AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
Denuncian que Asturias se posiciona contra la veterinaria de Salud Pública
José Fernández (izq,), presidente de Sivepa, y Adrián Barbón, presidente del Principado de Asturias.

Denuncian que Asturias se posiciona contra la veterinaria de Salud Pública

Sivepa advierte que el Gobierno de Asturias da un decidido paso en contra del concepto One Health y de la veterinaria de Salud Pública
|

El Sindicato Veterinario Profesional de Asturias (Sivepa) denunció hace unos días las modificaciones que el Gobierno de Asturias está llevando a cabo en la Administración del Principado “que se han publicitado como un refuerzo de la sanidad, concretamente de las estructuras de Salud Pública. Pero, lamentablemente esto ha sido una ilusión y un engaño de trileros que no ha reforzado la prevención en salud pública, sino que la ha debilitado”, indican. Según explicaron, se anunció la eliminación de un puesto de veterinario en la Oficina Comarcal de Agricultura de Laviana y otro veterinario en el Laboratorio de Sanidad Animal, además de eliminar la Jefatura de Servicio de ese mismo laboratorio para reducirla a una simple sección.


Si bien, ahora apuntan que, “en contra del concepto One Health de integración de la medicina veterinaria y la medicina humana, frente a lo que promueven la OMS, la OIE y la FAO, y que tanta falta nos ha hecho y nos hace en esta pandemia”, el Gobierno de Asturias ha decidido que la Agencia de Seguridad Alimentaria, Sanidad Ambiental y Consumo (ASASAYC), un órgano perteneciente a la Dirección General de Salud Pública del Principado que incluye a todos los veterinarios y farmacéuticos de la Consejería de Salud que realizan funciones de Salud Pública, pasará a ser un órgano independiente que cuelgue directamente del Consejero de Salud, “sin estar integrado con el resto de servicios y profesionales de Salud Pública. La Dirección General de Salud Pública queda preferentemente en manos de las profesiones asistenciales como medicina o enfermería, y la Agencia concentrará a los veterinarios y farmacéuticos de Salud Pública”, explican.


Siguiendo el concepto de Una sola salud, lo lógico es avanzar hacia la integración de los médicos, veterinarios y farmacéuticos de Salud Pública en los mismos equipos de trabajo y organismos, para así conseguir el abordaje sanitario simultáneo por parte de cada profesión desde sus propias competencias, o lo que es lo mismo, multidisciplinar. Esto promovería una fuerte sinergia en la prevención y protección de la salud comunitaria que redundaría en un ahorro económico y aumento de la eficacia de la Salud Pública”.


“¿Qué sentido tiene sacar de la Dirección General de Salud Pública, un órgano que hace funciones nucleares, básicas y fundamentales de Salud Pública? Dividir y fragmentar la Salud Pública para luego tener que hacer planes de actuación coordinada entre esos nuevos fragmentos, ¿realmente aumenta la eficacia de la Salud Pública o daña y diluye su entidad y eficacia? ¿Por qué se expulsa a la veterinaria de Salud Pública y a la farmacia de Salud Pública del organismo administrativo que representa y gestiona la Salud Pública?”, se preguntan.


NUEVO SERVICIO COVID-19 QUE EXCLUYE AL VETERINARIO


Por otra parte, Sivepa manifiesta que desde la Administración se está haciendo publicidad acerca de la creación de un puesto de Coordinador del Plan de Salud y un nuevo servicio en la Dirección General de Salud Pública para gestionar las alertas y emergencias COVID-19. “Sin embargo, si vamos a la letra pequeña de este nuevo servicio, lo que en realidad se ha creado es un puesto de Jefe de Servicio de Alertas y Emergencias COVID-19 al que sólo se permite acceder a titulados en medicina humana y que es un puesto de dirección. Por otra parte, el puesto de Coordinador creado no necesita ser cubierto por un facultativo, sino que puede ser cubierto por un funcionario de inferior categoría y preparación académica”.


“De esta forma, cuando eliminamos un servicio de Salud Pública que vigila todas las zoonosis, las resistencias a antimicrobianos en animales de producción y la sanidad de la producción primaria de alimentos, y lo hacemos para crear un servicio que sólo vigila alertas y emergencias de la COVID-19, ¿estamos realmente mejorando y aumentando la protección en salud pública o la estamos debilitando?, ¿qué ocurrirá con ese Servicio cuando la COVID-19 ya no sea una amenaza y el resto de zoonosis y la sanidad alimentaria lo sigan siendo? Y, por otra parte, cuando eliminamos un puesto de facultativo veterinario con funciones de salud pública en prevención de enfermedades infecciosas, seguridad alimentaria y resistencias a antimicrobianos, y creamos otro puesto “no facultativo” con funciones de coordinación, ¿podemos presumir de haber reforzado la plantilla de personal de salud pública?”.

Archivo

*}