AxSí denuncia que haya colegios San Fernando pendientes aún del mantenimiento de las zonas verdes - San Fernando - Noticias, última hora, vídeos y fotos de San Fernando Ver
La relación de ciertas dietas para perros y la cardiomiopatía dilatada
La FDA insta a la colaboración ya que la cardiomiopatía dilatada sigue afectando a perros sin una predisposición genética conocida.

La relación de ciertas dietas para perros y la cardiomiopatía dilatada

Los expertos señalan que es importante que los veterinarios pregunten sobre la dieta cuando un paciente desarrolle signos clínicos que podrían estar relacionados con el corazón
|

Los funcionarios de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos han recibido 1.100 informes de eventos adversos de cardiomiopatía dilatada (DCM, por sus siglas en inglés) en perros desde enero de 2014 hasta julio de 2020.


Steven M. Solomon, director del Centro de Medicina Veterinaria de la FDA, señala que la enfermedad representa más de la mitad de los informes de eventos adversos relacionados con afecciones cardíacas. La enfermedad, que ha surgido en animales a menudo sin una predisposición genética conocida, ha presentado un “problema científicamente complejo y multifacético”, apuntando que los datos de esos casos han mostrado asociaciones entre la enfermedad y los piensos “grain-free”, sin cereales, en particular los ricos en guisantes, lentejas o ambos.


“Surgió un patrón. Se informó que los perros en los casos presentados a la FDA consumieron dietas que contenían altas proporciones de ingredientes de legumbres, que son semillas de leguminosas secas, que incluyen guisantes, garbanzos y lentejas”, indica.


Este septiembre organizaron un foro sobre DCM con diferentes representantes de compañías de alimentos para mascotas, investigadores universitarios y funcionarios de la FDA que proporcionaron una actualización de los datos recopilados.


De 121 perros con informes de DCM enviados a la FDA entre enero de 2018 y abril de 2019, 23 tuvieron recuperaciones completas y 84 recuperaciones parciales. La DCM es una condición que afecta el corazón de un perro agrandándolo y provocando que pierda su forma original, ya que su musculatura no tiene la fuerza necesaria, provocando letargo, debilidad, tos, respiración rápida e insuficiencia cardíaca congestiva.


“Todos los perros que se recuperaron por completo recibieron un cambio de dieta. Casi todos los perros también fueron tratados con taurina y pimobendan. Más de la mitad de los perros también recibieron un inhibidor de la ECA, mientras que los tratamientos y suplementos adicionales variaron”, explicaron durante el foro.


INVESTIGACIÓN DE CASOS


La FDA emitió una alerta en julio de 2018 de que había estado recibiendo informes de DCM en perros de razas que normalmente no se consideraban propensas a la enfermedad, en principio afectó principalmente a perros de razas grandes y cocker spaniels.


En 2019, un representante de la FDA afirmó que el 93% de los perros identificados en los informes de DCM habían comido dietas ricas en guisantes, lentejas o ambos, y el 91% comía dietas sin granos.


En la reunión de septiembre de 2020, una de las presentaciones expuestas por la FDA indicó que la red continúa viendo altas proporciones de perros afectados que consumen dietas libres de granos con alto contenido de legumbres, así como perros que recuperan el tamaño y funcionamiento normal del corazón después de cambios en la dieta y tratamiento.


En noviembre de 2020, FDA manifestó que continuaba con sus planes de colaborar con investigadores fuera de la agencia en estudios de DCM no hereditario y declararon que se trataba de una afección médica compleja que puede verse afectada por factores como la genética, la medicina subyacente, condiciones y dieta.


En otras presentaciones, los representantes de la industria de alimentos para mascotas afirmaron que los datos de la FDA son insuficientes para vincular el DCM con ciertos tipos de dietas o ingredientes.


En este sentido, George Collings, presidente de Nutrition Solutions, argumentó en otra presentación que las legumbres y las dietas sin granos son diversas. En sus comentarios, sugirió que el aumento de los informes de DCM puede estar relacionado con otros factores, como la sobrealimentación en perros o mutaciones genéticas recientes que podrían afectar la capacidad de los perros para metabolizar la glucosa.


ESTUDIO 


Durante el foro, Teresa DeFrancesco, profesora de cardiología y cuidados intensivos en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, describió un estudio retrospectivo que comparó la gravedad de la enfermedad y los resultados de los pacientes con DCM e insuficiencia cardíaca congestiva en el hospital universitario, agrupados en función de si seguían dietas convencionales o sin cereales. El grupo de dietas sin cereales era más joven en general e incluía más perros de razas sin ninguna predisposición genética conocida para DCM.


La experta explicó que un par de schnauzers miniatura no relacionados que estaban en la misma dieta a base de lentejas desarrollaron DCM con cuatro meses de diferencia en 2017. El primero murió a pesar de tratamiento intensivo, pero el segundo se enfermó cuando la comunidad veterinaria se dio cuenta del potencial vínculo de DCM con la dieta. “Sobrevivió con el tratamiento y el cambio de dieta”, aseguró DeFrancesco.


El estudio examinó los registros médicos de 67 perros que sobrevivieron más de una semana después del diagnóstico inicial de insuficiencia cardíaca congestiva. Veinticuatro habían estado comiendo dietas tradicionales y 43 comían dietas sin cereales, pero cambiaron de dieta después del diagnóstico.


Los perros de ambos grupos recibieron tratamientos estándar, y los perros que habían estado en dietas sin granos recibieron cambios en la dieta y taurina suplementaria. Los grupos tenían tasas similares de arritmia, apunta la veterinaria.



“Los datos también indicaron que los perros tendían a tener peores signos clínicos cuanto más tiempo llevaban con dietas sin cereales. Y, entre el grupo de dieta sin granos, los pacientes más jóvenes tenían una peor enfermedad clínica”, señala.


Si bien, DeFrancesco afirma que los datos recopilados en el estudio no prueban ninguna conexión entre la dieta y la insuficiencia cardíaca. “Es difícil decir qué les habría pasado a los perros si hubieran seguido las mismas dietas, pero, por lo demás, hubieran recibido los mismos tratamientos”.


Por otra parte, quiso remarcar a los veterinarios que la miocardiopatía relacionada con la nutrición puede ser difícil de detectar. “Cuando tienes un pitbull de 4 años que se te acerca por toser sin soplo, es posible que no pienses en una enfermedad cardíaca”.


Así, apunta que “es importante que los veterinarios pregunten sobre la dieta cuando un paciente desarrolla signos clínicos que podrían estar relacionados con el corazón”. También alienta a monitorear la función cardíaca de cualquier animal con una dieta libre de granos, ya que la identificación temprana de enfermedades podría ayudar a prevenir daños irreversibles.


Por su parte, el director del Centro de Medicina Veterinaria de la FDA señala que “no hay ninguna razón para creer que los ingredientes de las legumbres son intrínsecamente peligrosos, pero los alimentos sin granos tienden a contenerlos en proporciones más altas”. La FDA ha pedido a los fabricantes de alimentos para mascotas que compartan información sobre cómo formulan esas dietas. Solomon se mostró esperanzado de que se amplíen los intercambios científicos, la colaboración continúe y se pueda corregir cualquier información errónea. “Los dueños de mascotas y los animales dependen de todos nosotros”, concluyó.

Archivo

*}