AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Perspectiva del año 2020 desde la Asociación Mundial Veterinaria
Rafael Laguens, presidente-electo de la Asociación Mundial Veterinaria.

Perspectiva del año 2020 desde la Asociación Mundial Veterinaria

Rafael Laguens, presidente-electo de la Asociación Mundial Veterinaria
|

Este año tan insólito y trascendente que nos ha tocado vivir comenzó con la Asociación Mundial Veterinaria (AMV / WVA) en pleno proceso de elección y renovación de sus cargos, coincidiendo con las fases iniciales de la actual pandemia. Naturalmente la asociación tuvo que adaptarse a la nueva situación, transformando sus actividades presenciales en actividades en línea y centrando su labor en la colaboración en la lucha contra el SARS-CoV-2.


Por eso, cuando los diferentes países comenzaron a tomar medidas de control de la enfermedad COVID-19, y en algunos gobiernos surgió la duda de como considerar a las actividades veterinarias, la AMV y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) emitieron un posicionamiento conjunto, para declarar que las actividades veterinarias debían considerarse esenciales en todo el mundo, para poder garantizar la disponibilidad e inocuidad de alimentos, la prevención de enfermedades y la gestión de emergencias. El documento afirma, con claridad y contundencia, que “los veterinarios son una parte integral de la comunidad sanitaria mundial”.


En esta misma línea, la AMV se unió a otras 75 organizaciones internacionales y personalidades para elaborar una declaración de reconocimiento y apoyo al sector de la producción animal mundial, que se calcula da empleo a unos 1300 millones de personas en todo el mundo, y a menudo se enfrenta a graves dificultades económicas y de subsistencia. Y en estos momentos, en que muchas actividades se han visto obligadas a parar, la asociación mundial ha querido resaltar la incuestionable responsabilidad del sector agropecuario para alimentar a toda la población mundial, produciendo alimentos seguros, nutritivos y asequibles.


Ante el aluvión de trabajos científicos, noticias y rumores de todo tipo, que se han producido durante estos meses, la AMV junto con sus asociaciones miembro ha prestado especial atención para seleccionar, examinar y compartir la información científica más relevante para la profesión. En este sentido cabe destacar la mesa redonda virtual, celebrada el 15 de mayo para clausurar el 36º Congreso de la Asociación Mundial Veterinaria, celebrado online, que reunió a expertos de talla mundial para profundizar en temas relacionados con la enfermedad COVID-19, como la relación de los animales con la pandemia y cómo mitigar los posibles riesgos, el estudio de los diferentes enfoques nacionales para luchar contra la pandemia, la incidencia en la seguridad alimentaria, la disponibilidad de vacunas, etc.


Y más recientemente, el pasado 29 de octubre, con objeto de evaluar el impacto que la pandemia COVID-19 ha tenido en la profesión veterinaria, la AMV organizó un seminario virtual que puso el foco en cuatro temas: el papel del sector veterinario en el mundo en respuesta a la pandemia, la situación en el continente africano, el impacto en los servicios veterinarios y la perspectiva de los estudiantes sobre la educación veterinaria en tiempos de pandemia.


Los veterinarios de todo el mundo están avisando reiteradamente que, para acometer la recuperación completa de la presente crisis, es imprescindible comprender en profundidad los mecanismos de transmisión de las enfermedades de origen animal, las amenazas que pueden suponer para la salud humana y la forma de minimizar los riesgos para evitar la aparición de nuevos brotes de este tipo de enfermedades. Para contribuir a que la sociedad global asuma como propio este reto, la AMV esta preparando un documento de posición sobre la aparición de zoonosis en relación con la alteración y el comercio de la fauna silvestre, ya que numerosos científicos señalan factores antropogénicos en la aparición de las zoonosis, como el aumento de las interacciones entre los seres humanos y la fauna silvestre, que suele acompañarse de la alteración y deterioro del hábitat natural de los animales.


En este nuevo documento la AMV propone que la profesión veterinaria, como garante de la salud pública y protectora de la salud y el bienestar de los animales, trabaje y se coordine de forma global para conseguir un control efectivo sobre el comercio de animales silvestres. También anima a las organizaciones e instituciones veterinarias a participar en redes multisectoriales interesadas en Una Salud, y a apoyar la iniciativa mundial que supone el informe Prevenir la próxima pandemia – Zoonosis: cómo romper la cadena de transmisión, en el que la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, afirma que “los factores que originan las pandemias suelen ser también los factores que originan el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, dos desafíos a largo plazo que no han desaparecido durante la pandemia”.


Aunque el reto principal de la AMV se ha centrado en contribuir a solucionar esta pandemia, la asociación no ha dejado de trabajar para conseguir los objetivos marcados en su plan estratégico, y que se estructuran en cuatro áreas de actuación: Una Salud, uso responsable de medicamentos, educación veterinaria y bienestar animal.


Pero una perspectiva de este año, estaría incompleta sin una breve mirada a la relación de la profesión veterinaria y las pandemias. Por eso, parece oportuno recordar que el primer congreso internacional de veterinaria, origen de la AMV, se convocó con el objetivo fundamental de buscar soluciones a la pandemia de peste bovina, que en ese momento asolaba al mundo. El congreso, se celebró en Hamburgo durante el mes de julio de 1863, y se centró en el estudio de las formas de propagación y prevención de las enfermedades epizoóticas que más preocupaban en aquel momento, no solo la peste bovina sino también la fiebre aftosa, la rabia y la tuberculosis, ¿no resulta familiar todo esto? Además, se puso de manifiesto la necesidad de crear una organización internacional de lucha contra las epizootias.


En congresos posteriores se formuló una reglamentación internacional cuyos principios constituyeron la base de la legislación sanitaria contemporánea. Y como consecuencia del proceso de reflexión de estos primeros congresos internacionales y de la experiencia adquirida por la profesión, en 1924 se creó la OIE.


Hoy en día, cuando todo se quiere conseguir con la inmediatez de un clic, es conveniente señalar que la OIE declaro erradicada a nivel mundial en el año 2011, gracias a décadas de esfuerzo internacional concertado. Este espíritu de colaboración es el que preside la permanente relación existente entre la OIE y la AMV.

Archivo

*}