AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Europa regulará las visitas periódicas veterinarias a granjas antes de abril
Estas "visitas de salud animal" se llevarán a cabo en todos los países de la UE antes de abril de 2021.

Europa regulará las visitas periódicas veterinarias a granjas antes de abril

​Sin estas visitas periódicas, algunos animales de granja solo reciben atención veterinaria cuando tienen problemas graves
|

En el artículo 25 de la Ley de sanidad animal de la Unión Europea, Reglamento 2016/429, la UE exige que los operadores se aseguren de que los establecimientos reciban visitas de sanidad animal de un veterinario. Estas "visitas de salud animal" se llevarán a cabo en todos los países de la UE antes de abril de 2021 y tienen como objetivo fortalecer la salud animal mejorando la prevención de enfermedades, en particular la bioseguridad y la detección de enfermedades.


Hasta la fecha, ninguna ley establece los requisitos mínimos necesarios para la aplicación uniforme del artículo 25. Sin estas leyes de apoyo, el artículo corre grave peligro de ser implementado de manera inconsistente o insuficiente en los Estados miembros.


Hoy en día, existen grandes desafíos para la ganadería: evitar enfermedades (p. Ej., PPA, IA), reducir la huella climática de la ganadería (para hacer que el clima sea neutral para 2050), reducir el uso de antibióticos (en un 50% para 2030), para hacer la cría de animales más respetuosa con el bienestar y sostenible y, en general, para restablecer la confianza en la ganadería. “Las visitas veterinarias periódicas tienen un gran potencial para mejorar el bienestar animal y la eficiencia económica, así como para reducir el uso de antibióticos y mejorar la sostenibilidad. Esto se muestra en países que ya implementan visitas de salud periódicas”, indican desde la Federación de Veterinarios Europea (FVE).


Sin estas visitas periódicas, algunos animales de granja solo reciben atención veterinaria cuando tienen problemas graves. La FVE explica que, para asesorar a los ganaderos en la mejora de la salud animal, mejorar la bioseguridad y llevar a cabo un trabajo preventivo, el veterinario necesita un conocimiento sólido y detallado sobre las condiciones de funcionamiento en la granja, que solo se puede lograr visitando la granja con regularidad y con más educación. Las visitas periódicas también son importantes para establecer una relación de confianza entre el ganadero y el veterinario.


Además, apuntan que las visitas periódicas del veterinario pueden y deben tener un alcance mayor que la prevención de enfermedades, como se confirma en el artículo 25, que establece que las visitas pueden combinarse con otros fines. “Las visitas veterinarias periódicas que incluyen una comunicación de buena calidad y la transferencia de conocimientos entre el veterinario y los productores y ganaderos son extremadamente importantes y pueden mejorar el bienestar animal y promover el uso responsable de los medicamentos veterinarios. Como dice el estudio de la Comisión Europea publicado recientemente sobre el futuro de la ganadería en la UE, “El clima, la salud y el bienestar animal deben estar en el centro de la innovación del sector ganadero del mañana”. Los veterinarios son cruciales para lograrlo”, aseguran.


Analizar los datos de salud de los animales, los datos de rendimiento del rebaño y establecer planes de salud del rebaño específicos de la granja es la misión principal del veterinario. A través de este plan de salud del rebaño específico de la granja, el veterinario visitante habitual, que lidera otras profesiones afines (por ejemplo, asesores de alimentos, cortadores de cascos) puede asesorar al ganadero para mejorar la salud animal, el bienestar, la salud pública, la sostenibilidad y la rentabilidad de la granja. El veterinario que realiza las visitas periódicas puede utilizar y contribuir a la información de la cadena alimentaria recibida del matadero, los datos recibidos de la planta de aprovechamiento (p. Ej. Patologías) o la industria láctea (p. Ej. Pruebas de laboratorio) y el asesoramiento de la autoridad competente (por ejemplo, sobre enfermedades emergentes notificables o medidas de control). “Es esencial una buena colaboración que incluya una comunicación transparente entre el ganadero, el veterinario en ejercicio, los demás profesionales aliados y el veterinario oficial”.


Así, concluyen que “existe la necesidad de definir la visita de salud animal para formular una herramienta práctica y significativa que tenga un valor agregado para los ganaderos, veterinarios y consumidores por igual; una herramienta que, en última instancia, actuará a favor del bienestar animal, la seguridad alimentaria, la salud pública, la reducción de los costes de producción, el uso más eficaz de los recursos y la reducción del impacto ambiental / climático, la percepción del consumidor y la tranquilidad del consumidor”.


LAS VISITAS VETERINARIAS AGREGAN VALOR


Las visitas veterinarias periódicas agregan un valor financiero claro para el ganadero, así como para los consumidores y para la comunidad en general. La prevención de enfermedades junto con la evaluación continua de los resultados de salud y bienestar, la producción y el seguimiento de datos es mucho más rentable que tener que tratar y controlar la enfermedad.


Algunas enfermedades animales de notificación obligatoria, como la fiebre aftosa y la peste porcina africana, tienen un impacto enorme, tanto en los ganaderos, como en el comercio e incluso en el turismo. “Las visitas veterinarias periódicas documentadas de forma transparente pueden ayudar a restablecer la confianza en la ganadería y avanzar hacia una producción animal más sostenible y respetuosa con el medio ambiente”.


En este enlace pueden acceder a toda la información disponible y al anexo sobre la “Frecuencia apropiada basada en el riesgo de visitas regulares por especie y subespecie”.

Archivo

*}