AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Destacan la necesidad de vigilar la dirofilariasis en animales callejeros
En el territorio español, se considera una enfermedad endémica en varios puntos del país, especialmente en el Levante y los territorios insulares.

Destacan la necesidad de vigilar la dirofilariasis en animales callejeros

Un estudio respalda la necesidad del uso de tratamientos preventivos en animales residentes en áreas donde exista alta prevalencia de la enfermedad, como es el caso de España
|

Las piedras angulares del diagnóstico de dirofilariasis en perros son, tanto la detección del antígeno circulante de las hembras adultas de Dirofilaria immitis, como la visualización de microfilarias en sangre. En la especie felina, estas pruebas son aún menos sensibles debido a la respuesta inmune en estos animales, que conlleva un bajo número de gusanos adultos, lo que dificulta el diagnóstico. No obstante, las pruebas de anticuerpos contra el gusano del corazón también están autorizadas para su uso en gatos.


Los anticuerpos del parásito en los pacientes felinos, son detectables cuando ha habido desarrollo larvario en los tejidos del animal. Pero con las pruebas de anticuerpos que hayan obtenido resultado positivo, no es posible distinguir entre infecciones larvarias pasadas o presentes. Por lo tanto, los gatos positivos a esta prueba se consideran que, o bien estuvieron, o cuentan con una infección activa por D. immitis.


El objetivo del estudio fue utilizar múltiples modalidades de diagnóstico del gusano del corazón para maximizar la detección de infección en perros y gatos con alto riesgo de infección y comparar la prevalencia de infección entre las dos especies.


Las muestras de sangre fueron recolectadas de 100 perros callejeros y 100 gatos callejeros en refugios de animales de Florida (EEUU).Todos los animales tenían al menos dos años de edad y sin antecedentes conocidos de medicación preventiva contra el gusano del corazón.


Con el uso de la prueba de antígeno y detección de microfilarias, los perros tuvieron mayores probabilidades de ser diagnosticados con infección parasitaria, en comparación con los gatos. Sin embargo, sobre las pruebas de anticuerpos del gusano del corazón realizadas en felinos que no recibieron tratamiento preventivo, se demostró un alto riesgo de infección, similar al de la población de perros sin tratar. Los datos respaldan la necesidad del uso de tratamientos preventivos en animales residentes en áreas donde exista alta prevalencia de la enfermedad, como es el caso de España, así como la mejora de técnicas diagnósticas.


“Esto confirma la sospecha de que muchos animales todavía no reciben los cuidados médicos básicos que necesitan, probablemente debido al costo de la atención, los desiertos de atención veterinaria y a que los propietarios no comprendan qué cuidados se necesitan para mantener saludables a sus mascotas”, señalan los autores.


Además, “se requiere una mayor conciencia de la prevalencia de la infección por dirofilarias larvarias, inmaduras y adultas, especialmente en gatos”, añaden. Asimismo, el uso de técnicas de diagnóstico más precisas y completas para ambas especies, para brindar un diagnóstico preciso y eficaz a todas las mascotas.


Los autores concluyeron que “los refugios en áreas de alta prevalencia deben priorizar la asignación de recursos para la detección y prevención del gusano del corazón, especialmente para los animales que se transportan a áreas de baja prevalencia del país, donde la conciencia sobre la detección y prevención del gusano del corazón podría ser descuidada”.


SITUACIÓN EN ESPAÑA


En el territorio español, se considera una enfermedad endémica en varios puntos del país, especialmente en el Levante y los territorios insulares. Alberto Montoya, catedrático de Medicina animal de la Facultad de Veterinaria y director del grupo de Investigación de Clínica Veterinaria e Investigación Terapéutica del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ha dirigido varias investigaciones para estudiar la prevalencia de la enfermedad en España.


En declaraciones para Diario Veterinario, el veterinario explica que “D. immitis tiene una prevalencia media en España del 6,25% con presencia de la enfermedad en todas las comunidades autónomas con excepción de Euskadi. Estos hallazgos confirman que la enfermedad es una zoonosis emergente”.


Por otra parte, en un estudio llevado a cabo por el grupo de investigación de Montoya, en las Islas Canarias, se pudo comprobar que la prevalencia del parásito alcanza el 20’7% en perros y el 21’3% en gatos, lo que convierte a la isla en una zona mundial hiperendémica de la enfermedad.


Sobre esto, el experto argumenta que también quieren ampliar el conocimiento del proceso fisiopatológico de la parasitosis y con ella mejorar los métodos de diagnóstico, “para que sean más certeros y precoces”. Además, quieren lanzar nuevas propuestas de tratamiento preventivo y curativo.

Archivo

*}