AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Tres formas en que COVID-19 ha cambiado la profesión veterinaria

Tres formas en que COVID-19 ha cambiado la profesión veterinaria

​Los veterinarios han tenido que responder a las restricciones que han ido imponiendo los gobiernos, proporcionar a los clientes y compañeros entornos seguros de COVID-19 y adoptar la telemedicina, entre otras circunstancias
|

2020 ha sido un año desafiante para el sector veterinario. Si bien la pandemia del coronavirus COVID-19 obviamente ha puesto a prueba los servicios de salud humana, no se puede ignorar el enorme impacto que ha tenido en los servicios veterinarios y la salud animal a nivel mundial.


Los veterinarios han tenido que responder a las restricciones que han ido imponiendo los gobiernos, proporcionar a los clientes y compañeros entornos seguros de COVID-19 y adoptar la telemedicina mientras se aseguraban de que sus negocios podían continuar siendo viables.


RELACIONES AFECTADAS CON MASCOTAS Y DUEÑOS


Clasificados como “trabajadores esenciales” en muchas partes del mundo, los veterinarios han podido operar en medio de medidas de bloqueo. Pero a pesar de permanecer abiertos, más de una cuarta parte de los dueños de mascotas han retrasado o evitado ponerse en contacto con su práctica veterinaria desde el inicio de la pandemia, según una encuesta realizada a más de 3.000 dueños de mascotas en los EE. UU., Reino Unido, Francia y Brasil.


Positivamente, la mayoría de los propietarios (65 %) señaló que la pandemia no dificultó el acceso a los medicamentos. Sin embargo, hay preocupaciones entre los veterinarios sobre los dueños restantes que no han podido administrar a sus mascotas tratamientos de rutina como productos antipulgas, garrapatas y antiparasitarios y mantener las vacunas actualizadas, debido al impacto que podría tener en el bienestar de las mascotas.


UNA ADOPCIÓN ACELERADA DE LAS HERRAMIENTAS DE TELEMEDICINA


De la misma manera que muchos servicios de salud humana han tenido que adoptar los servicios de salud digitales, la pandemia ha llevado a los dueños de mascotas a enviar correos electrónicos, mensajes de texto e incluso videollamadas a los veterinarios en una escala nunca antes vista.


La cantidad de veterinarios que ofrecen consultas digitales o remotas aumentó un 20 % como resultado de la pandemia, y casi la mitad de los veterinarios (47 %) ofrecieron servicios en línea, según los dueños de animales de compañía.


Este aumento en el interés y la demanda de servicios veterinarios en línea está cambiando rápidamente el panorama del cuidado de mascotas. Un servicio del Reino Unido que proporciona consultas de mascotas en línea experimentó un aumento del 900 % en la demanda desde el confinamiento.


El mes pasado, la Federación de Veterinarios de Europa (FVE) publicó un documento de posición que evaluaba el uso de la telemedicina en la atención veterinaria. Destacó cómo la adopción de herramientas de salud digitales aumentaría el acceso a los servicios veterinarios en ubicaciones remotas y en todas las geografías, brindaría comodidad a los dueños de mascotas y les ofrecería una mayor variedad de servicios veterinarios.


Sin embargo, reconoció que la adopción generalizada después de la pandemia será un desafío hasta que los organismos reguladores brinden una guía clara sobre la consulta remota, el diagnóstico remoto, la prescripción remota y el uso de datos.


ONE HEALTH COMO RESPUESTA A LA COVID-19


Los veterinarios han sido esenciales en la respuesta global para abordar la COVID-19. Los veterinarios no solo han proporcionado recursos críticos al aportar equipos y medicamentos a la salud humana. También se han unido a los profesionales de humana para realizar test en personas y ayudar a los equipos de salud pública a rastrear la enfermedad en humanos. Por lo tanto, el brote ha provocado una estrecha consulta y el intercambio de información entre los especialistas en salud animal y humana.


El Instituto Pirbright de Reino Unido, que se dedica a prevenir y controlar las enfermedades zoonóticas que saltan entre animales y humanos, ayudó en el desarrollo de la vacuna COVID-19 de la Universidad de Oxford y AstraZeneca. La Iniciativa de Anticipación y Preparación Zoonótica (ZAPI) ha aportado conocimientos de su trabajo sobre el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), que es causado por un coronavirus, que ahora se está aplicando a la investigación de COVID-19. Y los miembros del One Health Poultry Hub del Reino Unido han estado asesorando a la OMS, por mencionar algunos.

Archivo

*}