si bien, las diferencias en el estilo de vida de los gatos domésticos y salvajes, como esterilización o hábitos interiores, pueden afectar el contenido óptimo de nutrientes en la dieta.


La gama de piensos de Virbac para dietas de prescripción Veterinary HPM se basa en una formulación baja en carbohidratos y rica en proteínas para satisfacer mejor las necesidades y preferencias de los gatos. Además, contribuye a mantener el buen estado de salud de tu mascota.


Esta gama de piensos de alta calidad de Virbac representa una gran alternativa a la hora de combatir una amplia variedad de patologías y problemas de salud relacionados con el sobrepeso, diabetes, problemas renales, dermatológicos, etc. y se caracteriza por constituir una alimentación con un gran balance nutricional.


OBESIDAD Y DIABETES


Hasta la fecha, más del 50% de los gatos en los países industrializados tienen sobrepeso o son obesos. La obesidad se considera el problema nutricional número uno en los gatos, y representa un riesgo importante para la salud de la población felina. La obesidad predispone a los gatos a graves problemas de salud, como resistencia a la insulina, diabetes mellitus, enfermedades del tracto urinario inferior, osteoartritis y problemas de la piel.


Son muchos los factores de riesgo que afectan el equilibrio de la ingesta y el gasto de energía. Debido a la discrepancia en el contenido de carbohidratos entre una dieta depredadora natural y los alimentos comerciales tradicionales actualmente disponibles, la ingesta excesiva de carbohidratos a menudo se estima como la causa principal de obesidad felina. Se ha sugerido que cantidades excesivas de carbohidratos en la dieta causan una sobreproducción de insulina que resulta en un depósito excesivo de grasa. No obstante, el contenido de grasa del alimento parece ser el responsable del incremento de peso en los felinos.


Según los autores, “existe la necesidad de mejorar la educación de los propietarios con un enfoque en la alimentación que conlleve una cantidad de alimento ajustada a las necesidades energéticas individuales de cada gato y teniendo en cuenta factores como la esterilización, el envejecimiento o el estilo de vida inactivo”.


Por otra parte, la diabetes mellitus es una enfermedad común en los gatos. La mayoría de los gatos desarrollan diabetes mellitus tipo 2, que resulta de la resistencia a la insulina y la disfunción de las células β.


Los gatos obesos tienen hasta cuatro veces más probabilidades de desarrollar diabetes mellitus. A menudo, se postula que los carbohidratos de la dieta aumentan el riesgo de diabetes mellitus en estos animales. Gran cantidad de estudios han investigado el efecto de los niveles de macronutrientes en el metabolismo de la glucosa y la insulina. Se encontró que una dieta alta en carbohidratos aumentaba la glucemia e insulinemia posprandial, en comparación con una dieta baja en carbohidratos. Sin embargo, no se encontró que el contenido de proteínas y carbohidratos de la dieta afectara la resistencia a la insulina.


Aunque la evidencia de la investigación sobre los carbohidratos como factor de riesgo o causa de diabetes mellitus descrita anteriormente es limitada, no parece que la ingesta de carbohidratos en la dieta esté directamente relacionada con la diabetes mellitus felina. La obesidad, debido al estilo de vida inactivo y la ingesta excesiva de calorías, así como la edad avanzada, siguen siendo los principales factores de riesgo a la hora de desarrollar la enfermedad.

Archivo