AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Carta abierta a Javier Nart, eurodiputado por el Partido Renovar Europa
Cristina Velasco, presidenta del Colegio de Veterinarios de Cádiz.

Carta abierta a Javier Nart, eurodiputado por el Partido Renovar Europa

​Cristina Velasco, presidenta del Colegio de Veterinarios de Cádiz
|

A través de las RRSS he tenido la oportunidad de ver un vídeo del pasado 21 de diciembre de 2020, y a partir del minuto 18:50 en donde interviene en un programa televisivo en la Cuatro, el Sr Nart, haciéndose una pregunta “¿pondrías a un veterinario a gestionar el Banco de Bilbao?” y una auto respuesta: “Lo que tiene que hacer ese veterinario es callarse y esperar únicamente tratar los gatos y los perros que puedan existir en el Banco de Bilbao”; de un rápido análisis, veo una manipulación de la audiencia, algo de desconocimiento, falta de respeto, y cierto autoritarismo.


Atendiendo a la entrevista completa, y en relación con la pregunta de la entrevistadora al Sr Nart sobre la gestión de los vuelos Reino Unido -España, en su respuesta menciona a los veterinarios como podría haberlo hecho de los bomberos, con perdón de éstos, o de un médico, …o bien de un filósofo. En realidad, la carga no iba contra los veterinarios, sino contra un “filósofo gestionando la Sanidad de un país”. Añade el Sr. Nart que debería haberse creado un consejo asesor europeo general que gestione el reto estratégico para resolver la pandemia. Avanzando sobre la tertulia, hablan con una ciudadana española que regresa de Reino Unido a España, y que le exigen realizarse una prueba PCR con resultado negativo antes de volar. A los animales de producción, antes de moverse de una explotación a otra, también se les hace pruebas diagnósticas para descartar presencia de enfermedades que pudieran arrastrar desde la explotación de origen a la de destino (como un PCR para volar de RU a España), esto no es más que el manejo de poblaciones a fin de evitar contagios. Como puede ver, Sr Nart, yo voy a lo mío, en un principio pensé como profesional Veterinaria, molestarme por sus comentarios, pero mejor buscar sinergias en lugar de criticarlo, ¿por qué no buscamos su ayuda como comunicador y una vez que conozca  la profesión veterinaria pueda defender que un veterinario puede estar perfectamente formando parte de un Comité de expertos en temas sanitarios, zoonosis, vigilancia epidemiológica o  manejo de poblaciones? (En otros países ha sido dirigido dicho comité experto en la pandemia por un profesional veterinario) a fin de cuentas somos animales racionales, pero animales. Le refresco que no hace más de un mes el Senado rechazó una propuesta para la formación de una Comisión One Health con la participación de profesionales veterinarios, no sé si a esta altura de este escrito habrá cambiado de opinión sobre el alcance de la actividad veterinaria, competencias y conocimientos.


Sr Nart, la profesión veterinaria tiene como lema “Hygia pecoris, salus populi”. Nosotros, veterinarios y veterinarias nos ocupamos, no solo del cuidado y de la salud de las mascotas, sino de muchas más facetas que facilitan la vida a los ciudadanos. Desde la Granja a la mesa, o como se dice con acento anglosajón  la estrategia “Farm to fork “ hace que desde el inicio de la  actividad de una granja , sea de cerdos, vacas, conejos o cabras, ya sea en extensivo o en formato industrial, dicha estrategia hace que se vigilen las instalaciones donde viven esos animales, el bienestar animal para que desarrollen su vida con  garantías, el alimento que consumen  sea el adecuado, sus deyecciones que no sean contaminantes para el medioambiente, y se reutilicen con aprovechamiento en agricultura como abono y enmienda del suelo. Se vigila la salud de los animales para no enfermar y en caso de ser así tratar adecuadamente evitando el mal uso de antibióticos y otros medicamentos que pudiera causar resistencias microbianas, y que a la larga o no “tan a la larga”, pueda afectar a personas como usted y como yo. Los veterinarios asimismo vigilamos que los productos de los animales de abasto como la leche, carne o huevos lleguen a su tenedor con todas las garantías sanitarias. Vigilamos e inspeccionamos desde las distintas administraciones, las granjas, las fábricas de piensos como alimento para los animales, los mataderos, las industrias alimentarias, los restaurantes, los bares, hasta hay puestos laborales ocupados por veterinarios en los hospitales, si, son los veterinarios quienes vigilan la dieta adecuada y saludable de pacientes y personal sanitario. Todo por la salud de las personas. Cuidamos desde la granja a la mesa todo lo que se comió en Navidad.


Los veterinarios somos los que nos encargamos de vigilar en los Puestos de Inspección Fronterizo (PIF) el paso de mercancías procedente de terceros países que pudieran introducir enfermedades en nuestro país y así evitar que se instalara esa enfermedad en nuestra cabaña ganadera o en nuestras mascotas, o incluso enfermedades de tipo zoonótico, es decir enfermedades que se transmite de animales a personas, que como sabrá, más del 60 % de las enfermedades que padecen las personas son utilizan vectores como vehículos de transmisión, como los mosquitos y garrapatas,  o a través de los alimentos como es el caso de la Salmonella o la Listeria. Nuevamente, todo por la salud de las personas.


En cuanto a los perros y gatos, también hacemos una gran labor, evitamos enfermedades de transmisión a las personas como la rabia aplicando vacunación a las mascotas hasta llegar a eso que se llama inmunidad de grupo o de rebaño. Otras enfermedades de transmisión a las personas como la Equinococosis se evitan con tratamientos adecuados. Somos especialistas en el manejo de poblaciones para que no enfermen, pero también somos especialistas en establecer protocolos y programas de contingencia para evitar la proliferación de determinadas enfermedades.


En las ciudades también se generan problemas causados por la sobrepoblación de animales abandonados como es el caso de los gatos ferales, y ahí hacemos nuestro trabajo para controlar estas plagas.


Participamos en el cuidado de la fauna salvaje, y como no, participamos en la redacción de órdenes, decretos, reales decretos y Reglamentos, y no olvidemos la investigación, de alguna forma somos quienes facilitamos el campo a los médicos.


Creo firmemente que los veterinarios no debemos mantener la boca callada, somos profesionales con suficiente formación y conocimiento, y políticos que nos gobiernan y la gran parte de la sociedad desconocen el desarrollo de nuestra profesión. Ahora bien, sin decirle “lo que tiene que hacer”, ahora que sabe lo que hacemos, a través de su intervención en tertulias sociales y de su actividad política podría seguir hablando de la actividad de un veterinario.

Archivo

*}